Así fueron las últimas horas de Cerati antes del ACV

Un nuevo libro describe que Cerati lucía desganado, confundido y no podía hablar antes del Accidente Cerebrovascular.

10/08/2015 12:11
AA

Este martes 11 de agosto, el cantante Gustavo Cerati, cumpliría 56 años, por lo que en su honor, saldrá a la venta un libro sobre su vida, las horas previas del Accidente Cardiovascular y cómo las personas allegadas al cantante consideran que no se brindó la atención médica adecuada.

“Cerati: La Biografía”, es el resultado de cuatro años y medio de trabajo del periodista Juan Morris, donde reconstruye cómo fue la vida del cantante gracias a las entrevistas realizadas a sus amigos de la infancia, ex novias, compañeros de escuela, músico, amigos íntimos y dos de sus familiares: Lillian Clarke, mamá del músico y su tía Dora.

Morris expone que las últimas horas conscientes de Cerati comenzaron el 15 de mayo del 2010,momentos después de terminar el concierto en el Campus de la Universidad Simón Bolívar de Caracas, donde el sonidista Adrián Taverna y el músico Richard Coleman pudieron percibir que las cosas no iban bien, y que se necesitaba la presencia de paramédicos ya que se veíaconfundido, extraviado y desganado.

Posteriormente, llegaron  “dos chicos que no tendrían más de viente años y que al ver a Gustavo Cerati descompensado no supieron qué hacer. Charly Michel, el kinesiólogo que viajaba con el equipo, revisó qué remedios tenían los paramédicos en sus bolsos y les pidió que fueran a buscar la camilla. Gustavo se podía mover pero estaba como abrumado, lento, y no podía hablar”, señala el texto.

En ambulancia lo condujeron hasta el Centro Médico Docente La Trinidad, lugar que encontraron a oscuras: Se había cortado la luz. La respuesta que les dio una enfermera fue que el grupo electrógeno sólo funcionaba para la terapia intensiva y los quirófanos, lo que los obligó a volver con Cerati a la ambulancia y partir a otro recinto. Luego volvieron a La Trinidad.

El músico quedó en observación, “pero como no presentaba ninguna mejoría ni los médicos tenían un diagnóstico de su estado, a eso de las cuatro de la mañana lo alojaron en la suite presidencial del tercer piso y llamaron por teléfono a un cardiólogo, que les dijo que recién iba a poder ir a las diez”.

Morris continúa relatando que momentos después, Cerati estaba consciente pero el cuerpo no respondía y que los cuidados médicos no fueron los correctos.

Después de llevarlo a otra dependencia para practicarle un centellograma, el autor describe que “cada tanto abría los ojos muy despacio y los volvía a cerrar. Cuando llegaron, la camilla no pasaba por la puerta y Taverna tuvo que cargarlo. ‘Agárrate’, le dijo. Mientras lo levantaba, Gustavo tiró su brazo por atrás del hombro de su amigo. Taverna lo sentó en la máquina donde le iban a hacer el estudio. Tenía la mirada perdida y la boca entreabierta. Después del estudio lo volvió a cargar en la camilla, lo tapó con una frazada y los enfermeros lo llevaron al cuarto piso para hacerle otro análisis”.

“Media hora más tarde lo dejaron en la habitación y decidieron avisarle a la familia. Gustavo había sufrido un ACV y su cerebro se había inflamado tanto que estaba haciendo presión contra el cráneo. Tenían que operarlo con urgencia”, asegura Morris.

La biografía fue lanzada el 8 de agosto en Argentina y se espera que llegue a México, Chile y Colombia en septiembre.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: