Aumentan casos de niños con asma

Afecta a casi 12 millones de personas en México; 80% de los niños con asma desarrollan síntomas antes de los cinco años. n n n n

14/02/2011 8:55
AA

El asma es una enfermedad de tipo inflamatorio de las vías respiratorias bajas (bronquios), actualmente es uno de los principales motivos de consulta médica en la infancia y su importancia radica en el deterioro de la calidad de vida, bajo desempeño académico, limitación física importante y que puede poner en peligro la vida en los casos de crisis asmática.  Su prevalencia varía de acuerdo a donde vivimos, el clima, el estilo de vida y el desarrollo económico de cada región y desde hace 10 años su presencia en niños se ha incrementado dramáticamente.

En días de invierno, nos resulta un poco complicado a los que vivimos en la ciudad, el abrigarnos mucho para salir en las mañanas y/o noches, mientras que durante el día el sol hace su aparición, provocando así un calor considerable, lo que hace que nuestro cuerpo tenga cambios bruscos de temperatura y así da inicio el ciclo de una gripe y  en casos de pacientes con asma, las complicaciones mejor conocidas como bronco espasmos.

La palabra asma proviene del latín asthma significa jadeante, el médico griego Hipócrates (460 a.C – 360 a.C) creía que era un evento paranormal donde el paciente recibía una visita divina. De manera práctica es definida como la incapacidad  de respirar adecuadamente debido a una inflamación crónica en la  cual las vías respiratorias presentan cambios al ser estimuladas por alérgenos u otros factores específicos para cada paciente, causando tos, sibilancia (silbidos)  y disnea (dificultad para respirar).

Además existe un factor principal para desarrollar la enfermedad que es la atopia (predisposición genética para desarrollar una enfermedad alérgica), incrementandose hasta un 80% de riesgo para desarrollarla si existe el antecedente de asma en la familia, así como otros factores disparadores de la enfermedad como es el tabaquismo en los padres o algún familiar cercano, y otros como la contaminación ambiental, enfermedades virales (gripas), y antecedentes de prematurez, falta de alimentación al seno materno, incluso es estrés.

Cerca de un 75% a un 80% de niños con asma también presentan otros padecimientos alérgicos como es la rinitis alérgica. Los alergénos más comunes en niños son ácaros del polvo, pólenes, caspa de animales en especial el gato y hongos de la humedad.

El diagnóstico es clínico y, en ocasiones, puede resultar bastante claro; sin embargo, sabemos que en general el asma se subdiagnostica y que frecuentemente se utilizan nombres distintos para referirse a la misma enfermedad como “hiperreactividad bronquial”, “bronquitis asmatiforme”, “principios de asma”, etcétera.

Una característica básica del asma es que generalmente se acentúa en las noches y las mañanas, y los ataques pueden ocurrir durante las primeras horas de la madrugada por razones como el cambio de temperatura (frio), respuestas alérgicas retardadas o efectos de algún medicamento tomado antes de dormir.

Comúnmente, los ataques comienzan con la presencia de tos, la cual es seca y posteriormente productiva (con flemas) y es una tos en accesos (ataque de tos) que puede llegar a ser emetizante (que lo hace vomitar de tanta tos), sibilancias (silbidos del pecho ó le “hierve el pecho”), respiración agitada, la cual por la desesperación provoca que los músculos del cuello y del pecho se contraigan (se le hunde entre sus costillas al respirar) hasta el punto de impedir el paso del aire lo cual le impide hablar. 

En casos extremos, la falta de oxigenación trae como consecuencia un color azulado en la piel (labios y dedos), la piel alrededor de las costillas del tórax pareciera estar hundida y el paciente comienza a perder el conciencia, lo que requiere atención inmediata con medicamentos de rescate (broncodilatadores de acción rápida en aerosol o nebulizado).
El asma como muchos otros padecimientos se puede clasificar en leve, cuando un niño experimenta máximos 2 episodios breves a la semana, mientras que en el moderado el niño los presenta más de dos veces por semana, y el asma severo es marcado por síntomas continuos.

La subestimación de la gravedad de esta enfermedad representa la mayor amenaza, convirtiéndose en una de las 3 causas principales de hospitalización en menores de 15 años. En los niños menores de 5 años, es especialmente serio, ya que sus vías respiratorias son más estrechas, lo cual significa que tienen menos reserva de aire para el intercambio de oxígeno a la sangre.

Por ello, es muy importante que si tu hijo presenta alguna de estas molestias recurras a un centro especializado como el CAAIR (Consultorio de Asma, Alergia e Infecciones de Repetición) donde te brindarán la atención necesaria y tratamiento adecuado para el Asma y todo tipo de alergias.

El CAAIR está conformado por un grupo de médicos especialistas en alergia e inmunología, encabezado por la doctora Sara Elva Espinosa, Jefa del Laboratorio de Inmunodeficiencias del Instituto Nacional de Pediatría (INP); y el Dr. Alberto Contreras Verduzco, Coordinador Médico de la Subdirección SADYTRA del INP, quienes trabajan en conjunto con otros especialistas de diversas ramas de la medicina, para brindar la atención de alto nivel a pacientes con enfermedades alérgicas e inmunológicas.

En este centro se brinda un diagnóstico preciso a pacientes con infecciones de repetición, alergias y enfermedades del sistema inmune, además de formular el mejor tratamiento integral para restablecer su salud por completo y brindarle al paciente una adecuada calidad de vida. (Información tomada de noalergia.com.mx    
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: