Bebés alérgicos a lactosa, presentan reflujo

Según el Instituto Nacional de Pediatría hasta un 40% de niños que presentan este tipo de alergía en leche de vaca.

22/04/2013 3:27
AA

 Según estimaciones, de 10 a 40 por ciento de lactantes que presentan alergia a las proteínas contenidas en la leche de vaca, presentan reflujo gastroesofágico (ERGE, por sus siglas en inglés), explicó el doctor José Francisco Cadena León, pediatra gastroenterólogo y nutriólogo; actualmente hay un importante incremento de enfermedades inflamatorias, que se pueden manifestar en alergias alimentarias que pueden inflamar el tubo digestivo, ocasionando síntomas de ERGE.

“El reflujo en recién nacidos es normal durante la maduración del tracto gastrointestinal, de dos a tres eventos de regurgitación en el transcurso del día durante los primeros seis meses”, comenta el Cadena León, “Este reflujo conocido como fisiológico, no es de cuidado, generalmente si son niños que duermen bien, comen y suben de peso de manera normal”, agrega el especialista.
 
En contraste, hay niños que presentan síntomas como llanto, irritabilidad, presentan cólicos o síntomas extra digestivos como laringoespasmo, tos e hiperreactividad bronquial, además de problemas a la hora de evacuar.
 
“Con este último síntoma, estamos hablando de una enfermedad por reflujo gastroesófagico donde es importante realizar una valoración y el diagnóstico diferencial de manera oportuna”, advierte.
 
Según datos del Instituto Nacional de Pediatría, los niños que presentan alergia alimentaria van de un 10 a 40 por ciento de síntomas de reflujo gastroesofágico.
 
“El reflujo gastroesofágico se da cuando la válvula (esfínter esofágico inferior EEI), el cual separa el esófago y el estómago se abre de espontáneamente, es frecuente y ello puede estar asociado o no con la alimentación. En los lactantes y niños con ERGE, el EEI se abre de manera inadecuada aunque no existe deglución y permite el paso de sustancias como alimentos y ácidos del estomago al esófago. Cuando existen síntomas son moderados o intensos es necesaria la intervención de un médico especialista”.
 
El tratamiento contra el reflujo gastroesófagico, también va a depender de la causa que se sospeche: la inadecuada técnica de alimentación hasta malformaciones intestinales, infecciones, alergias entre otras. “Cuando un paciente con reflujo no mejora al tratamiento estamos obligados a establecer un diagnóstico diferencial”, mencionó.
 
Un reflujo mal tratado, es un reflujo mal diagnosticado. El especialista además, explicó la importancia de saber detectar la enfermedad de manera adecuada, además de saber diferenciar los síntomas y las causas. El diagnóstico se establece por la edad del paciente, tiempo del padecimiento, tipo de alimentación y síntomas agregados.
 
“Los médicos estamos obligados a dar terapias diferentes. En niños con trastornos alimentarios asociados o no a ERGE no debe de haber falla terapéuticas ni a diagnósticas”, finalizó.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: