Analizan historia de las epidemias en México

Ahora existe la obligación de reportar y llevar un control riguroso de las enfermedades, explican especialistas en seminario.

13/08/2013 5:03
AA
La gran epidemia de sífilis que afectó a México en el siglo XIX durante la ocupación francesa y el régimen de Maximiliano de Habsburgo sirvió para que en este país se adoptaran algunas medidas de atención sanitaria que después se usaron contra otras epidemias, como la creación de un registro oficial y obligatorio de casos de esta enfermedad.
 
Así lo explicó la profesora en Antropología Física Lourdes Márquez Morfín, durante el seminario Historia de las epidemias, pandemias y endemias en México, realizado la primera semana de agosto de 2013 y que reunió a expertos en antropología, historia, sociología y biología de seis instituciones de la República.
 
El seminario tiene como objetivo analizar las investigaciones que se han realizado sobre la manera como se detectaron y atendieron las grandes epidemias registradas en México en los últimos 500 años como ocurrió con la viruela, en el siglo XVI; el tifo, en los siglos XVIII y XIX; el cólera, la fiebre amarilla, la sífilis, el dengue y la influenza, que han tenido brotes a lo largo de los siglos XIX, XX y XXI.
 
Lourdes Márquez Morfín es profesora de posgrado en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y ha enfocado una de sus líneas de investigación al estudio del origen, causas, características, sintomatología, propagación y medidas sanitarias de la sífilis. 
 
Ella explicó que en el periodo de ocupación francesa en el que Maximiliano de Habsburgo estableció un régimen de gobierno en la Ciudad de México, el creciente problema de la sífilis obligó a las autoridades a establecer un reglamento para el registro obligatorio y la atención médica a esta enfermedad.
 
Márques Morfín explicó que los prejuicios sociales dificultaban la identificación y atención correcta de la sífilis.
 
“Antes, como ahora, las epidemias eran estigmatizadas por las sociedades, como lo fue durante mucho tiempo la sífilis, donde la enfermedad se veía como un problema de género en el que la mujer era la fuente de propagación. Sin embargo, los avances médicos, sobre todo de los siglos XIX y XX, han transformado la concepción de los padecimientos y ha surgido un reconocimiento médico del origen y tratamiento”, dijo la profesora de Antropología Física.
 
Este seminario es organizado conjuntamente por la ENAH junto con el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y el Instituto Mora, los cuales son parte de la red de Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Este foro sirve también como preámbulo para el Coloquio “Historia, Enfoques y Reflexiones en torno al estudio de las Epidemias, Pandemias y Enfermedades Infecciosas en México”, que se prevé desarrollar en octubre de 2013.
 
Al hacer una comparación de la manera cómo ha cambiado la atención a epidemias en los últimos siglos, la doctora en antropología sociocultural Florencia Peña Saint Martín, de la ENAH, dijo que la diferencia está en el monitoreo constante de las enfermedades. 
 
“Existe la obligación de reportarlas y llevar un control riguroso. Ahora ya todo está muy regulado por la Organización Mundial de la Salud, existen protocolos, acuerdos internacionales y multilaterales que antes no existían”, detalló.
 
Peña Saint Martín es responsable del cuerpo académico en Diversidad Biosocial Contemporánea de la ENAH y explicó que las epidemias del siglo XXI, a diferencia de las del pasado, tienen que ver con las condiciones de vida de las personas, es decir, cómo viven y qué tipo de alimentación llevan. 
 
“Por ejemplo, en México, los casos de obesidad y diabetes ocupan el primer lugar a nivel mundial en la población joven y el segundo lugar en la adulta”.
 
Por su parte, al abordar el tema del control de epidemias provocadas por enfermedades infecciosas, la doctora América Molina del Villar, del CIESAS, sostuvo que si bien es cierto que las campañas de vacunación han ayudado a erradicar algunas epidemias, es innegable que persistirán algunos brotes epidémicos, en  parte, por la resistencia de los virus y las bacterias ante los antibióticos, y en segundo lugar por la pobreza.
 
“El resurgimiento de los brotes epidémicos tiene que ver con la latencia de los virus y las bacterias, así como la respuesta del sistema inmunológico de cada persona. Asimismo, las campañas de salud, de vacunación, los antibióticos, le han dado otro giro al tratamiento de las enfermedades”, subrayó.
 

El seminario cuenta también con la participación de especialistas del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, así como de la Universidad Autónoma de Tlaxcala y Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: