Bebés muy llorones y problemas de conducta

Si un bebé llora más de lo normal, aumentan posibilidades de que desarrolle trastornos de conducta durante el primer año de vida.

03/05/2011 6:37
AA

Se considera que un bebé llora cuando tiene hambre, frío, o porque ha ensuciado su pañal, pero cuando lloran al punto de que tienen problemas para dormir o comer, es ya problemático.

Un estudio, cuya publicación original fue en El Mundo,  refiere que hasta un 20 por cuento de los niños lloran demasiado y esto les provocará problemas de adaptación en el primer año de vida; posteriormente, a lo largo de su infancia estos menores tendrán  mayor tendencia a desarrollar  trastornos del comportamiento severos, como ansiedad o hiperactividad.

Es por lo anterior que las mamás y papás deben atender cualquier irregularidad en el llanto de sus hijos, como el que duren más tiempo del que se considere “normal” y deben de solicitar ayuda profesional en caso necesario, pues acorde a los especialistas estos niños tienen más posibilidades también de desarrollar conductas agresivas, que en principio se manifiestan como  rabietas o trastornos de tipo hiperactivo.

Los investigadores apuntaron también que cuanto más lloraban los niños, tienen menor capacidad de adaptarse a  su entorno y, por ende, los trastornos emocionales los pueden comenzar a manifestar desde el primer año de vida.
 
Es de señalarse que en el estudio de referencia se analizaron tanto a niños con padres con relaciones estables y comprometidos con la crianza de sus hijos, con aquellos cuyas familias tienen “problemas psicosociales o de relación”.
 
En el caso de familias disfuncionales las probabilidades de que los niños padezcan algún trastorno del comportamiento son mayores y en estos casos da la impresión de que el llanto excesivo, junto con los problemas de alimentación y sueño podrían ser una consecuencia más que una causa, se trataría entonces de un síntoma o un aviso de que algo no va bien que con el tiempo se evidencia en problemas mayores como la ansiedad o la hiperactividad. (Con información de El Mundo)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: