Aprende a detectar a tus futuros mejores amigos

Descubre en décimas de segundo si te llevarás bien con quién acabas de conocer

12/02/2017 12:33
AA

Hay personas con las que sólo necesitas hablar unos pocos segundos para saber que serán mejores amigos por mucho tiempo, años e incluso toda la vida, pues la afinidad y comodidad que sienten es indescriptible que no quieren que termine.

Esta sensación es similar a la del enamoramiento: flechazo a primera vista, pero ¿por qué surge esto?

Un estudio realizado por la Universidad Estatal de California en San Benerdino, ha englobado esas amistades que surgen súbitamente en el grupo de relaciones de química interpersonal, un concepto desarrollado en la última década y que significa “conexión emocional y psicológica entre dos individuos”.

Los investigadores que hicieron el estudio, indican que esta química está detrás de las grandes relaciones románticas y las de amistad verdadera.

La clave está en el cerebro

En 2009, investigadores de la Universidad de Nueva York, decidieron investigar cómo se forman las primeras impresiones que desencadenan la atracción entre las personas. Para ello, recurrieron a la neurología.

Su descubrimiento es que cuando conocemos a alguien, tres zonas en el cerebro se activan de forma inmediata: la amígdala, el córtex prefontral y el córtex cingular posterior, las cuales son responsables de decirnos si nos llevaremos bien o no con esa persona.

“La amígdala es una zona del cerebro que está muy implicada en la respuesta emocional, y todo lo relacionado con ella (incluyendo la amistad, los disgustos, el miedo…) la va a activar. El córtex prefrontal nos permite establecer juicios sobre otras personas, sus intenciones, y nos ayuda a formular una respuesta. El córtex cingular posterior está relacionado con la empatía con los demás”, Pablo Irimia, vocal de la Sociedad Española de Neurología.

Este proceso ocurre igualmente en el amor, como lo evidencia el estudio La neurobiología del amor, publicado por el University College británico en 2007.

“Se produce una alteración en diferentes neurotransmisores que provoca que tengamos una impresión muy rápida sobre si esa persona es la que estábamos buscando o la que más adecuadamente encaja con nosotros”, menciona Irimia.

El patrón está grabado en el cerebro

Irimia indica que ese patrón de búsqueda queda grabado en el cerebro y cuando se detecta a otra persona compatible, inmediatamente lo sabemos.

“Es un proceso de aprendizaje de lo que hemos vivido en nuestra familia y entorno. Y vamos creando una imagen de cuál es la persona que en principio encajaría más con nuestra forma de ser”, dice.

Por su parte, el psicólogo Juan Cruz, indica que es gracias a este patrón que podemos saber si tendremos afinidad con otra persona en tan sólo milésimas de segundo.

“La memoria tiene un papel fundamental. Cuando recuerdas experiencias positivas con seres queridos y te encuentras a personas con características similares, el cerebro lo asocia directamente con ellos. Y sentimos esa afinidad. Eso ocurre en décimas de segundo”, concluye.

(Con información de El País)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: