Aumentan “familias divergentes” en EU

Los jóvenes retrasan la edad para casarse; crece el número de solteros permanentes y el de personas divorciadas.

11/09/2013 4:20
AA
Después del año 2000 las familias en Estados Unidos han entrado en un rápido patrón de cambios en el que crece el número de solteros permanentes y divorciados, mientras que  los jóvenes retrasan la edad del matrimonio como nunca antes. Asimismo, se han multiplicado las familias surgidas de segundos y terceros matrimonios. Así lo indica un estudio sociológico nacional realizado por la Universidad Estatal de Ohio.
 
La investigación  fue difundida por la universidad subrayando el hallazgo de que los miembros de las familias americanas “están tomando caminos divergentes”.  En el documento identifica cinco grandes tendencias entre las familias estadunidenses entre el año 2000 y el año 2010.
 
Desafortunadamente, en el tema de la estabilidad familiar también influyen la educación y el nivel económico.  Aunque el fenómeno se presenta en todos los grupos sociales, los datos de la Universidad Estatal de Ohio muestran que las  familias con nivel educativo y económico mayor tienden a tener familias más estables que las familias de los grupos con menos educación o que forman parte de minorías.
 
El líder del estudio, Zhenchao Qian, explicó que la radiografía de las familias estadunidenses se está polarizando radicalmente. “La raza o  grupo étnico, la educación, la economía y el estatus migratorio están muy ligados hacia las posibilidades de que una familia se mantenga unida. Por eso no es posible hablar de una típica familia americana”, detalló.
 
Los datos expuestos por el profesor Qian contienen información colectada durante el Censo Nacional de 2010 y con la Encuesta Nacional de Comunidades 2008-2010. El estudio fue financiado por la Fundación Russell Sage y la Universidad Brown.
 
Las cinco mega tendencias detectadas entre las familias de Estados Unidos son las siguientes:
 
1.- El número de parejas en unión libre se quedó estático. Las parejas que cohabitan aumentaron mucho desde los años 60´s hasta el año 2000, después su multiplicación se detuvo.  De 400 mil parejas que en 1960 se declaraban viviendo juntos sin estar casadosel número creció hasta 3.8 millones en el año 2000. Pero desde entonces, esa tasa se estabilizó. Aproximadamente 12 a 14 por ciento de los adultos nunca casado vivió junto con una pareja entre 2008 y 2010, esencialmente sin cambios desde el año 2000.
 
2.- Las personas están retrasando el matrimonio más que nunca antes. El porcentaje de mujeres 20 a 24 años que alguna vez han casado disminuyó de 31 por ciento en 2000 a 19 por ciento en 2008-2010. Para los hombres, el porcentaje bajó de 21 a 11 por ciento.
 
3.- Los estadounidenses  tienen varias “rondas de matrimonio”.  Más estadounidenses van desde matrimonio al divorcio para luego volverse a casar, a veces varias veces. Entre los hombres actualmente casados, quienes se volvieron a casar aumentaron de 17% en 1980 al 25 por ciento en 2008-2010. Los cambios para las mujeres son similares.
 
4.- Las familias entraron en caminos divergentes. Las minorías, los que tienen menos educación y los pobres han visto que sus situaciones familiares se convierten en menos estable en comparación con los blancos, los educados y los económicamente seguros durante la década pasada. Durante la última década, los afroamericanos tuvieron el menor porcentaje casado en cada grupo de edad, la mayor proporción de soltería permanente por edades de 50 a 54, cocientes de divorcio más altos y una mayor proporción de segundos matrimonios.

5. ¿Quiénes son más propensos a tener familias “tradicionales” en América?. Los inmigrantes. Independientemente de la raza o el origen étnico, los inmigrantes tienden a casarse a una velocidad superior, son menos propensos a vivir en unión libre (salvo los hispanos) y los porcentajes de divorcio y de segundos o terceros matrimonios son más bajos en comparación con sus contrapartes nacidos en Estados Unidos.
 
A partir de datos como estos el profesor Qian afirma que uno de los factores que parece influir mucho en la tendencia individualista de la sociedad y la dispersión de familias es la recesión económica.
 
“No hay duda que aquí se refleja cómo se ha hecho más grande la brecha o distancia entre los americanos que tienen y los que no tienen”, dijo el investigador.
 
La recesión puede ser una gran razón por la cual los jóvenes retrasan su matrimonio más que nunca. Muchos hoy tienen que volver a vivir con sus padres mientras buscan trabajo o respaldo para resolver dificultades financieras. En 2008-2010, 43 por ciento de los jóvenes entre 20 a 24 años y 19 por ciento de 25 a 29 años vivían con sus padres.
 
Mientras tanto, el porcentaje de mujeres nacidas en Estados Unidos entre 20 y 24 años que han estado casadas disminuyó de 31 por ciento a 19 por ciento entre 2000 y 2008-2010. Para los hombres, la disminución fue del 21 por ciento al 11 por ciento.
 

Por edades de 50 a 54, 13 por ciento de los hombres y 10 por ciento de las mujeres seguía siendo soltero.  


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: