Biomarcadores, podrían señalar daño hepático

Por su investigación sobre modelos en la progresión de la fibrosis hepática, investigadora de la UNAM gana la beca L’Oréal-UNESCO.

13/05/2013 9:54
AA

Por su proyecto, que forma parte del estudio “Relación entre la progresión del proceso fibrogénico hepático y las concentraciones séricas de las proteínas de unión al factor de crecimiento insulinoide”, Carolina Guzmán Arriaga, investigadora de la Unidad de Medicina Experimental de la Facultad de Medicina (FM), obtuvo la Beca L’Oréal UNESCO-Academia Mexicana de Ciencias 2012, en el área de Ciencias Naturales.

La científica interesada en las patologías del hígado, (órgano que realiza múltiples funciones que permiten al ser humano mantenerse saludable, incluido el almacenamiento de energía, y la eliminación del alcohol y toxinas de la sangre), busca determinar el papel de la familia de proteínas IGFBP, como biomarcadores no invasivos del proceso fibrogénico.

De acuerdo con la investigadora, el análisis permitirá identificar patrones de progresión de la fibrosis hepática –uno de los componentes fundamentales de daño crónico, cuya fase final es la cirrosis–, y que contribuirían a mejorar el diagnóstico y pronóstico de ese padecimiento.

¿Qué la fibrosis hepática?

Es una respuesta del hígado ante agentes que dañan ese tejido, como el consumo crónico de alcohol, la presencia de virus hepatotrópicos como la hepatitis B o C, así como el hígado graso no alcohólico, que puede derivar de la obesidad, diabetes, o de algunos otros problemas metabólicos.

Por lo que si el daño persiste de manera crónica por unos 30 años, el paciente desarrollará cirrosis, que es su etapa más avanzada y una de las principales causas de muerte en el país, razón de que centrara su investigación en el diagnóstico, ya que  durante su progresión es poco confiable, “así que es necesario identificar biomarcadores en sangre que lo mejoren”, indicó.

Así que durante los estudios, observó que las proteínas IGFBP tenían relación con la síntesis de las proteínas que conforman esa cicatriz  en el hígado y que podrían regularla.

Asimismo, en un estudio previo en laboratorio identificó a una de ellas, la IGFBP1, que estudió en pacientes con hepatitis C crónica, y observó que sus concentraciones en sangre eran hasta 25 veces más altas que en sujetos sanos.

Lo que la llevó posteriormente a encontrar que existen más proteínas en esta familia involucradas en las síntesis de colágena, que es uno de los principales componentes de la cicatrización, y otras relacionadas con el proceso de cáncer, lo cual “es interesante porque la cirrosis es el principal factor de riesgo para el carcinoma de hígado”, expuso.

La doctora en ciencias biomédicas resaltó que si bien su indagación no está encaminada al estudio de la cirrosis, los resultados podrían convertirse en una nueva opción diagnóstica para la fibrosis hepática y, en consecuencia, identificar a las personas que están en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Ya que “la principal forma de prevenir la cirrosis sería con la eliminación del agente que causa el daño; en algunos casos es posible, y en otros no”, enfatizó.

Por eso que su fin sea determinar el funcionamiento de las proteínas IGFBP, para constituirlo como una herramienta diagnóstica, que funcionaría como una alternativa no invasiva a la biopsia”, concluyó la especialista. (Con información de la UNAM)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: