Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Así afecta a los niños la enfermedad de piel de mariposa

La piel de mariposa es una enfermedad con la que se convive toda la vida

RedacciónOct 26, 2017 
Tiempo de lectura: 2 mins.

Lo + leído

Las enfermedades de la piel afectan a un buen número de personas y hay un padecimiento de este tipo que aunque es poco conocido, tiene importantes repercusiones: la enfermedad de piel de mariposa o piel de cristal.
¿Qué es la enfermedad de piel de mariposa?
La piel de mariposa, también conocida como epidermólisis ampollar, es una enfermedad genética, lo que significa que es hereditaria.

Se caracteriza por la formación de ampollas en la piel y hasta el momento, no existe un tratamiento curativo para esta enfermedad.

Las ampollas son producidas ante el más mínimo roce o ante cualquier trauma que se tenga en la piel y generalmente, se presentan al nacer o después del nacimiento. Puede presentarse con frecuencia picazón en la piel e intolerancia al calor.

>>Te puede interesar: 4 alimentos básicos para bebés de 6 meses 
Sin cura para la piel de mariposa
Olga Gutiérrez, dermatóloga pediátrica del Hospital General Pediátrico Niños de Acosta Ñu, afirma que la piel de mariposa es una enfermedad con la que se convive toda la vida.

Así mismo, la dermatóloga subraya la importancia de la prevención en las complicaciones de la enfermedad:

"Primeramente, la prevención, si decimos que las ampollas se forman ante el más mínimo roce, significa que hay que evitar los traumas para que estos niños no presenten ampollas".

Esto significa que el bebé o el niño no puede exponerse ni al más mínimo roce de ropa o juguetes, además, los baños deben realizarse en una tina con productos de limpieza especiales.

La experta afirma que la enfermedad de mariposa puede detectarse por medio de estudios genéticos, aunque estos pueden hacerse hasta después del nacimiento, cuando el niño ya empieza a presentar ampollas.

Por desgracia, la mayoría de los pacientes son casos únicos en sus familias, por lo que no se hicieron estudios previos, concluye la Dra. Gutiérrez.

>>Te puede interesar: Mujeres embarazadas con un perro, tienen hijos más sanos 

(Con información de Última Hora)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda