publicidad

Vida Sana

Absceso de la médula espinal

  • 30/06/2016
  • 17:56 hrs.

         Es una inflamación y acumulación de material infectada (pus) alrededor de la médula espinal.

Causas, incidencia y factores de riesgo

El absceso de la médula espinal es causado por una infección que ocurre dentro de la columna vertebral y de por sí es muy, pero muy raro. Un absceso de la columna generalmente ocurre como un absceso epidural.


El pus se forma como una acumulación de líquido, células de tejido destruido, glóbulos blancos y microorganismos muertos y vivos. Generalmente, se encuentra encerrado por un revestimiento o membrana que se forma alrededor de los bordes. La acumulación de pus ejerce presión sobre la médula espinal y la infección puede producir inflamación e hinchazón, que también comprime la médula espinal.


La infección generalmente es bacteriana y suele presentarse como resultado de una infección por estafilococos que se disemina a través de los huesos y las membranas de la columna vertebral. En algunos casos raros, la infección puede deberse a un hongo o a un virus. La tuberculosis es una causa del absceso de la médula espinal que es menos común ahora que en el pasado, pero que todavía se presenta en algunas regiones del mundo.


Los siguientes factores incrementan el riesgo de un absceso de la médula:


•Forúnculos en la piel, especialmente en la espalda o el cuero cabelludo

•Diseminación de cualquier infección a través del torrente sanguíneo proveniente de otra parte del cuerpo (bacteriemia)

Lesiones o traumatismos en la espalda, incluyendo lesiones menores

•Complicación de una punción lumbar o una cirugía en la espalda

 


La infección inicial frecuentemente comienza en el hueso (osteomielitis). La infección ósea puede desencadenar la formación de un absceso epidural que se agranda y comprime rápidamente la médula espinal, provocando síntomas similares a los causados por fuentes externas de traumatismo de la médula espinal.


Esta enfermedad es rara, pero puede ser potencialmente mortal.


Síntomas

•Escalofríos

Fiebre

•Pérdida del control vesical o intestinal

•Pérdida del movimiento de un área del cuerpo

•Pérdida de la sensibilidad de un área del cuerpo

•Lumbago, con frecuencia leve, pero que empeora lentamente

-se irradia de manera característica a la cadera, la pierna o los pies

-puede extenderse a los hombros, los brazos o las manos

•Impotencia masculina

•Entumecimiento en un área específica y delimitada (localizada)

•Empeoramiento súbito o rápido de síntomas neurológicos

•Debilidad o parálisis

 


 


 


Signos y exámenes

Un examen con frecuencia revela sensibilidad localizada sobre la columna vertebral. Una evaluación neurológica puede mostrar signos de compresión de la médula espinal, con compromiso de la parte inferior del cuerpo (paraplejía) o de todo el tronco, los brazos y las piernas (cuadriplejía).


El grado de pérdida neurológica se corresponde con la localización de la lesión en columna y con la cantidad de compresión de la médula espinal.


 


 


 


Exámenes que se pueden hacer:


•Análisis del líquido cefalorraquídeo

•TAC

•IRM

•Drenado del absceso y cultivo de este material


Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son aliviar la compresión de la médula espinal y curar la infección.


Algunas veces, se recomienda la descompresión quirúrgica de urgencia (por medio de una laminectomía, un corte a través de los huesos de la columna), dependiendo del estado del paciente. Este procedimiento implica drenaje del absceso, aunque algunas veces no es posible drenarlo totalmente.


Se prescriben medicamentos para matar el organismo responsable de la infección. Esto puede incluir antimicrobianos o una combinación de antibióticos.


En ocasiones, se pueden prescribir corticosteroides para reducir la inflamación y la compresión de la médula espinal.


Expectativas (pronóstico)

Un absceso de la médula espinal que no recibe tratamiento conduce a una compresión de la médula espinal que causa parálisis severa y permanente, al igual que otras pérdidas neurológicas, y es potencialmente mortal.


La evolución de una persona después del tratamiento puede variar y algunas tienen una recuperación completa. El drenado incompleto puede ocasionar el retorno del absceso o cicatrización de la médula espinal.


Complicaciones

El absceso puede ya sea lesionar la médula espinal por presión directa o puede interrumpir su riego sanguíneo llevando a que se presente un accidente cerebrovascular de dicha médula.


En cualquier caso, la función neurológica por debajo del área del absceso se deteriora enormemente. Las pérdidas neurológicas permanentes varían pero pueden abarcar:


•Pérdida de la sensibilidad

•Pérdida del control de la vejiga y los intestinos

•Impotencia masculina

•Debilidad, parálisis




Situaciones que requieren asistencia médica


La persona debe acudir al servicio de urgencias o llamar al número local de emergencias (como el 112 en España) si presenta síntomas de absceso de la médula espinal.

El tratamiento completo de los furúnculos, la tuberculosis y otras infecciones disminuye el riesgo.


A las personas con endocarditis o cardiopatías congénitas se les puede recomendar que tomen antibióticos preventivos antes de someterse a procedimientos dentales u otros procedimientos orales.

 


 



 


Actualzado el 16 de abril de 2010


 


Fuente: Clínica Dam en  http://www.clinicadam.com/

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad