Autoestima funciona mejor que una cirugía

Cambiar de actitud es necesario para valorar los atributos físicos propios, dice psicoterapeuta a SUMEDICO.

06/07/2011 9:54
AA

Una de las principales causas por las que las mujeres, incluso aquellas jóvenes de 20 años, llegan a someterse a operaciones estéticas de reducción de talla, afinación de nariz, aumento de nalga o senos, es porque no se aceptan como son aún cuando sean bellas, y en el fondo esto tiene que ver con la imposición de estereotipos que atentan contra la belleza natural. Ellas se aceptan como son (video)

Así lo afirmó en entrevista con SUMEDICO la psicoterapeuta Roxana Aguilar Camacho, al referir que “Redes Lunarias nació en el 2009 como un proyecto de emprendimiento social que promueve experiencias y círculos de mujeres para cultivar el autoconocimiento y el trabajo personal de las mujeres. Sexo, pudor y curvas es una iniciativa –de muchas- que Redes Lunarias ha co creado a favor de que las mujeres nos conozcamos más a nosotras mismas, en este caso particular en la relación de la belleza con el cuerpo femenino”.

A través de Redes Lunarias, apuntó,  se ofrecen experiencias emocionales donde las mujeres, primero, aprenden a observarse a sí mismas para valorar las cualidades físicas que les brindan belleza y, en segundo término, aceptar que si existen cuestiones de su cuerpo o rostro que no les gusta, los modifiquen, pero no necesariamente a través de la cirugía, sino de un cambio de actitud.

“La actitud es sumamente importante, pues una mujer después de re-valorar sus atributos, comienza a caminar más erguida, a cuidar más su cabello, sonríe más, entonces esto la hace, en automático, aparecer más bella, más sensual, e incluso le provee de mayor seguridad”, explicó.

Ahora, acotó la especialista, si determina que efectivamente desea bajar de peso, tener un rostro más terso, unas manos más atractivas, pues la actitud también es determinante, pues comienza a hacer ejercicio, a cuidar su cabello, a tener tratamientos para la piel de su cutis o rostro, y todos estros instrumentos le brindan una belleza adicional.

“La apuesta de Redes Lunarias es que este bisturí sólo sea psicológico, emocional (…) Es apostarle a que efectivamente todas las mujeres hagamos una cirugía, pero que esta sea sin bisturí y esto consiste básicamente en trabajar con nuestra autoestima; cultivemos el trabajo personal y el auto conocimiento y sólo de esta manera vamos a ganar fortaleza y vamos a empoderar un cuerpo que se va a hacer cancha frente a cualquier  estereotipo sin permitir esclavizarnos en querer ser muy delgadas como las modelos de las revistas o los programas de televisión”, sostuvo Roxana Aguilar.

Autoestima proporciona sexualidad feliz
 

A través de sus experiencias, Redes Lunarias ha inspirado un cambio en la perspectiva de muchas mujeres, como  Elizabeth Gutiérrez, quien considera que todo es cuestión de entender que así como somos, nuestras parejas nos aceptan y quieren.

“ Yo realmente creo que no les importa si tienes estrías, si tienes lonja, ellos están contigo ahí y te están tocando y haciendo sentir y ya (…) Pero nosotras, si estamos en la cama nos tapamos hasta el cuello, mientras ellos se levantan sin problemas, porque ellos aceptan su cuerpo y nosotras no, es como una cosa mental, porque ellos nos quieren así, tal cual somos, con la lonjita, con la estría, con la poca bubi, con la mucha bubi, así como somos ellos nos quieren”.

Rosalba Carrera,otra asistente al taller, dice que la “cirugía sin bisturí” te concede seguridad: “Fue como dar un paso, un paso hacia adelante, hacia esa aceptación. No ha sido fácil, ha sido todo un proceso de aceptarme tal cual soy, y eso me ha dado a mi muchísima libertad, ha sido como decir mira esta es Rosalba, y ella tiene que ser así, y la gente que la quiera la va a aceptar tal cual es, simplemente por el hecho de ser yo como soy, es así, es ser auténtica, es como la parte que te da mucha libertad, es un trabajo que me va a llevar a ser cada día ser mejor”

 Lucrecia Mazadiego, a sus 57 años de edad se prepara para dar cursos de imagen y personalidad a edecanes de una gran empresa: “A mis 57 años ¿por que no?, todavía tengo el cuerpo que me gusta, lo apapacho, lo quiero (…) Hay un proceso de alquimia interior, se tiene que ir aceptando cada etapa y vivirla de acuerdo a lo que nos corresponde, a lo que nos está tocando y sigue siendo sorprendente”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: