publicidad

Vida Sana

Abstinencia alcoholica

  • 30/06/2016
  • 17:27 hrs.

                                           Definición

Se refiere a los síntomas que se pueden presentar cuando una persona suspende en forma repentina el consumo de alcohol después de haberlo estado bebiendo de manera excesiva todos los días.


 


Causas


La abstinencia alcohólica generalmente se presenta en adultos, aunque también puede presentarse en adolescentes o igualmente en niños. Puede suceder cuando una persona que consume alcohol en exceso deja de beber repentinamente.


Los síntomas de abstinencia o supresión se presentan por lo regular al cabo de 5 a 10 horas después del último trago, pero pueden ocurrir hasta 7 a 10 días más tarde. Lo siguiente generalmente se considera consumo excesivo de alcohol: Más de 15 tragos por semana para los hombres u 8 tragos por semana para las mujeres. Más de 5 tragos por día para los hombres o 4 tragos al día para las mujeres. Consumo habitual de alcohol que altera la vida y rutina de una persona, sin importar la cantidad consumida.


En esta definición, un trago tiene 12 gramos de alcohol y equivale aproximadamente 12 onzas (340 gramos) de cerveza, 5 onzas (140 gramos) de vino o 1.5 onzas (42.5 gramos) de alcohol de 45 grados.


Cuanto más tome todos los días, tendrá mayor probabilidad de desarrollar los síntomas de abstinencia alcohólica cuando deje de tomar.


La probabilidad de desarrollar síntomas de abstinencia graves también aumenta si usted presenta otros problemas de salud.


Síntomas


Los síntomas psicológicos de leves a moderados son:



Los síntomas físicos de leves a moderados son:



  • Dolor de cabeza general y pulsátil

  • Sudoración, especialmente en las palmas de las manos o la cara Náuseas y vómitos

  • Inapetencia

  • Insomnio (dificultad para dormir) Palidez Frecuencia cardíaca rápida

  • Agrandamiento de las pupilas de los ojos( pupilas dilatadas) Piel fría y húmeda

  • Temblor en las manos

  • Movimientos anormales involuntarios de los párpados


Los síntomas graves son:



  • Delirium tremens: un estado de confusión y alucinaciones visuales

  • Agitación

  • Fiebre

  • Convulsiones

  • Amnesia alcohólica o lagunas: se presenta cuando la persona olvida lo sucedido durante un episodio de ingesta de alcohol

Pruebas y exámenes


 El médico verifica:



  • Frecuencia respiratoria rápida (taquipnea)

  • Latidos cardíacos rápidos (taquicardia)

  •  Temperatura elevada Movimientos anormales del ojo

  • Manos temblorosas

  • Temblor general en el cuerpo

  • Ritmo cardíaco anormal

  • Sangrado interno

  • Insuficiencia hepática

  • Deshidratación


Se puede realizar un examen toxicológico al igual que otros exámenes de sangre.


 


Tratamiento


Los objetivos del tratamiento son tratar los síntomas inmediatos de abstinencia o supresión, prevenir complicaciones e iniciar una terapia prolongada para promover la abstinencia (no tomar en absoluto).


La persona probablemente tendrá que permanecer hospitalizada para una observación constante. Esto incluirá la vigilancia de: La presión arterial La temperatura corporal La respiración La frecuencia cardíaca Los niveles de líquidos y electrolitos (químicos en el organismo, como el sodio y el potasio) A muchos pacientes se les administran líquidos o medicamentos a través de una vena (IV).


Los síntomas de abstinencia o supresión pueden empeorar rápidamente y convertirse en una situación potencialmente mortal. Se pueden necesitar fármacos depresores del sistema nervioso central, como los sedantes, a menudo en dosis moderadamente altas, para reducir los síntomas.


El tratamiento puede implicar poner a la persona en un estado moderadamente sedado durante una semana o más hasta que se acaben los síntomas de abstinencia. Con frecuencia, un tipo de medicamentos conocido como benzodiazepinas sirve para reducir un rango de síntomas. El médico vigilará de cerca para ver si hay signos de delirium tremens. Es poco común que ocurran alucinaciones sin otros síntomas o complicaciones y se tratan con hospitalización y medicamentos antipsicóticos en la medida de lo necesario. También son necesarios los exámenes y el tratamiento para otros problemas de salud asociados con el consumo del alcohol.


Los trastornos relacionados con el consumo de la bebida son, entre otros:



  • Enfermedad hepática alcohólica

  • Trastornos en la coagulación de la sangre

  • Trastornos cerebrales crónicos como el síndrome de Wernicke-Korsakoff

  • Trastornos cardíacos como miocardiopatía alcohólica

  • Desnutrición

  • Daño neurológico ( neuropatía alcohólica)

  • Es aconsejable un período de desalcoholización después de que se acaben los síntomas de abstinencia.

  • No se permite el alcohol durante ese tiempo.


La abstinencia permanente y de por vida es el mejor tratamiento para aquellas personas que han sufrido los síntomas de supresión del alcohol.


Frecuentemente, se recomienda la rehabilitación para el alcoholismo, lo cual puede comprender apoyo social, como por ejemplo Alcohólicos Anónimos, medicamentos y terapia conductista. Grupos de apoyo Para buscar recursos adicionales, ver grupos de apoyo para el alcoholismo.


Pronóstico


La abstinencia alcohólica puede ir desde un trastorno leve y molesto hasta una afección seria y potencialmente mortal. Normalmente, los síntomas empiezan de 8 a 12 horas después del último trago. Los síntomas alcanzan su punto máximo en 48 a 72 horas y pueden persistir por una semana o más. Los síntomas como cambios en el sueño, cambios rápidos en el estado de ánimo y fatiga pueden durar de 3 a 12 meses o más.


Si una persona continúa bebiendo demasiado, puede desarrollar muchas afecciones como hepatopatía y cardiopatía. La mayoría de las personas que sufren de abstinencia alcohólica se recuperan por completo.


El pronóstico a largo plazo depende de qué tanto daño a órganos se haya presentado y de si la persona puede dejar de beber completamente. Cuándo contactar a un profesional médico La abstinencia alcohólica es una afección seria que puede convertirse de manera rápida en una situación potencialmente mortal.


Llame al médico o acuda a la sala de urgencias si los síntomas indican un estado de abstinencia alcohólica, especialmente si la persona tiene antecedentes de consumo habitual de alcohol o de haber suspendido su ingestión después de un período de consumo excesivo de esta bebida. Solicite una cita con el médico si los síntomas persisten a pesar del tratamiento. Igualmente, acuda al servicio de urgencias o llame al número local de emergencias (como el 911 en Estados Unidos) si se presentan convulsiones, fiebre, delirio o confusión severa, alucinaciones o latidos cardíacos irregulares.

 



 


 


 


 


 Reduzca o evite el consumo de alcohol. En las personas alcohólicas, puede ser necesaria la abstinencia total del alcohol.


 


 


 


 


 


 


 


Actualizado el 02 de mayo 2010

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad