Ausencia de nutrientes, causan falta de atención

Estudio reveló que los niños que no comen bien tienen un menor índice de atención que aquellos que comen bien.

21/03/2013 5:49
AA

 De acuerdo con un estudio publicado en The Open Nutrition Journal, los niños de cuatro a seis años que se alimentan mal o “mal comedores”, no logran poner el mismo nivel de atención que los que comen adecuada y saludablemente.

Esta fue la conclusión a la que llegaron los investigadores madrileños luego de analizar a mil 101 niños de ese rango de edad.

De acuerdo con Luis Ros,  coordinador del estudio y jefe de la unidad de Gastroenterología y Nutrición Infantil del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, tener este problema requiere de una intervención psicológica porque, “la evidencia científica vincula la malnutrición a un déficit del desarrollo cognitivo. Incluso en niños de países desarrollados existe una relación entre los malos hábitos alimentarios y un rendimiento escolar pobre”.

Por ello es que el objetivo de este estudio ha sido determinar si existían diferencias entre los niños mal comedores y los que comían saludablemente en cuanto a su atención, los niveles de irritabilidad de las familias y la ingesta nutricional de los niños.

Para poder realizar el análisis, se dividió a los infantes en dos grupos, de acuerdo con su tipo de alimentación y se encontró que los mal comedores ingerían menos de un 65% de las cantidades diarias recomendadas de entre 4 y 6 grupos de alimentos. Los grupos eran carnes (que incluye huevos y pescado), verduras, frutas, lácteos, carbohidratos y legumbres.

Entre los 4 y los 6 años de edad se aprecia una tendencia a que un mayor número de niños que no comen bien haya puntuado más bajo en los niveles de atención establecidos. Esta tendencia se ha visto aumentada en más de un 50 por ciento en el grupo de niños mal comedores de entre 5 y 6 años.

Los niños que han puntuado más bajo en estos niveles de atención habían ingerido cantidades significativamente más bajas de alimentos del grupo de los lácteos y del grupo del pescado, la carne y los huevos que los niños que han puntuado más alto en los niveles de atención.

“La puntuación más baja en los niveles de atención en el grupo de más edad podría deberse al efecto acumulativo de los malos hábitos alimenticios y a los déficits nutricionales derivados de ellos, lo que deberá investigarse en profundidad”, recalcó Ros.

Dentro del estudio también se analizó información sobre los hábitos de los niños, y se encontró que los mal comedores son muy quisquillosos con los alimentos, mientras que los que comen de manera saludable se atreven a probar nuevos alimentos.

Este hallazgo mostró que a corto plazo pueden producirse deficiencias nutricionales, como niveles bajos de energía y proteínas o micronutrientes; ingesta de frutas, verduras y carnes inferiores a las recomendadas; o menos vitaminas y minerales de los recomendados.

Pero otros de los síntomas de comer mal, según los investigadores, es que además puede producirse un menor crecimiento, dado que algunas investigaciones demuestran que los niños ‘mal comedores’ tienen una estatura más baja y un menor peso corporal. (Europa Press)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: