Aquellos que fuman, tienen tendencia a aumentar de peso

Estudio español comprueba que las persona que consumen tabaco y las que dejaron el hábito engordan más que las que nunca han fumado.

26/04/2010 6:28
AA

“La gente tiene la idea de que el tabaco adelgaza. Pero no es así. Hemos demostrado que no sólo engordan más quienes dejan el hábito, sino también los que son fumadores activos”.

Así resume Francisco Javier Basterra-Gortari, investigador del Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad de Navarra, las principales conclusiones de su trabajo; un estudio que pretende derribar algunos mitos.

“Tenemos datos de que la ganancia de peso es con frecuencia una razón para no abandonar el tabaquismo, especialmente entre las mujeres”, apunta este especialista, quien subraya lo erróneo que es este planteamiento.

Según los datos de su trabajo, publicado en la Revista Española de Cardiología y recogido por la plataforma SINC, es cierto que el abandono del tabaquismo se asocia con un incremento del peso. Sin embargo, hasta el momento, apenas se habían analizado los efectos del tabaco en el peso corporal de fumadores activos o ex fumadores prolongados, lo que había favorecido la extensión de ideas falsas sobre la relación entre tabaco y peso.

Para analizar a fondo esta asociación, el equipo que ha dirigido realizó un seguimiento a 7.565 personas durante una media de cuatro años. Entre otras variables, como los hábitos dietéticos o la actividad física, se evaluaron periódicamente el peso y los hábitos tabáquicos de todos los participantes.

Los resultados de su trabajo pusieron de manifiesto que, tomando como referencia a los no fumadores, quienes más engordaron fueron aquellos que, durante el seguimiento, decidieron dejar el tabaco (los varones engordaron una media de 1,5 kg ; las mujeres, unos 1,9 kg).

Sin embargo, sus datos también mostraron que los fumadores activos también presentaban una mayor ganancia de peso respecto a los que nunca habían fumado. Así, los hombres adictos subieron 0,49 kg y las mujeres lo hicieron en 0,36 kg.

El trabajo, además, señaló que las mujeres ex fumadoras (aquellas que habían abandonado el hábito antes del inicio de la investigación) también presentaban un incremento de peso superior a las nunca fumadoras (0,39 kg más).

Basterra-Gortari reconoce que no se trata de un gran incremento; sin embargo, recuerda que la investigación se ciñó a cuatro años de seguimiento, “por lo que los aumentos de peso podrían ir acumulándose”. En cualquier caso, este especialista subraya que los cambios detectados “son significativos” y deben tenerse en cuenta.

Aunque este equipo de investigadores no ha podido determinar los mecanismos que explican esta asociación entre tabaquismo y ganancia de peso, Basterra-Gortari sugiere que puede deberse a que “tal vez el fumador se cuide menos y puede tener otros hábitos de vida poco saludables”.

Este especialista subraya que los resultados de su trabajo recuerdan una vez más la importancia de prevenir un importante factor de riesgo para la salud, como el tabaquismo. “Además de evitar otros problemas de la salud, no fumar también ayudaría a ganar menos peso”, concluye.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: