Aprende a superar tus decepciones

Experiencias dolorosas nos ayudan a fortalecernos, señala Norma Pantojas, especialista en Consejería Familiar.

28/03/2012 9:41
AA

Todos en algún momento de nuestra vida pasamos por adversidades, ofensas o cometemos errores que nos lastiman profundamente, y son duelos por los que hay que pasar, pero hay una clave entre sumirse en una depresión mayor o afrontar lo que pasó, aprender de ello, e incluso fortalecernos más.

En entrevista con SUMEDICO, Norma Pantojas especialista en Consejería de Familia y autora del libro Lo que pasó, pasó, indicó que muchas veces las personas se sumen en sus problemas porque es mucho más fácil victimizarse, echarle la culpa a los demás de nuestro propio sufrimiento, que enfrentar la responsabilidad de levantarse aprender, y amar a los demás. Entrevista en video

Al respecto recomienda que “en lugar de lamentarnos por lo que paso, es importante llevar el periodo de luto, si nos duele y necesitamos llorar, debemos hacerlo en el momento, pero no quedarnos ahí ni guardar el dolor porque cuando guardamos dolor es como guardar basura, y finalmente todo eso se convierte en resentimiento y amargura, cuando podemos salir de ahí aprendiendo a amar y a justificar a las personas”.

La autora indicó que cuando alguien nos agrede o nos lastima es porque aún no ha madurado en el amor, y no ha vivido situaciones que lo instruyan en esos menesteres, pero eso no significa rebajar a la otra persona y decir “yo sé más que ella”, sino “hacerlo como un acto de amor, para perdonar y entender al otro”.

Y justo cuando nos responsabilizamos de nosotros mismos y de lo que sentimos en lugar de culpar al otro, aprendemos a soltar las cargas de lo que nos pasó, aseveró Norma Pantojas, y agregó que “ya de por sí la vida nos pone muchas complicaciones para seguir cargando con más cosas del pasado y con las que ya no puedo hacer nada”.

Capacitación y aprendizaje emocional

La autora indicó que es posible evitar victimizarnos cuando nos capacitamos de antemano, en lugar de esperar a sentirnos muy mal, y esto se logra mediante el amor a nosotros mismos y luego al prójimo.

“La sociedad hoy en día está muy preocupada por ejercitarse para formarse una figura física, pero más allá de cualquier religión necesitamos también moldear nuestra figura espiritual, entender que pasa con nosotros y con los demás, pero siempre analizarnos primero autónomamente y ver cuáles son nuestros errores y en lo que podemos mejorar nosotros mismos, en lugar de estar pendientes de los demás.

Del mismo modo, Pantojas hizo énfasis en que no siempre podemos vivir en perfección y recordó el caso de un compañero de sus hijos que siempre había obtenido A en sus notas, en su casa siempre le reafirmaron la importancia de ser A, pero un día sacó B y ese día se suicidó, según relató la autora.

Y dijo que este es un ejemplo que muestra que aún cuando siempre seamos de una forma, va a haber momentos en los que “vamos a ser B, otros en los que seremos C y otros en los que de plano vamos a fracasar”, pero advirtió que el fracaso no debe ser definitivo, pues por muy grande que sea un error, de ninguna manera nos cancela en la vida, sino que “hay que saber levantarse de esa caída y decir con fuerza, lo que pasó, pasó, y yo voy hacia adelante”.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: