Archivo del autor Salvador López Brito


¿Es segura la terapia vampiro?

El senador Salvador López Brito, presentó una propuesta para regular el tratamiento de plasma rico en plaquetas, utilizado con fines estéticos y para tratar tejidos dañados.





De cara al futuro de los millennials

En México el 26 % de la población total pertenece a la generación llamada Millennials, jóvenes cuyos nacimientos parten de 1980 hasta principios de los 2000; y a su vez, representan el 21% de los líderes a nivel nacional y el 11% a nivel mundial. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gasto de los Hogares 2014 (ENIGH 2014) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), esta generación cuenta con un alto grado de preparación, ya que el 24% posee estudios universitarios o de posgrado, 29% medios y 45% básicos. Además, 41% es soltero, 30% está casado y 23% vive en uniones libres. Si bien, esta generación pertenece a nueva forma ideológica de vivir, pues su rasgo más característico es que tiene una alta dependencia en los avances electrónicos y las redes sociales, al mismo tiempo, posee una gran desventaja, que es la carencia de prestaciones sociales dentro de sus trabajos, según datos del INEGI, cerca del 70% de los jóvenes entre 18-29 años no tiene acceso a este tipo de prestaciones, lo que resulta en una clara advertencia de las condiciones en las cuales quieren vivir su vejez. Estos jóvenes iniciaron sus actividades profesionales a mediados del año 2000, tiempo en el que las reformas laborales sufrieron fuertes cambios, pues se dieron a conocer nuevos esquemas de trabajo, algunos de los más significativos son la aparición y uso indiscriminado del outsourcing o freelance, que consisten en la subcontratación de personal con la finalidad de la evasión y elusión de cumplimiento de las obligaciones a cargo del patrón; lo que se traduce en la no distribución de utilidades, trabajos con poca o nula estabilidad (que no permiten la acumulación de antigüedad), en donde los salarios son por unidad de tiempo (hrs) y sobretodo, un tema que a mí me preocupa de sobremanera, es la insuficiencia de prestaciones de servicios médicos. Si bien hoy en día las instituciones de salud públicas están limitadas para cubrir la gran demanda de servicios, el pensar que en menos de 30 años contaremos con un 25% de la población en edad adulta nos hace pensar… ¿qué será de los millennials en unas décadas?, ¿a qué problemas tendrán que enfrentarse?, esto asumiendo que la esperanza de vida sigue en aumento y que con ello los servicios médicos requerirán de atención más especializada. Es imposible pensar que el Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular) pueda cubrir la demanda que en esos años se presentará con los continuos recortes asignados al sector salud. Asimismo, el pensar que los jóvenes actualmente destinan una proporción razonable de ahorro para el retiro es casi una utopía (pues se ha comprobado que tienen promedios de ahorro menores al 6% de su sueldo al mes, muy por debajo del 10-15% recomendado por los planeadores financieros), por lo tanto, creo que es momento de plantearnos cuáles serán las opciones que podremos ofrecer en materia de salud a estos jóvenes que han nacido bajo un esquema liberal, mismo que les traerá consecuencias sociales a largo plazo. Si bien, todos tienen muy en claro que las condiciones laborales y de retiro que tendrán que afrontar son por mucho diferentes a las que vivimos sus padres o abuelos, por lo tanto, es momento de empezar a hacer conciencia y buscar soluciones. Diversos estudios han demostrado cerca del 65% de los jóvenes entre 15 y 29 años no ha pensado en ahorrar para el momento de su jubilación y la gran mayoría cree que trabajará más allá de los 65 años (se pronostica que la edad promedio de retiro de los millennials será de alrededor de los 73 años de vida) Para poder lograr un fondo de retiro estable, estos jóvenes tendrán que recurrir a Planes de Pensiones Privados Corporativos; Planes Personales para el Retiro, y en Fondos y Cajas de Ahorro, para lo cual, debe ser menester de nosotros los legisladores adecuar las leyes de la mejor manera para garantizar una vejez digna a estos jóvenes. Las personas que empezaron a cotizar después de 1997 se jubilarán con los recursos que hayan acumulado en las Administradoras de Fondo para el Retiro (AFORE´s), ante lo cual debemos empezar a considerar las bondades de este modelo de ahorro. Una AFORE es la encargada de manejar los recurso que cada mes se ahorran, cantidad que es complementada por los porcentajes que los patrones y el gobierno aportan, el cual equivale a cerca del 6.5%, cantidad que representa que un trabajador promedio se jubile con aproximadamente el 30% de su sueldo promedio, he ahí la paradoja, más años de vida, con menos recursos económicos. Los recursos destinados a la AFORE no estarán etiquetados, motivo que no garantiza que las personas tengan acceso a los servicios médicos, por lo cual tal vez sea momento de crear un instrumento financiero voluntario que permita que a largo plazo los jóvenes tengan el derecho a estas prestaciones, lo cual tal vez pueda parecer complicado, pero no lo es tanto si queremos asegurarnos de que nuestros actuales jóvenes al llegar a la vejez tengan una buena calidad de vida a pesar de la constante inflación que existe en los costos de los servicios médicos y porque no, contribuir al fomento de la cultura del ahorro, para concluir, tal vez el mensaje más importante para las nuevas generaciones es el incentivar a que se forje un patrimonio por su propia cuenta, más allá de las posibles prestaciones que puedan ofrecer los entornos laborales. (*) Salvador López Brito. Presidente de la Comisión de Salud del Senado de la República. Médico Cirujano por la Universidad Autónoma de Guadalajara, con especialidad en Ginecología por la Universidad Nacional Autónoma de México.  


Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: