Archivo del autor Ismael Cala

El amor: fuente de la felicidad

La ciencia ha podido confirmar la importancia de establecer relaciones fuertes basadas en el amor (filiales, laborales o de amistad) con otros.


Crecer con consciencia es una elección

El crecimiento personal es el boleto a un mundo maravilloso que nos dejará ver resultados en nosotros mismos, nuestras familias, trabajos y comunidades









¿Etiquetas? Mejor no

Familiares, profesores y amigos nos etiquetan sobre nuestra apariencia, personalidad, forma de trabajar, estilo o comportamiento general




La hija loca de una madre cuerda

Las supersticiones siempre son negativas, impulsan patologías obsesivas, disparan la ansiedad y provocan miedo e inseguridad.



La única comparación posible

La única comparación posible   POR ISMAEL CALA @CALA   Cuando nos vemos frente al espejo, tendemos a compararnos con los demás: "estoy más gordo que Pedro", "tengo más arrugas que María" o "hasta cuándo ganaré menos dinero que Irene".   La imagen que proyectamos es siempre fuente de conflicto interior. Los espejos existen desde hace siglos, pues eran utilizados por egipcios, griegos o romanos. Incluso antes, los humanos ya podían verse reflejados en ríos y lagos y tomar conciencia de su propio aspecto.   Compararnos es una actitud que siempre nos ha acompañado, y su exageración solo ha traído problemas, y ninguna calma o progreso. Hoy, el espejo empequeñece frente a nuevas fuentes para la eterna comparación con los demás: las redes sociales.   Hace poco, una encuesta de la organización caritativa Scope revelaba que el uso de las plataformas Facebook y Twitter hace que los usuarios se sientan "insuficientes" en sus vidas y logros, en comparación con sus compañeros y otras personas. El informe, recogido por la prensa británica, explicaba que el 62% se sentía insuficiente y el 60% celoso de otros usuarios de redes sociales.   Además, la mitad de los encuestados de entre 18 y 34 años dijeron sentirse "feos o poco atractivos", debido a la imagen predominante en los medios sociales.   Al abordar este tema me viene a la mente una genial frase del escritor Ralph Waldo Emerson: "Quien mira demasiado las cosas ajenas, no disfruta las propias".   En la última edición de La Montaña Azul, el evento que organizamos dos veces al año en Costa Rica, una amiga comentó su decisión de renunciar a las redes sociales, para no exponerse a tal conflicto. Conozco a personas que ya lo han hecho, y ahora dicen sentirse más tranquilas.   Desde luego, huir para dejar de compararnos no parece el mejor camino, porque equivaldría a encerrarnos en casa para no ver el mundo. Si conseguimos despertar en conciencia, nos daremos cuenta de que somos seres distintos, con capacidades y rumbos diferentes. No hay que sufrir por el éxito ajeno. Todo lo contrario, debemos alegrarnos y plantearnos metas relacionadas con lo que queremos ser, y no con lo que han conseguido los demás.   Hay que poner fin a las comparaciones odiosas y empezar a construir nuestra propia escala. ¿Cómo? Invirtiendo en nuestro propio desarrollo personal y creando nuevas experiencias, adaptadas a nuestra forma de ver el mundo. La única comparación posible es con nosotros mismos. Así podremos medir cuánto hemos avanzado.   www.IsmaelCala.com



El siglo de la creatividad

En el siglo XIX, se dice, el éxito acompañó a los más esforzados, y en el XX, a los más inteligentes; pero el XXI es el de la creatividad y la innovación


Reconectar con la naturaleza

Visitar Hawai es recibir, desde el primer encuentro, un abrazo con el espíritu "aloha", una filosofía local con varios significados, entre ellos "paz" y "bienaventurado seas". Así te da la bienvenida Maui, una de las islas de este fabuloso archipiélago. Miles de personas de todo el mundo recorren estas tierras volcánicas, de tan diversos paisajes, donde hay mucho que ver y hacer. En Maui participé en un taller para escritores, y la verdad es que este tipo de viajes funciona a la perfección para quienes escribimos, pero también para cualquiera que desee reconectarse con la madre naturaleza. No necesariamente tiene que ser en Hawai. Bastaría cualquier pueblo cercano a tu ciudad. O en las montañas que ves desde tu apartamento, pero que no te has decidido a conocer. Lo que la naturaleza te puede enseñar Como afirmaba Albert Einstein: "Mira profundamente en la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor". A veces seguimos encorvándonos frente a la computadora. Nuestros ojos se conforman con las cuatro paredes de un gimnasio, pudiendo ir más allá, para insuflarnos de esa fuerza vital que sólo la naturaleza es capaz de ofrecernos. Por ejemplo, disfrutar la salida del sol se ha convertido en un hábito raro, dada la dinámica de nuestras vidas. En Maui visité Haleakala National Park, la montaña más alta de Hawai, y aprecié uno de los amaneceres más espectaculares de mi vida. Allí las nubes parecen una cama, porque se deslizan por debajo de ti. Cuatro palabras mágicas Hawai también conserva el sistema Ho'oponopono, compuesto de cuatro palabras mágicas que todos deberíamos incorporar permanentemente a nuestras vidas: "lo siento", "te amo", "perdóname" y "gracias". En la lengua local, Ho'oponopono significa "arreglar un error". Me encantó constatar que la gente de Maui es sencilla y transparente, lo que ayuda a que uno pase un tiempo totalmente desestresado. Las personas con las que interactué me recomendaron seguir estudiando el Ho'oponopono, porque en su opinión es la mejor medicina para cuando estamos tristes o preocupados. A todos agradezco su hospitalidad y cercanía, en especial a Netty y Andrea. Resulta gratificante investigar antiguas filosofías de vida, de las cuales todavía tenemos mucho que aprender. Honrar a la naturaleza es para mí una prioridad. Sea visitando lugares cercanos a mi propia casa, como los Everglades, en Miami; a miles de kilómetros de distancia, como en Hawai; u organizando eventos de integración en la India, la Riviera Maya o Costa Rica, donde los seres humanos volvemos a conectarnos con nuestro espíritu. www.IsmaelCala.com





¿Duermes lo suficiente?

Seis tips que te ayudarán a conciliar el sueño para que tu cuerpo descanse y recuperes las energías perdidas.


Perder el miedo a ser diferente

¿Qué y quién influye en tu vida? ¿Tus decisiones las tomas tú o te dejas llevar por lo que dicen y piensan los demás'


Un piano no te vuelve pianista

Crear un vínculo poderoso con los hijos y darles las mejores herramientas para su desarrollo es un gran desafío



Mejor hoy que mañana

A veces nos dejamos llevar por las rutinas y permitimos que las creencias de otros interfieran en nuestra vida, deja de postergar y di adiós a la pereza


Compartir es progresar

El egoísmo es una señal de debilidad, compartir nos ayuda a alcanzar las metas




Siete pilares para una vida en equilibrio

Hace poco tuve la oportunidad de volver a ver la película "La cuerda floja", de Robert Zemeckis. Está basada en la historia real del funambulista francés Philippe Petit, quien llegó a cruzar las torres gemelas sobre un pequeño cable, un reto nunca antes realizado. Observando a Philippe sobre el cable, recordé que, de un modo u otro, todos transitamos sobre una cuerda, tratando de no caer al vacío. Nuestra vida sería ese camino frágil sobre el que caminamos, intentando no caer a lo más profundo. Si Philippe sujetaba una gran pértiga, nosotros hacemos malabares con los aspectos más importantes de nuestro día a día. Con los brazos abiertos, movemos y gestionamos siete aspectos de la vida, algunos más delicados que otros. Pero no podemos dejar que caigan, porque algunos son irrecuperables. Una frase de la película dice: "La mayoría de los equilibristas mueren al llegar. Creen que han llegado, pero siguen en la cuerda. Si te faltan tres pasos y los das con arrogancia, si crees que eres invencible, vas a morir". A veces caminamos con la confianza de que controlamos todos los pilares de nuestra vida. Así, acabamos tropezando con las pequeñas piedras, que somos incapaces de ver, y descuidamos las siete bolas de cristal más importantes con las que cruzamos la cuerda floja de la vida. ¿Cuáles son?  Mente y espíritu, salud y cuerpo, amor y relaciones de pareja, familia y hogar, amigos y vida social, finanzas, y tiempo para ti. El funambulista asegura: "No puedo acabar mi caminata en un momento de duda con los hombros caídos y la cabeza gacha. Decido que solo dejaré mi cable y mis torres victoriosamente". Nosotros tampoco podemos renunciar al éxito. Como explico en mi nuevo libro  "Despierta    con    Cala" , si miramos hacia abajo, nos aterramos ante la visión del abismo y tomamos conciencia del vacío al que podríamos caer. Ésa es la incertidumbre, porque, en la vida, el que no está dispuesto a abrazar la incertidumbre y los cambios constantes, tendrá que quedarse encerrado en su casa. No crecerá. La vida no es cosa del azar. Nuestras decisiones determinarán con qué actitud afrontaremos los desafíos del futuro y la intensidad de los temblores al pasar la inevitable cuerda floja. Mi recomendación es continuar hacia adelante, con equilibrio, paso firme y determinación. Ismael Cala, autor inspiracional, conferencista internacional y comunicador. Expresentador de CNN en Español. www.IsmaelCala.com @Cala  


Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: