Arrojan tecnología padres descuidados

Los nuevos instrumentos para comunicarse debían facilitar las relaciones, sin embargo, aleja a las familias, aseguran especialistas.

20/06/2010 10:32
AA

Hace unos días, sumedico dio cuenta de un estudio realizado en Inglaterra, referente a los jóvenes que están cada vez más involucrados con las nuevas tecnologías, lo que les permite conectarse con mucha gente, pero a la vez, estas relaciones virtuales los hacen sentirse aislados.

Y es que, de acuerdo con un sondeo realizado por la Fundación de Salud Mental de Inglaterra, la soledad que están sintiendo las nuevas generaciones es mayor, que la que sienten las personas jubiladas.

En este mismo estudio se destacaba que una de cada 10 personas a veces se siente sola y esto puede reflejarse en la salud física del individuo. Ahora los jóvenes ya no piensan en el sentido de pertenencia a una comunidad y ponen mayor atención al trabajo.

Y aunque en México no hay estadísticas similares, en la última Encuesta Nacional de la Juventud, se revela la tendencia a mayor uso de la tecnología para comunicarse. Aquí, al menos 69.9% de los jóvenes saben usar una computadora, el 60.8% sabe usar internet, 79.7% conoce el funcionamiento de un celular y el 60% maneja con éxito un mp3.

Pero ahora, y  a propósito del recién celebrado Día del Padre, los medios de comunicación han dado cuenta de casos como el de Alex Salgado, quien revisa todos los días de manera obsesiva su correo electrónico, los sitios de chat, redes sociales, y pasa horas en juegos online. Para este hombre de 28 años es una manera más de vivir. El problema ocurre cuando su esposa Ariadna tiene que trabajar por las tardes y le pide que cuide a Natalia, su pequeña de tres años.

Aquí es cuando comienza el conflicto de este geek, pues prefiere navegar en la red o pasar a la siguiente partida de su videojuego que atender a su hija.

Hace algunos días, por error dejó sobre la mesa un café que estaba hirviendo y no se dio cuenta que Naty rondaba el lugar; de no ser porque Alex volteó justo en ese momento, la pequeña hubiera sufrido un accidente.

“Mi mujer ya me pidió que vaya con un sicólogo pero es una gran adicción, así como un alcohólico depende de su botella, yo dependo de internet. Sé que no es correcto porque antes que nada están ellas; me espanta esta situación, como lo que ocurrió con Natalia”, contó Alex.

Claudia Sotelo Arias, psicoterapeuta y coordinadora de la Comisión de Difusión del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPS), dijo que “este fenómeno de la adicción a internet, redes sociales y videojuegos es la misma dinámica que cualquier adicción a las drogas, maltrato, alcohol, etcétera. Es importante ver cuál es el origen de una adicción, porque es un vacío que hay que llenar cueste lo que cueste”.

En el caso de Alex, posiblemente hay una baja autoestima, y quizás con su pareja tiene un problema de comunicación, incluso hasta sexual, dijo la experta.

Consideró que es injusto echarle la culpa a la tecnología, ya que ésta da muchos beneficios. “Es muy injusto satanizarla, porque los problemas se derivan de la suma de mi personalidad adictiva con lo que encuentro en la tecnología”.

Sotelo Arias apuntó que en México cada vez existen casos similares al de Alex. “Hombres de unos 20 a 30 años que están en situaciones profesionales y de paternidad evaden sus problemas y se refugian en estas situaciones por las adicciones a videojuegos y redes sociales”.

Esta adicción no sólo ocasiona problemas en familia, sino alteraciones a la salud, como irritación de los ojos, dolor de cabeza y de espalda, sedentarismo y ganancia de peso, incluso obesidad, falta de expresión y tendencia a la soledad.

Fieles a internet
Un problema serio que también generó la revolución informática es el supuesto “enamoramiento” cibernético, que puede desencadenar agresividad, falta de sueño, imposibilidad de estar lejos de la red y ansias incontrolables por conocer nuevas noticias, conversar por messenger o redes sociales.

Francis González González se considera un gamer de corazón, tiene tres consolas de videojuegos -la Wii, Xbox 360 y PlayStation 3-, está inscrito en Twitter, Facebook y YouTube. Además, tiene seis cuentas de correo electrónico y por nada del mundo dejaría su vida electrónica.

Su mujer, Carla Hernández lo dejó porque, según él, no quería seguir el mismo ritmo de vida y con ello, sus hijos Jaime (dos años) y Amanda (cinco años).

“Claro que me duele perder a mis chamacos pero nadie entiende que la tecnología es sumamente importante en mi vida. Espero verlos una vez por semana y cuando sea así, lo primero que haré es fomentarles que su pasión deben ser los videojuegos y la compu. A Amanda ya le compré una para niños”, contó.

Sherry Turkle, investigadora del Massachusetts Institute of technology, estudia cómo el uso de los padres de la tecnología afecta a niños y adultos jóvenes. Luego de cinco años y 300 entrevistas, concluyó que son generalizados los sentimientos de dolor, celos y competencia. Sus conclusiones se publicarán en Solos y Juntos el próximo año. En su reporte, Turkle dijo: “Una y otra vez chicos plantearon los mismos tres ejemplos de sentirse dolidos y no querer mostrarlo cuando su madre o padre usa sus dispositivos en vez de prestarles atención.

“Hay algo tan absorbente en el tipo de interacciones de la gente con las pantallas que se olvidan del mundo. Hablé con niños que tratan de que sus padres dejen de enviar mensajes mientras manejan y sus padres se resisten”, explicó.

Pero no todos los expertos creen que el uso del teléfono y la notebook es algo malo. Los padres siempre tuvieron que dividir su atención y los investigadores señalan que hay una diferencia entre cantidad y calidad.

“Volvemos a la cuestión de la calidad del tiempo que se pasa juntos y el tiempo que estamos distraídos no es de alta calidad, sea que los padres miran el diario o su BlackBerry”, dijo Frederick Zimmerman, profesor de la Facultad de Salud Pública Universidad de California.

Señaló que los teléfonos y las notebook pueden permitir pasar más tiempo en casa. Hay poca investigación acerca de cómo afecta a los niños el uso constante de esa tecnología por los padres, pero expertos dicen que no hay duda que la dedicación de los padres sigue siendo la base del aprendizaje.

Descuidos mortales
La adicción a la tecnología puede causar episodios mortales. Por ejemplo, una pareja de Corea del Sur dejó morir de hambre a su hija recién nacida por su adicción a participar en un juego en línea en el que cuidaban a un bebé virtual.

El esposo, conductor de taxi de 41 años, y su esposa de 25, fueron condenados a dos años de prisión, pero ella salió porque está embarazada. La pareja jugaba en cafés Internet un promedio de 10 horas diarias y alimentaba a su bebé una vez al día, de acuerdo a la acusación.

La fallecida que nació prematuramente con un peso de 2.25 kilogramos, era alimentada frecuentemente con fórmula descompuesta y era golpeada cuando lloraba de hambre.

Sus padres la hallaron muerta cuando regresaban a su casa en Suwon (al sur de Seúl), después de una sesión del juego en línea que les llevó toda la noche el pasado septiembre. Se ocultaron cuando la autopsia determinó que el fallecimiento se debió a desnutrición.

El caso causó conmoción y aumentó la preocupación sobre juegos en línea y la adicción a Internet. El gobierno asegura que hay dos millones de adictos a Internet. (Con información de El Universal y AP).

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: