Ayudan a papás de bebés híper-llorones

Médicos de EU crearon una red de apoyo, que incluye un servicio en español, para identificar recién nacidos que lloran por trastornos graves.

04/11/2011 10:40
AA

Tener un bebé recién nacido que llore hasta tres horas continuas, tres veces a la semana, durante tres meses, es normal. Pero tener bebés que lloran más de esta cantidad de tiempo puede ser señal de que el pequeño tiene un malestar grave o, peor aún, puede ser la causa de maltrato de parte de sus padres.

Esta idea ha sido comprendida por médicos del Instituto Erikson y de la Universidad de Chicago, en Estados Unidos, quienes crearon una red de apoyo para padres de recién nacidos que lloran más de lo común.

La red de apoyo, que se llama “Red de bebés quisquillosos” o Fussy baby network, comenzó a construirse hace siete años en el estado de Illinois, pero esta semana informó que ya tienen presencia en siete ciudades estadunidenses y que ya incluyen un servicio en español, en la página http://www.fussybabynetworkcolorado.org/spanish.htm

Los expertos en bebés quisquillosos ponen especial atención a los padres primerizos y fue creada después de que un estudio del Instituto Erikson, de Chicago, demostró estadísticamente que uno de cada cinco recién nacidos llora en exceso y que sus padres carecen de guía sobre cómo manejarlo o en qué momento pedir ayuda médica. 

Actualmente participan como orientadores de esta red educativa médicos en las ciudades de Chicago, Boston, Los Ángeles, Denver, Phoenix, Washington y Oakland. Cada uno de los centros atiende a más de 200 padres que cada mes llaman desesperados por no saber si están manejando adecuadamente a sus hijos.

Más que cólicos

Un estudio publicado en la revista Archivos de Enfermedades de la Niñéz (Archives of Disease in Childhood) encontró que el llanto excesivo que sigue más de tres meses de edad, está vinculado con problemas del desarrollo conductual e intelectual que anteriormente sólo se detectaban hasta los 5 años de edad.

La dificultad en la regulación del llanto puede ser la señal de que el recién nacido tiene problemas con otros de los primeros retos que enfrentará en la vida como tener dificultades para dormir o alimentarse.

Además, estos niños pueden tener hipersensibilidad al tacto o al movimiento, problemas para calmarse y prestar atención, y problemas de conducta. El equipo de especialistas de la red trabaja con las familias para conseguir una evaluación necesaria y una intervención adecuada.

“Los padres que nos llaman generalmente están desesperados “, explicó en un comunicado Linda Gilkerson, directora de la red y profesora de estudios infantiles del Instituto Erikson. “Ayudamos a los padres a encontrar respuestas a sus preguntas sobre el llanto de su bebé y ganar confianza en su capacidad de calmar a su bebé.

“Este apoyo tiene un fin médico, pero también un fin social porque el llanto persistente e inconsolable de un recién nacido es un disparador para el maltrato infantil y otras formas de violencia doméstica en el primer año de vida del recién nacido. Así que tomamos todas las llamadas en serio”, dijo Gilkerson.

La red ofrece recursos, apoyo y consulta para familias que carecen de experiencia o de métodos para ayudar a su bebé a dormir, comer o a distinguir el propio temperamento del menor. En Estados Unidos, la ayuda incluye consejería por teléfono, visitas a domicilio y grupos de padres son sólo algunas maneras el programa trae la calma al caos. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: