Ancianos en México sufren maltrato

El tipo más frecuente de maltrato es el sicológico, sin embargo también hay apropiaciones de bienes y dinero, hasta golpes.

27/09/2010 3:47
AA

Los maltratos a los que se exponen los adultos mayores en México van de los golpes al abandono, el maltrato físico y el despojo de propiedades tales como la pensión del Gobierno del Distrito Federal, bienes inmuebles y dinero.

Sergio Valdez, director de atención geriátrica del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam), comenta que en muchas ocasiones quien maltrata no se da cuenta de ello, porque el maltrato comienza desde situaciones tan simples como decirle al anciano “camina más rápido” o “esas cosas ya me las dijiste dos veces”.

Los mismos datos oficiales revelan que los maltratos son dirigidos más hacia el hombre que hacia la mujer, porque generalmente el anciano varón cuenta con mayores recursos que lo alejan de quienes pueden maltratarlo.

Porcentaje de emisores de maltrato contra adultos mayores:

  • Hijos – 36%
  • La pareja – 11%
  • Nietos – 10%
  • Ajenos – 17.4%

Uno de los principales efectos del maltrato, según el Inapam, es desvalorizar las capacidades y la autoestima de los ancianos al ignorarlos, desatenderlos y discriminarlos.

Es el sicológico, precisamente, el principal tipo de maltrato al que están expuestos los adultos mayores, derivado generalmente de la mala relación que el anciano tiene con sus familiares. Inclusive por asuntos del pasado, como explicó Verónica Rodríguez, especialista en abandono y violencia del Inapam.

Uno de los problemas que se generan es que el cuidador es el que generalmente golpea al adulto mayor porque “carece de capacitación y tiene una carga de actividades adicionales al cuidado del anciano”.

El maltrato comienza con “gritos, gestos, no querer compartir con ellos, decirles que son inútiles, ya no funcionan de manera adecuada, o después hay silencio e ignoran a la persona. Es una forma de decirle al otro, no me interesa lo que haces. Esto ocurre sobre todo cuando dejan de ser útiles en la forma en que el hijo quiere”, abunda Rodríguez.

Otro de los problemas que surgen es la explotación financiera, ya que el abuso se revela cuando se priva a los adultos mayores de su dinero, sus bienes inmuebles e incluso su pensión.

Lamentablemente, como explicó Verónica Rodríguez, son escasos los asuntos de esta índole los que se denuncian. (Con información de La Jornada)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: