Anemia afecta más a niños menores de dos años

Los lactantes, debido a la anemia, pueden verse afectados con falta de crecimiento y afectación a la madurez cerebral.

13/07/2012 9:20
AA
Los niños menores de dos años son las principales víctimas de anemia grave en México. Este grupo pediátrico, que se conoce como lactantes, no sólo se ve afectado con problemas como la falta de crecimiento sino que carece de los nutrientes para realizar una conexión cerebral óptima y esto provoca que su cerebro no alcance la madurez normal, lo que es un problema irreversible. Así lo informaron hoy representantes de la Organización No Gubernamental (ONG) “Un kilo de ayuda”.
 
La anemia es una reducción de glóbulos rojos o eritrocitos en la sangre, ocasionada por una insuficiencia de hierro. Este déficit se presenta de manera diferente según el sexo, edad y región del país donde se realicen estudios al paciente.
 
La reducción de glóbulos rojos en la sangre provoca que haya menor transporte de oxígeno a diferentes tejidos y tiene un impacto negativo en el desarrollo físico y mental del individuo, influyendo en sus habilidades para concentrarse, así como en su fuerza y destreza para realizar actividades físicas.
 
“Uno de los problemas más graves y sobre los cuales hay que enfocar la atención es que si la anemia grave no se corrige en los primeros meses de vida del bebé la falta de hierro no va a permitir que su cerebro se termine de formar adecuadamente. Este es un problema irreversible porque el cerebro se forma y madura desde la primera semana de embarazo hasta el mes 24 de vida”, explicó la doctora Selenia Magaña, médico especialista en farmacología y asesora externa de la ONG Un kilo de Ayuda.
 
Según datos epidemiológicos obtenidos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2006, así como de estudios regionales de 2008, 2011 y 2012, la anemia grave afecta al 37 por ciento de los lactantes, al 16 por ciento de los niños en edad escolar, al 20 por ciento  de los preadolescentes y al 11 por ciento de los adolescentes. Estos estudios presentan una imagen preliminar del panorama que se consolidará a fines de este año, cuando se publiquen los resultados de la ENSANUT 2012.
 
“Es verdad que en México se han hecho grandes programas institucionales para combatir la anemia, como ha sido la fortificación con hierro de la leche Liconsa, sin embargo, nada puede sustituir la información y el conocimiento que tenga cada madre de familia y cada persona sobre este problema que genera retraso en el crecimiento, deficiencias en la interconexión cerebral y deterioro en el desarrollo motriz”, explicó en conferencia Thanya Sofía Labrada, subdirectora de Operaciones de Un kilo de Ayuda.
 
En la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Labrada explicó que la anemia grave en México se presenta de una manera diferente en zonas rurales y urbanas. En el campo mexicano, el 42.4 por ciento de los niños menores a dos años presenta indicadores de anemia grave, mientras que en las zonas urbanas el 32 por ciento de los lactantes presenta este problema.
 
Por entidades, las cifras presentan sorpresas. El estado con más anemia grave entre niños es Baja California (36.6 por ciento), superando a los estados con mayores índices de pobreza de todo el país como Oaxaca (32 por ciento) y Chiapas (20 por ciento). El estado de la República Mexicana con menor porcentaje de menores con anemia grave es Jalisco (11.5 por ciento).
 
La principal fuente de hierro en la dieta es la carne, pero existen otros alimentos con una alta aportación de hierro como los ostiones, la guanábana, el amaranto y las espinacas. 
 
Irónicamente, los cereales –que son muy recomendados por sus aportes en fibra y carbohidratos- son alimentos que disminuyen la absorción de hierro.
 
Quienes tienen deficiencia en hierro pueden recuperarse con cambios en su dieta, pero también con suplementos de hierro como las sales ferrosas  o el hierro polimatosado.  Cada uno tiene sus propiedades positivas, pero en los últimos años se ha visto que el hierro polimaltosado (que se puede dar a los niños en forma de jarabe o gotas) tiene menor riesgo de provocar intoxicaciones y menores alteraciones al sistema digestivo.
 
La ONG Un kilo de ayuda informó que desde 2002 realiza campañas de diagnóstico rápido y entrega de suplementos de hierro en comunidades rurales de los municipios más pobres de México intentando revertir la anemia grave entre mujeres embarazadas y en menores de 2 años. En estos diez años 300 mil menores han sido diagnosticados y atendidos por anemia grave por parte de las brigadas de Un kilo de Ayuda, informó Thanya Labrada.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: