Avanza México en Ozonoterapia

Uso de ozono en su estado natural ha resultado benéfico para el alivio de diversas enfermedades, desde la migraña hasta el cáncer.

16/04/2010 5:33
AA

México ha logrado importantes avances en la aplicación de Ozonoterapia en diversos tratamientos, que van desde la atención para cicatrización de heridas; regeneración de cartílagos;  e incluso cura de cáncer o el alivio de dolores en casos terminales.

Estos avances han sido reconocidos en países pioneros en el uso de esta técnica médica, de lo cual es ejemplo el doctor Omar Bracho, quien en junio del año pasado fue galardonado en España, por la aplicación de ozono vía intravenosa y en columna, para tratar el síndrome migrañoso, el cual es un severo problema de salud en aquella nación.

En entrevista con sumedico, el especialista explicó que fue en la segunda etapa de la Primera Guerra Mundial cuando, accidentalmente, el químico alemán Christian Frederick Schönbein descubrió los beneficios de este gas.

Omar Bracho comentó que en una planta donde se utilizaban transformadores de alto voltaje, unos trabajadores olvidaron su alimento; al regresar al día siguiente, se dieron cuenta que se habían mantenido en perfectas condiciones, y solo registraban el fuerte olor del ozono.

Christian Frederick, quien ya había comprobado en su ropa que con agua se eliminaba el olor, les indicó que enjuagaran su carne y verduras –en aquella época escaseaban muchos los alimentos-, dándose cuenta que se encontraba en perfectas condiciones para consumirse.

A partir de ello comenzaron sus investigaciones, dándose cuenta que el ozono mataba virus y bacterias en general, por lo cual no generaba descomposición; entonces comenzó a aplicar directamente el ozono  en las heridas de víctimas de la guerra, primero a través de bolsas de cuero .

“Su sorpresa fue que se comenzaron a regenerar esas heridas, a disminuir la infección, y al cabo de unas semanas desparecía la infección, cerraban las heridas y había reconexión de los tejidos”, continuó el doctor Omar Bracho.

Entonces,  el químico comenzó a hacer pequeños equipos de alto voltaje, para utilizarlos en zonas especiales; “pero después vinieron los antibióticos y se uso poco el lado del ozono”.

Sin embargo, prosiguió el doctor Omar Bracho, “en Alemania siguieron las investigaciones con ozono y comenzaron a hacer generadores especiales para las áreas médicas y descubrieron cinco propiedades: Una, que es un desinfectante muy poderoso, es cinco mil veces más poderoso que el cloro.  Dos, que es un analgésico, es decir, a la hora que entra en un organismo en un golpe o herida, aumenta tanto la cantidad de oxígeno en la zona que desinflama (…) La tercera es, precisamente, que es un desinflamante muy poderoso, a la hora que se introduce igual en el hematoma, favorece la oxigenación.

“La cuarta es que es un oxigenador natural, el ozono se deriva del oxígeno, químicamente el oxígeno es O2  y el Ozono es O3, entonces se dieron cuenta que entraba con la hemoglobina de la sangre y mejoraba la concentración de oxígeno de los pacientes en el mismo flujo sanguíneo y eso hacía que hubiera mayor circulación. “Quinta, no oxida las células porque es muy inestable,  es decir, el tiempo de vida del ozono como tal es muy corto, entraba a las células, desplazaba lo que llamamos los radicales libres o venenos que tiene la célula, los desplazaba, y en el momento en que entraba el oxígeno se moría, es decir, alcanza a oxigenar a las células, pero no las oxida”.

Es por esto, subrayó, que una de las principales bondades del ozono es en la atención del cáncer, pues al ser un oxigenante, restaura células enfermas convirtiéndolas en sanas, es decir, hace que muten las células cancerosas.

Este tratamiento, destacó, funciona incluso para cáncer terminal: “El cáncer no vive de oxígeno, se deteriora y  viven del desecho del oxígeno;  si a una célula que no vive del oxígeno, que es un veneno para ella, le meto ozono a la sangre, la célula primero se incomoda y después -metafóricamente- dice o me muero o muto a ser nuevamente una célula  sana.

“Entonces la célula  que no se muere, muta a una sana, pero siempre le queda una memoria biológica de que fue enferma, pero como muere en 21 días –es su reloj natural biológico-, pues se elimina el cáncer”.  El especialista Omar Bracho enfatizó que la ozonoterapia se ha utilizado con éxito en casos de cáncer terminal: “En estos casos el ozono no va a sangre, va directamente al peritoneo, por lo que el tratamiento se aplica en un hospital con cuidados anestésicos -no en una clínica-, además el paciente es ambulatorio, va, se le pone  el catéter durante  semana y media todos los días, le quitamos el catéter y se ve mayor absorción.

Del peritoneo viaja hacia donde crea que está el tumor viaja inmediatamente la carga de ozono y comienza la mutación”.Aseveró que ha tenido gran éxito, pues sí hay casos en que se salva la vida de los pacientes, o de no lograr esto, se mejora su calidad de vida, pues enfrenta la enfermedad ya sin dolor y esto le permite convivir mejor con su familia.Cuidado con la charlatanería

El doctor Omar Bracho apuntó  que desde hace más de 30 años se aplica la Ozonoterapia en América, pues investigadores rusos lo trajeron a Cuba; en México se practica desde hace 20 años, pero no como terapia pues no se estudia como tal en el país.

“Quienes estudian ozonoterapia van primero a Cuba, después a Europa, a la misma Rusia, pero se trata de médicos titulados, certificados”.

Agregó que en México hay cursos básicos, “que lejos de beneficiar,  perjudican porque dan paso a charlatanes que no son médicos y  no saben de ozonoterapia, esto es culpa de autoridades que respalda cursos de manera irresponsable, porque la ozonoterapia se  debe aprender y reconocer a través de organismos internacionales”.

Apuntó que en la charlatanería se llega a firmar que la ozonoterapia, cura el  VIH/Sida, diabetes o problemas renales, lo cual no es verdad; “ayuda mucho a mejorar las condiciones del paciente, cierto, porque oxigena al organismo, pero cura este tipo de enfermedades.

Los charlatanes, agregó, han llegado incluso a dar esperanzas de que se puede revertir un proceso de retraso mental, o bien regenerar un órgano, tejido o miembro, como un dedo, que ha sido mutilado, lo cual obviamente tampoco es verdad.

Ante este tipo de engaños, el doctor Omar Bracho llamó a los pacientes a corroborar, antes de tratarse, primero que se trate de un médico certificado y, segundo, que tenga estudios de Ozonoterapia, particularmente en Cuba, donde se inicia la introducción a este tratamiento y se encuentra a la vanguardia a nivel mundial.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: