Bajar de peso puede conllevar algunos riesgos

Hipertensión, diabetes tipo 2, enfermedad coronaria y artritis reumatoide, son algunas de las enfermedades asociadas.

23/01/2011 4:11
AA

Las cenas de Navidad y de Año Nuevo nos dejaron algunos kilos de más, o bien malestares como gastritis y colitis. Ya en entregas anteriores SUMEDICO dio algunos consejos para recuperar el peso ideal y cumplir así con el objetivo saludable de bajar de peso.

Sin embargo, ahora sucede que algunos químicos y contaminantes podrían estar almacenados en la grasa de nuestros cuerpos, por lo que al bajar grandes cantidades de peso, estas sustancias dañinas podrían ser liberadas hacia el torrente sanguíneo y provocarnos alguna enfermedad. Así lo demostró un reciente estudio en el que se analizaron datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Y es que el estudio del doctor  Duk-Hee Lee, ivestigador y profesor de la Kyungpook National University en Daegu, Corea del Sur, concluyó que de los 1099 participantes de más de 40 años, aquellos que habían perdido peso tenían los niveles más altos de contaminantes en el torrente sanguíneo, mientras que aquellos que habían subido de peso tenían las menores concentraciones de los mismos.

“Muchos estudios han demostrado que perder peso es útil”, le dijo Kee a MyHealthNewsDaily. Pero también puede haber algunos resultados negativos detrás de esto, como la liberación de contaminantes hacia la sangre.

Hipertensión, diabetes tipo 2, enfermedad coronaria y artritis reumatoide, son algunas de las enfermedades que se han asociado a los contaminantes orgánicos, según explica Lee.

“Los contaminantes comunes que se encuentran en la grasa del cuerpo incluyen contaminantes a base de petróleo, pesticidas, PCBs, químicos de los plásticos, solventes industriales y mercurio”, señala el doctor Myron Wentz, fundador del USANA Health Sciences.

“Los contaminantes aumentan rápidamente en nuestros hogares y trabajo, en el aire, agua y productos a los que estamos expuestos todos los días”, agregó. “Otra fuente de exposición es a través del consumo de carne, aves y alimentos del mar, porque estos mismos contaminantes se acumulan en el organismo de los animales”.

¿Y qué podemos hacer para librarnos de tantos contaminantes?

“Reducir su consumo de alimentos procesados, frutas y verduras no orgánicas, y carnes que sean criadas con hormonas y antibióticos”, dice Wentz. “También pueden tomar suficientes cantidades de agua purificada, que ayuda a drenar las toxinas del torrente sanguíneo”.

El experto también sugiere estar atentos a la calidad del aire de los lugares en que vivimos y trabajamos, pues podrían estar aún más contaminados que el aire del exterior. Wentz explica que podríamos ser más cuidados a la hora de elegir los productos de cuidado personal que compramos, como lo son las cremas y los desodorantes. El secreto está en buscar productos libres de conservadores químicos, y también tratar de reducir la cantidad diaria que usamos de ellos. (Con información de Aol Salud)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: