publicidad

Vida Sana

Absceso epidural

  • 30/06/2016
  • 17:57 hrs.

    Definición:

 Un absceso epidural es una acumulación de pus (material infectado) localizada entre la cubierta exterior del cerebro, la médula espinal y los huesos del cráneo o la columna vertebral. Este absceso causa hinchazón en el área.


Nombres alternativos

Absceso de la médula espinal


Causas, incidencia y factores de riesgo

La causa del absceso epidural es una infección localizada entre los huesos del cráneo o la columna vertebral y las meninges externas, que son las membranas que recubren el cerebro y la médula. Esta infección se denomina absceso epidural intracraneal si se encuentra en el área del cráneo o un absceso epidural espinal si se encuentra en el área de la columna vertebral.


La infección generalmente es causada por bacterias (el estafilococo es común), pero puede ser causada por hongos. La infección puede deberse a otras infecciones en el cuerpo o a gérmenes que se diseminan a través de la sangre. No obstante, la fuente de la infección no se identifica hasta en una tercera parte de los pacientes.


En el caso del absceso epidural intracraneal (dentro del cráneo) los factores de riesgo abarcan:


•Infección crónica del oído

Mastoiditis

Sinusitis crónica

•Traumatismo craneal

•Neurocirugía reciente

 


Un absceso epidural se puede observar en pacientes con infecciones óseas de la columna vertebral (osteomielitis vertebral), furúnculos, infecciones de la sangre, y después de una cirugía de espalda u otros procedimientos invasivos que involucren la columna vertebral. También las personas que se inyectan drogas están en alto riesgo de presentar esta afección.


El absceso epidural es un trastorno raro y nueve de cada diez casos se localizan en la columna. La infección puede diseminarse a los huesos de la columna o del cráneo (osteomielitis), así como al líquido cefalorraquídeo y ocasionar meningitis, o llevar a la formación de un absceso cerebral o un absceso de la médula espinal.


Síntomas

Absceso epidural espinal:


Fiebre y dolor de espalda

•Incontinencia fecal o urinaria

•Dificultad para orinar (retención de la orina)

 


Absceso epidural intracraneal:


•Dolor de cabeza

Fiebre

•Letargo

•Náuseas y vómitos

•Dolor en el sitio de una cirugía reciente que empeora (en especial si está acompañado de fiebre)


Los síntomas neurológicos dependen de la localización del absceso y pueden abarcar los siguientes:


•Debilidad

Parálisis

•Disminución de la capacidad de movimiento de cualquier parte del cuerpo

•Pérdida de la sensibilidad en cualquier área del cuerpo o cambios anormales en la sensibilidad

 Signos y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y una evaluación neurológica para buscar pérdida de funciones, como el movimiento o la sensibilidad.


Con frecuencia, se necesitan exámenes como una TAC (TAC) o una IRM para confirmar la presencia de un absceso epidural.


Generalmente, se necesita una muestra del absceso para determinar lo que está causando la infección.


Tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la infección y reducir el riesgo de daño permanente. El tratamiento generalmente abarca antibióticos y cirugía, aunque, en raras ocasiones, se utilizan sólo antibióticos.


Generalmente, se administran antibióticos por vía intravenosa durante un período de 4 a 6 semanas. Sin embargo, es posible que algunas personas necesiten tomarlos por un período más prolongado, dependiendo del tipo de bacteria y de la gravedad de la enfermedad.


Usualmente, se necesita la cirugía para drenar o eliminar el absceso. Además, la intervención quirúrgica con frecuencia es necesaria para reducir la presión sobre la médula espinal o el cerebro, con el fin de prevenir la pérdida posterior de la función neurológica.


Expectativas (pronóstico)

Sin tratamiento, se puede presentar daño neurológico permanente o la muerte. Si el diagnóstico y el tratamiento se realizan en forma temprana, las posibilidades de recuperación son mejores. Infortunadamente, si el tratamiento se retrasa, puede haber pérdida irreversible de la función neurológica.


Complicaciones


•Recurrencia de la infección, lo cual es común incluso si se realiza un tratamiento

•Diseminación de la infección

Absceso cerebral

Absceso de la médula espinal

Meningitis

•Daño neurológico permanente (como daño cerebral, cambios sensoriales o parálisis) si se retrasa el diagnóstico y tratamiento


Situaciones que requieren asistencia médica

Cualquier persona que presente dolor de espalda persistente con fiebre o dolor de cabeza con fiebre debe ser vista por un médico. Se debe buscar asistencia médica si se presenta fiebre, dolor de cabeza persistente, dolor de espalda u otros síntomas de absceso epidural, en particular si existe un riesgo conocido para dicho trastorno.


Un absceso epidural constituye una situación de emergencia, por lo cual, el diagnóstico y el tratamiento oportunos aumentan ampliamente las posibilidades de un buen pronóstico. Una vez que se presente debilidad, parálisis o cambios en la sensibilidad, se reducen las posibilidades de recuperar la función perdida.

 


 



El riesgo de absceso epidural se puede reducir con el tratamiento de ciertas infecciones como infecciones del oído, sinusitis e infecciones del torrente sanguíneo. El diagnóstico y tratamiento oportunos son esenciales para prevenir las complicaciones.


 


 


 


Actualizado el 21 de abril de 2010


Fuente: Clínica Dam en http://www.clinicadam.com/

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad