Atentados terroristas generan males emocionales

Trastorno de estrés postraumático, depresión y trastorno de ansiedad son los principales males emocionales ocasionados.

09/09/2011 3:37
AA
La salud emocional de las personas que son testigos de un ataque terrorista, pueden padecer estrés postraumático, depresión y trastorno de ansiedad, como las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2011 en los Estados Unidos.
 
Esto se debe a que las personas afectadas tuvieron distintas exposiciones al momento en que la gente corría y otras se encontraban como espectadores, por ende, su salud sufrió afectaciones de tipo emocional tras haber sido testigo directo, haber estado involucrado, haber perdido algún ser querido e, inclusive, por haberlo visto sólo en televisión.
 
Estrés postraumático
 
De acuerdo con el Informe Anual 2010 sobre la salud relacionada con los atentados del 11 de Septiembre del Grupo de Trabajo Médico del WTC, son los síntomas de trastorno de estrés postraumático los más comunes, registrados en uno de cada cinco adultos inscritos en el Registro de Salud del WTC, inclusive hasta seis años después del atentado, lo que supera cuatro veces el registro de la población general.
 
“Los estudios realizados después de los atentados del 11 de septiembre sugieren que los trabajadores de limpieza, recuperación y rescate; los amigos y parientes de víctimas y sobrevivientes de los ataques al WTC; y aquellas personas que reiteradas veces se informaron sobre el hecho por televisión y periódicos presentan un alto riesgo de sufrir problemas psicológicos a largo plazo relacionados con los incidentes del 11 de septiembre”, se reveló en el informe.
 
Lo que dicha investigación sugiere como posibles factores relacionados con este problema, son:
  • Exposición intensa a la nube de polvo o haber sufrido una lesión el 11 de septiembre
  • Haber presenciado escenas horrorosas o conocer a alguien que murió o fue lesionado el 11 de septiembre
  • Apoyo social escaso o ausente después del 11 de septiembre
Ante esta situación, SUMEDICO consultó con la especialista en psicología Renatta Arrazola Lara*, quien manifestó que “las personas que vivieron una situación así y pudieron escapar tienen una serie de sentimientos encontrados, por un lado están agradecidos con Dios, dependiendo de su religión, pero también sienten mucha culpa por haber sobrevivido, mientras que otros no lo lograron”. 
 
Este trastorno se presentó, en la mayoría de los casos, en las personas que acudieron como parte de las cuadrillas de rescate y recuperación. Sin embargo, de manera indirecta, aquellas personas que enfrentaron algún problema previo o posterior al 11-S, también pueden presentar síntomas de este síndrome.
 
“El problema mental que puedan desarrollar depende de cómo aborden esto y si cuentan con el apoyo de personas que pueden escucharlos para que asimilen la experiencia, pues por alguna razón pudieron seguir adelante, y enfocarse de forma positiva, o caer en una depresión que puede incapacitarlos de por vida”, manifestó la especialista. 
 
Como en todo evento que puede llegar a afectar la salud emocional de las personas, existe un periodo de duelo, el cual, en este caso, de acuerdo con la especialista, puede ser difícil: “Hablamos de un duelo complicado, que dura mucho tiempo, de más de dos años o mucho más si no hay apoyo o ayuda de las personas cercanas, de los familiares, o de un grupo de terapia, lo cual es muy necesario, porque este duelo puede volverse crónico y durar hasta 10 o 15 años”. 
 
Respecto a las personas que no estuvieron cerca del atentado y posterior colapso de las Torres Gemelas, pero lo presenciaron en los medios de comunicación, la situación es un poco diferente.
 
“En este caso no existe la intensidad de estar en el momento de la tragedia, pero sí se tiene una sensación de resentimiento y enojo, sobre todo cuando se trata de un evento manipulado por seres humanos, porque cuando actúa la naturaleza no hay remedio, y es menor el resentimiento”, indica.
 
Inclusive, el evento llega a afectar a personas de otros países que, igualmente, fueron testigos en televisión, principalmente. 
 
El reporte de la investigación se enfoca en el trastorno de consumo de sustancias adictivas, el cual aparece a causa de haber vivido, o sido testigo, de un evento traumático como el del 9-11. 
 
“Un evento así puede afectar a cualquier persona, dependiendo de la personalidad y la vulnerabilidad de cada quien, y al mismo tiempo crea sentimientos de impotencia, de inseguridad y temor de verse envuelto en una situación semejante, más aún si es en el país vecino, en el caso de México, porque Medio Oriente parece estar muy lejos, y algo así no lo veíamos como algo real. Más aún, cuando vemos situaciones violentas en nuestro país, el temor puede ir en aumento”, finalizó la especialista. 
 
(*) Psic. Renatta Arrazola Lara
Psicoterapeuta Gestalt
renatta_arrazola@hotmail.com
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: