Ayuda a tu hijo a vencer el sobrepeso

Dar el ejemplo al llevar una alimentación balanceada y hacer ejercicio, es la mejor forma de ayudar a un niño.

24/01/2012 8:16
AA

Usualmente los padres no saben determinar cuando su hijo está en un peso sano, cuando se encuentra demasiado delgado o con más kilos de los que debería tener, por ello es que es necesario que acudir con un especialista que indique si el menor está o no en un peso adecuado, así lo dijo en entrevista con SUMEDICO, la nutrióloga Luz de Lourdes Aspe (*).

Pero no solo es cuestión de peso, o de lo que podemos ver a “ojos de buen cubero”, sino que es necesario revisar otro tipo de marcadores como los triglicéridos, la glucosa, el colesterol, la circunferencia de la cintura, el consumo de alimentos y la cantidad en que los come, para saber si independientemente de que exista un exceso de peso visible, hay un factor que esté afectando el metabolismo y sobre todo localizar en donde se está acumulando la grasa.

Detecta focos amarillos y rojos

De acuerdo con la especialista, los padres de familia pueden detectar focos rojos y amarillos si dejan de lado la idea de que en la familia “todos son gorditos porque son de hueso ancho”, pues según Aspe esto es muy subjetivo.

Para saber si realmente o no se está pasado de peso, uno de los marcadores a usar es una tabla parecida al índice de masa corporal que se usa con los adultos, pero en el caso de los niños viene ya prediseñado desde los primeros años de vida hasta los 12 años, sobre cómo deben ir incrementando de peso y talla cada seis meses.

Y una vez que se ha detectado que el niño tiene sobrepeso, “el mejor apoyo que pueden dar los padres es el ejemplo, comiendo todos de forma sana y haciendo ejercicio de forma regular”, dijo Aspe.

Camino a una vida sana

Según la nutrióloga es importante poner sobre la mesa un plan de alimentación que incluya como mínimo la combinación de cinco frutas y verduras cada día, pues éstas son una fuente de vitaminas y minerales que ayudan a tener un buen metabolismo.

Asimismo la especialista recomienda complementar la dieta con cereales integrales, pero sin exceso, y recordó que entre más oscuros son mejores porque son más puros y sanos.

“Es bueno comer panes, pero no blancos y mucho menos de dulce, pues esto solo nos aporta azúcares que no son nutritivas”, y agregó que por el contrario, consumir garbanzos, soya, carne de origen animal como pescados y pollo nos aportan las proteínas que necesitamos sin saturarnos de grasas malas.

La especialista aseguró que las carnes rojas, y en especial las que están más pegadas al hueso, son las más grasosas y las que se deben evitar, aunque tampoco están 100% prohibidas, sólo deben consumirse moderadamente.

“Siempre debemos preferir la carne magra (conocida como maciza), y los lácteos descremados”, dijo Luz Aspe.

Ejercicio frecuente un ingrediente clave

Además de un buen plan de alimentación en familia, los padres pueden apoyar a sus hijos a combatir el sobrepeso y la obesidad con rutinas de ejercicio, verificando que no sean tan exhaustivos al principio, que lejos de aportar un beneficio sólo cansen al niño y no quiera ejercitarse más.

“Es necesario empezar con 20 o 30 minutos, si buscamos una pérdida de peso este ejercicio debe ser aeróbico para que haya desde el inicio un gasto real de energía y quema de grasas, y para lograr el éxito y el apego en el niño debe verse como un juego y no como una obligación”, advirtió la nutrióloga.

“Fomentar el hábito de pasear en bici, patinetas o patines es de gran utilidad cuando se desea que un niño tenga actividad física y si tiene perros pues salir a caminar con él le ayudarán a activarse de una forma cómoda y agradable”.

La especialista señaló que para iniciar cualquier actividad se inicia con media hora tres veces por semana hasta llegar a una hora cinco veces por semana como máximo.

Aprovecha todas las posibilidades para ejercitarte

La nutrióloga recomendó que una forma sencilla de mantener activo el cuerpo y el metabolismo es aprovechar todas las oportunidades que la cotidianeidad nos brinda para ejercitarnos como usar las escaleras en lugar del asesor, o caminar al súper en lugar de hacerlo en un trasporte.

Y sobre todo, fomentar este tipo de conductas en los hijos con el ejemplo, “así lo percibirán como algo normal y no como una tarea tediosa, aún cuando no haya un problema real de sobrepeso u obesidad en el niño”, finalizó.

(*) Luz de Lourdes Aspe
Nutrióloga
lulyaspe@yahoo.com.mx 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: