Aprendiendo a vivir con cáncer

Es posible enfrentar positivamente los cambios físicos y emocionales que se viven en el proceso de lucha contra la enfermedad.

31/01/2011 9:27
AA

Vivir con gran seguridad personal y  con la certeza de que la vida es maravillosa, aun cuando te han diagnosticado cáncer y has enfrentado los tratamientos de la quimioterapia, es la experiencia que narró en la mesa especial de SUMEDICO radio Marieta Magregor, quien incluso ahora luce más su belleza interna y también externa, con la ayuda  de expertos en oncoimagen.

“Fui al consultorio de mi oncólogo y ahí había folletos –del manejo de imagen-, a mi sobrina también le diagnosticaron cáncer y le dije qué te parece si vamos a esta clínica y fue maravilloso (…) aumentó mi autoestima, porque –antes del diagnóstico- era normal, trabajo con niños chiquitos, entonces (mi vestimenta) era totalmente sport, no tan arreglada y ellos te dan tips, ideas de dónde sacar partido”.

Esto es fundamental en un trabajo interdisciplinario requerido para la atención integral de personas con cáncer, pues hoy el cáncer no es sinónimo de muerte, por el contrario, es una alternativa de una vida distinta,  igual o más satisfactoria que otras, manifestó Marieta Magregror al explicar cómo enfrentó su padecimiento, en especial  para habituarse a los cambios, como es la caída del cabello.

“Primero me lo corté chiquitito y después, cuando empiezas la quimio ya te rapas, así no sentí la caída; mucha gente dice que la caía del cabello es muy traumante, pero todo esto te ayuda muchísimo”.

Así, Marieta es uno de los  mejores ejemplos de cómo superar la enfermedad, para lo cual se requiere de un gran apoyo tanto de los familiares como de las amistades, apuntó la tanatóloga Linda Marchovich, al participar en la mesa de SUMEDICO, al hacer énfasis en el principal mensaje que se debe dar a una persona con esta enfermedad.

“Es importante lo que dice en su libro Víktor Flanckl (psiquiatra autriaco) en su libro El Hombre en Busca del Sentido: qué vamos a hacer a partir de la pérdida y hay mucho que hacer, es fundamental el estado de ánimo en estos pacientes hay que darles siempre una esperanza, a pesar de que el pronóstico sea difícil, siempre una esperanza”.

¡Arriba el ánimo!

Incluso, destacó, se debe inyectar buen ánimo pese a que las secuelas del cáncer sean severas.

“Es ayudar a  que las personas sigan con sus actividades, aun cuando tenga muchas dificultades físicas, pero puedan hacer cosas como hablar por teléfono, hacer visitas, y si la persona llega a un proceso terminal, aun así hay mucho que hacer”, sostuvo al tiempo de referir que el estado de ánimo influye incluso en el resultado de los tratamientos.
 
Por su parte, la consultora en imagen y especialista en oncoimagen, Claudia García Peña, refirió que ciertamente uno de los impactos más fuertes en un paciente, en especial en las mujeres, son los temores de los cambios que van a tener, como la caída del cabello, cejas y pestañas, así como el cambio de tono de piel y la posibilidad de que aumenten o bajen mucho de peso, esto depende del tratamiento.

“Las apoyamos desde el inicio para que vean que no es tan terrible como lo sienten, si tienen las herramientas antes del tratamiento que cuenten con la peluca indicada, que sepan cómo maquillarse para camuflajear –el cambio de tono de piel-, qué colores les quedan”;  afirmó que un proceso de este tipo no es tan  costoso, pero ella ofrece  apoyo incluso a personas de escasos recursos, pues “lo importante es que la persona se sienta bien”.

Claudia, junto con Edgar Balderas, son los únicos especialistas en oncoimagen, por lo que la experta reconoció que es necesario ampliar esta apoyo: “Se debe establecer una red, para capacitar a gente, pues esto puede funcionarle a todas las personas, el cáncer está por todos lados, y siendo los únicos es difícil que llegue a una consultoría que está lejos.

Para verse bien

Con el apoyo de especialistas médicos, Claudia elaborar un libro donde las personas con cáncer cuenten con una guía y  “puedan ayudarse para tener una mejor imagen, meterse a fondo en el apoyo , en México no se le ha dado el valor que requiere”.

Por su parte, el estilista internacional Edgar Balderas reconoció que se requiere de una profesionalización especial.

“Lo importante es decidir y tomar conocimiento del tratamiento, porque hay quimioterapias donde no se cae el cabello, si la hay, lo importante es recomendarles cortes para que empiecen a acostumbrarse, puede ser 20 días antes del inicio de la quimio; también es necesario dar una guía para que no se lastimen el cuero cabelludo –al raparse-, hay una técnica especial, no es tan sencillo, no es sólo con una máquina  o rastrillo”, enfatizó al exhortar a todos los pacientes a acudir a un salón de belleza.

Indicó que, además, a las pacientes se les orienta sobre el uso de pelucas, le hacemos un estudio del color, del corte, para que se sientan a gusto, mucha gente toma la oportunidad de cambiar y de hacerse mil cosas y tener hasta cuatro o cinco pelucas y sentirse maravillosas, pero otra  puede querer tener su cabello tal y como lo tenía antes.

Edgar Balderas invitó a los estilistas a considerar esta rama de su oficio, e incluso a que en sus salones de belleza instalen cabinas especiales, “porque este trabajo es importante, depende de tus posibilidades, pero se puede hacer”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: