Aprende a cuidar la salud de las rodillas

Durante las actividades cotidianas son muchos los daños que podemos causar a estas articulaciones refiere especialista a SUMEDICO.

20/09/2011 8:58
AA

Las rodillas son de las estructuras más fuertes de nuestro esqueleto y son fundamentales en el movimiento de todo el cuerpo, pues son las que permiten a nuestras piernas ser flexibles al momento de caminar, correr, nadar, andar en bici, agacharse, etcétera, pero también son la parte con mayor carga por el tipo de trabajo realizado, abuso en el ejercicio, registro de sobrepeso, por mencionar algunos factores dañinos.

Así lo refirió a SUMEDICO la doctora Haydé Gibraltar Conde (*), integrante de la Asociación Mexicana de Medicina de Rehabilitación, al precisar que son muchos los daños que provocamos a nuestras rodillas durante actividades cotidianas, las cuales derivan en dolor e inflamación, síntomas de enfermedad; entre las causas de esto destacan:

  • Trabajo.- Ya sea por estar de pie todo el día, o sentado pero inmóvil por tiempo prolongado, caminar largas distancias, o tener una carga constante con peso mayor a los 20 kilogramos.
  • Obesidad.- El esqueleto se estructura acorde a las características físicas de edad, pero si se pierde peso entre la estatura y el peso, entonces habrá de sostener una carga mayor para la que está preparado, en especial las rodillas cuyos tendones, meniscos, articulaciones y huesos harán un esfuerzo mayor, por ende, sufrirán un desgaste más acelerado.
  • Uso de zapato inadecuado.- Hay quienes suelen usar “por comodidad” calzado de mayor medida, pero con esto sólo se provoca para evitar se zafen al caminar, que las rodillas hagan mayor esfuerzo. Utilizar también tacón de más de cuatro centímetros y angosto, de igual forma provoca un mayor desgaste en las partes que conforman las rodillas.
  • Deportes.- No se recomienda realizar por tiempos prolongados actividades físicas de alto impacto, como el futbol, squash o spinning, porque debido al movimiento y golpes constantes, el desgaste de las articulaciones es mucho mayor. Además, si existen alteraciones previas en las rodillas, estas se acentuarán y acelerarán el proceso de deterioro e incluso de deformaciones.
  • Abuso de protectores.- Existen bandas elásticas que se colocan debajo de la rótula y rodilleras que se utilizan durante la realización del ejercicio para lograr mayor estabilidad, pero estas sólo se deben usar cuando hay pre-existencia de dolor o lesión en tendón o cartílago, pues sirven para fortalecer una parte debilitada. Si se utilizan sin que sea necesario o en un afán de prevenir una lesión, sólo se provocará un mayor problema, porque entonces la banda elástica o la rodillera harán la función que debieran hacer los tendones y cartílagos y huesos, debiéndose recordar que toda parte del cuerpo no utilizada, se debilita y deja de funcionar correctamente, lo mismo pasa con la rodilla, enfatizó la doctora Gibraltar Conde.

Recomendaciones para su cuidado

La especialista indicó que existen diversas formas de cuidado de la salud de nuestras rodillas, entre las que destacan:
 

  • Medidas de ahorro de energía articular.– Evitar estar agachado o en cunclillas por mucho tiempo; no subir muchas escaleras pues estas causan mayor presión; evitar cargar cosas excesivamente pesadas.

 

  • Control de peso.- Mantener un peso ideal evitar una sobre carga y con ello eliminar el riesgo de un excesivo desgaste de hueso, cartílagos, tendones, entre otras partes de la rodilla.

 

  • Evitar riesgos de fracturas.- Esto implica tener sumo cuidado en todas nuestras actividades, al caminar o subir escaleras a fin de no caernos; andar en la calle o manejar con cuidado a fin de evitar accidentes; tener precaución si se realizan deportes extremos, etcétera.

 

  • Calzado.– Lo recomendable es el uso de zapato acorde a la medida del pie, de tacón de tres a cuatro centímetros que sea cuadrado, al igual que la horma. En cuanto a los tenis, enfatizó la doctora Haydé Gibraltar, se recomienda que sea acorde al ejercicio a realizar, es decir aprovechar los avances de la tecnología que ha creado suelas con diverso nivel para asimilar los impactos y así evitar lesiones.  En caso de que se pretenda cambiar a un zapato más saludable, esto debe de ser de manera progresiva, es decir no puede bajar de súbito de un tacón de 10 a 3 ó 4 centímetros, porque esto implica un cambio brusco en toda la estructura esquelética, incluidas las rodillas. La transición debe ser paulatina, insistió la especialista.
  • Cuidado de los pies.- Los pies son la base de equilibrio al caminar, afectan todo el movimiento y por ende a todas las partes del esqueleto, esto es lo que se conoce como homeostasis, lo cual se traduce en “equilibrio del cuerpo”. Por ello, si se tiene pie plano, o una lesión que provoque dolor a la hora de caminar, como las callosidades, no habrá equilibrio al caminar y las rodillas se verán obligadas a un mayor esfuerzo, de ahí la importancia del cuidado de los pies. 
     
  • Ejercicios recomendados: Tai chí, yoga, de flexión y extensión, de fortalecimiento con pesas ligeras o uso de aparatos de gimnasio pero donde se haga el ejercicio sentados; aeróbicos de tiempo prolongado pero sin mucha intensidad, como la caminata, por ejemplo.

(*) Dra. Haydé Gibraltar Conde, Médico co adscrito de Medicina Fìscia y Rehabilitación Norte, Asociación de Medicina de Rehabilitación. Tel: 55 37 17 76 6. E-mail: gibraltarconde@hotmial.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: