Baño al vapor, contra enfermedades del corazón

Quienes usan frecuentemente la sauna reducen el riesgo de accidentes cardiovasculares fatales.

24/02/2015 3:54
AA

Las saunas se relacionaban a supuestos efectos adelgazantes, un mito que toma fuerza porque al estar sometido a altas temperaturas, el cuerpo pierde agua, lo que supone una pérdida de líquidos que puede producir la reducción de peso momentáneo.

 
Sin embargo, los beneficios van más allá, como incrementar la circulación de la sangre, eliminar toxinas o mejorar la apariencia de la piel; aunque los beneficios sobre la salud cardiovascular son los que otorgan a los baños de vapor la categoría de “medida de prevención”.
 
De acuerdo con un nuevo estudio, quienes usan frecuentemente la sauna reducen el riesgo de accidentes cardiovasculares fatales y mortalidad por cualquier causa. 
 
Aunque algunos trabajos encontraron que un baño de vapor se relaciona con una mejor función cardiovascular y circulatoria, no se conoce la asociación entre darse un baño de sauna y el riesgo de muerte súbita cardiaca y enfermedades cardiovasculares mortales.
 
Jari A. Laukkanen, de la Universidad del Este de Finlandia, en Kuopio, autor principal, y su equipo analizaron la asociación entre la sauna y el riesgo de muerte súbita, enfermedad coronaria fatal, enfermedades cardiovasculares mortales fatal y mortalidad por cualquier causa en un grupo de 42 mil 315 hombres 42 y 60 años.
 
Durante un seguimiento de 21 años, 190 personas tuvieron muerte súbita, 281 enfermedad coronaria fatales, 407 eventos cardiovascular fatales y 929 muertes por todas las causas. 
 
El riesgo de muerte súbita fue 22 por ciento menor en el caso de dos o tres sesiones de sauna por semana y 63 por ciento más bajo de cuatro a siete sesiones de sauna semanales.
 
En cuanto a  eventos cardiovasculares fatales, fue 23 por ciento menos quienes tenían de dos a tres saunas semanales y 48 por ciento menor en aquellos que realizaban entre cuatro y siete sesiones.
 
Mientras que la muerte por enfermedades cardiovasculares mortales también fue 27 por ciento menor entre los hombres que tomaron saunas entre dos y tres veces a la semana y 50 por ciento menor para quienes se metían a la sauna entre cuatro y siete veces a la semana. 
 
Para la mortalidad por todas las causas, usar la sauna entre dos y tres veces por semana se relacionó con un riesgo de 24 por ciento menos y entre cuatro y siete veces semanales se vincularon con una reducción del 40 por ciento.
 
Según el especialista, la cantidad de tiempo invertido sí importa, ya que en comparación con los hombres que pasaban entre 11 y 19 minutos, el riesgo de muerte súbita cardíaca fue de 7 por ciento menor, y de 52 por ciento para quienes duraban más de 19 minutos, frente al 7 por ciento de quienes duraban menos de 11 minutos (Con información de Infosalus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: