publicidad

Vida Sana

Anorexia

  • 30/06/2016
  • 17:28 hrs.

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario que implica una incapacidad para permanecer con un peso corporal mínimo, considerado normal para la edad y estatura de la persona.


Las personas con este trastorno pueden tener un gran miedo a aumentar de peso, incluso cuando están con peso insuficiente. Ellas pueden acudir a dietas extremas, ejercicio excesivo u otros métodos para bajar de peso.


Causas




No se conocen las causas exactas de la anorexia nerviosa. Muchos factores probablemente estén implicados. La genética y las hormonas pueden jugar un papel. Las actitudes sociales que promueven tipos de cuerpos delgados poco realistas también pueden contribuir.


Más y más evidencia se aparta de la idea de que los conflictos dentro de una familia pueden contribuir a éste u otros trastornos alimentarios. La mayoría de las organizaciones de salud mental ya no apoyan esta teoría.


Los factores de riesgo abarcan:



  • Ser un perfeccionista

  • Sentir una creciente preocupación o atención por el peso y la figura

  • Tener problemas alimentarios y gastrointestinales durante la primera infancia

  • Tener un padre o una madre con anorexia o adicciones

  • Tener padres que viven preocupados por el peso y el adelgazamiento

  • Tener una imagen negativa de sí mismo y un alto nivel de sentimientos negativos en general

  • Sufrir un cambio de vida estresante, como un nuevo trabajo o mudarse, o situaciones como una violación o maltrato


La anorexia generalmente comienza en la adolescencia o a principios de la edad adulta y es más común en mujeres, aunque también se puede ver en hombres. El trastorno se observa principalmente en mujeres de raza blanca, de alto rendimiento académico y que tienen familia o personalidad orientada hacia el logro de metas.



Síntomas



Para que le diagnostiquen anorexia, una persona debe:



  • Tener un miedo intenso de aumentar de peso o engordar, incluso cuando su peso es insuficiente

  • Negarse a mantener el peso en lo que se considera normal o aceptable para su edad y estatura (15% o más bajo del peso esperado)

  • Tener una imagen corporal que está muy deformada, estar muy concentrada en el peso corporal o la forma y negarse a admitir o reconocer la seriedad de la pérdida de peso

  • No haber tenido su período menstrual durante tres o más ciclos (en mujeres)


Las personas con anorexia pueden limitar mucho la cantidad de alimento que comen, o comen y luego se provocan el vómito. Otros comportamientos abarcan:



  • Cortar el alimento en pedazos pequeños o moverlos alrededor del plato en lugar de comérselos

  • Hacer ejercicio a toda hora, incluso cuando hay mal tiempo, están lastimadas o están muy ocupadas

  • Ir al baño inmediatamente después de las comidas

  • Negarse a comer en torno a otras personas

  • Usar pastillas que las hagan orinar (diuréticos), tener deposiciones (enemas o laxantes) o que disminuyan su apetito (pastillas para adelgazar)


Otros síntomas de anorexia pueden abarcar:



  • Piel amarillenta o manchada que está reseca y cubierta con un fino vello

  • Pensamiento confuso o lento, junto con mala memoria o capacidad de discernimiento

  • Depresión

  • Boca seca

  • Sensibilidad extrema al frío (usar varias capas de ropa para permanecer caliente)

  • Pérdida de la fuerza muscular

  • Atrofia muscular y pérdida de grasa corporal


 



Pirámide de grupos básicos de alimentos


 


 


Pruebas y exámenes



Con pruebas médicas, se deben descartar otras causas de la pérdida de peso o la atrofia muscular. Los ejemplos de otras afecciones que pueden causar estos síntomas abarcan:



Se deben hacer exámenes para ayudar a determinar la causa de la pérdida de peso o qué daño ha causado. Muchos de los exámenes se repetirán con el tiempo para vigilar al paciente. Estos exámenes pueden abarcar:



  • Albúmina

  • Pruebas de densidad ósea para buscar huesos delgados (osteoporosis)

  • Conteo sanguíneo completo

  • Electrocardiografía (ECG o EKG)

  • Electrolitos

  • Pruebas de la función renal

  • Pruebas de la función hepática

  • Proteína total

  • Pruebas de la función tiroidea

  • Análisis de orina



Tratamiento



El mayor desafío en el tratamiento de la anorexia nerviosa es hacer que la persona reconozca que tiene una enfermedad. La mayoría de las personas que sufre este tipo de anorexia niega tener un trastorno alimentario y, con frecuencia, ingresan al tratamiento cuando su afección está bastante avanzada.


Los objetivos del tratamiento son primero restaurar el peso corporal normal y los hábitos alimentarios. Un aumento de peso de 1 a 3 libras por semana se considera una meta segura.


Se han diseñado muchos programas diferentes para tratar la anorexia. Algunas veces, el aumento de peso se logra usando horarios para comer, disminuyendo la actividad física e incrementando la actividad social, ya sea de manera ambulatoria o como paciente hospitalizado. Muchos pacientes comienzan con una estadía corta en el hospital y siguen en control con un programa de tratamiento diario.


Los profesionales de la salud que por lo general están involucrados en estos programas incluyen enfermeras profesionales, médicos, un nutricionista o dietista y profesionales en salud mental.


El tratamiento a menudo es muy arduo y requiere trabajo duro por parte de los pacientes y sus familias. Probablemente se ensayarán muchas terapias hasta que el paciente logre vencer este trastorno.


Los pacientes pueden marginarse de los programas si tienen expectativas poco realistas de "curarse" con la terapia sola.


Aunque una corta estadía en el hospital es una forma común de comenzar el tratamiento, una hospitalización más prolongada puede ser necesaria si:



  • La persona ha perdido mucho peso, como estar por debajo del 70% de su peso corporal ideal para su edad y estatura. La desnutricióngrave y potencialmente mortal puede requerir alimentación intravenosa o una sonda de alimentación.

  • La pérdida de peso continúa a pesar del tratamiento.

  • Se presentan complicaciones médicas, como problemas de frecuencia cardíaca, confusión o niveles bajos de potasio.

  • La persona sufre una depresión grave o piensa cometer suicidio.


Se utilizan diferentes tipos de psicoterapia para tratar a las personas con anorexia:



  • La terapia individual cognitiva conductista, la terapia de grupo y la terapia de familia han sido todas efectivas.

  • El objetivo de la terapia es cambiar los pensamientos o comportamiento de un paciente con el fin de estimularlo a comer de un modo más sano. Esta clase de terapia es más útil para tratar a los pacientes más jóvenes que no hayan tenido anorexia durante mucho tiempo.

  • Si el paciente es joven, la terapia puede involucrar a la familia entera. Los métodos más nuevos miran a la familia como una parte de la solución, más que la causa del trastorno alimentario.

  • Los grupos de apoyo también pueden ser una parte del tratamiento. En estos grupos, los pacientes y las familias se reúnen y comparten lo que les ha pasado.


Los medicamentos, como antidepresivos, antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo, pueden ayudar a algunos pacientes anoréxicos cuando se administran como parte de un programa de tratamiento completo. Los ejemplos abarcan: olanzapina (Zyprexa, Zydis), inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y antidepresivos. Estas medicinas pueden ayudar a tratar la depresión o la ansiedad.


Pronóstico




La anorexia nerviosa es una afección médica grave y potencialmente mortal. De acuerdo con algunos estimativos, lleva a la muerte en el 10% de los casos. Los programas de tratamiento con trayectoria tienen una buena tasa de éxito en la recuperación del peso normal, pero es común que la enfermedad reaparezca.


Las mujeres que desarrollan este trastorno alimentario a temprana edad tienen una mayor probabilidad de recuperación completa. Sin embargo, la mayoría de las personas con esta afección seguirá prefiriendo estar en un peso corporal bajo y estar preocupados hasta cierto punto por los alimentos y las calorías. El manejo del peso puede ser difícil y es posible que se requiera un tratamiento a largo plazo para ayudar a mantener un peso corporal saludable.



Posibles complicaciones



Las complicaciones pueden ser graves y es posible que se requiera hospitalización.


Las complicaciones pueden abarcar:



  • Distensión o hinchazón

  • Debilitamiento óseo

  • Desequilibrio de electrolitos (como el potasio bajo)

  • Ritmos cardíacos peligrosos

  • Disminución en los glóbulos blancos que lleva al aumento del riesgo de infecciones

  • Deshidratación severa

  • Desnutrición grave

  • Convulsiones debido a la pérdida de líquido por la diarrea o el vómito excesivos

  • Problemas de la glándula tiroides, que puede llevar a que se presente intolerancia al frío y estreñimiento

  • Erosión dental y caries



Cuándo contactar a un profesional médico



Hable con el médico si un ser querido está:



  • Excesivamente preocupado por el peso

  • Haciendo demasiado ejercicio

  • Restringiendo su ingesta de alimento

  • Con muy bajo peso


Conseguir ayuda médica oportuna antes puede reducir la gravedad de un trastorno alimentario.




 



 



 

En algunos casos, la prevención puede no ser posible. Alentar actitudes saludables y realistas hacia el peso y la alimentación puede servir. Algunas veces, la psicoterapia puede ayudar.


 


 


 


 


Actualizado el 1ª de junio de 2010


Fuente: http://www.nlm.nih.gov/

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad