Blanqueamiento dental provoca sensibilidad

Este procedimiento debe aplicarlo un profesional para evitar que se dañen los dientes, explica experto a SUMEDICO.

13/09/2011 9:19
AA

Todos queremos dientes blancos, pues nos ayuda a tener una mejor autoestima, sonreímos con más confianza y una dentadura cuidada nos abre muchas puertas porque siempre es percibida como más agradable una persona con una linda sonrisa.

Para lograr el efecto de la mejor sonrisa, hay dos formas, una y la más efectiva, acudir al consultorio dental para realizarse el procedimiento de manera profesional, y la otra, hacerlo en casa con ayuda de productos y químicos de libre venta en el mercado.

En entrevista con SUMEDICO, el doctor Alfredo Sakar (*), especialista en salud dental, indicó que en definitiva, “el resultado del consultorio siempre será mejor que el comprado en la tienda, pues el que venden en cualquier lado no tiene las concentraciones suficientes para llegar a lo más blanco posible”.

De acuerdo con el especialista, todos podemos realizarnos un tratamiento para blanquearnos los dientes, y lo mejor es siempre que esté en vigilancia médica, pues muchos de nosotros “tenemos restauraciones en la boca sobre las que este tratamiento no actúa y que por lo tanto se verán pardas y hay que ver de qué forma queda más uniforme el color”.

Otra de las observaciones que el doctor Sakar hace, es que este procedimiento debe realizarse como máximo dos veces al año, pues no es un procedimiento definitivo, y en “los 30 años que tengo de experiencia como dentista puedo afirmar que es el procedimiento más impredecible de todos los que se hacen en la boca”.

Además de no ser para toda la vida, este tratamiento blanqueador aunque no daña a los dientes, ni carcome el esmalte, sí los vuelve sensibles y “para quitar esa sensibilidad que fastidia y lastima, es preciso nivelar la pulpa dentaria con flúor, producto que no se consigue en la tienda y solo el dentista puede colocarlo”.

Jamás se pueden garantizar resultados

“Los pacientes son muy desobedientes y siguen muy mal las instrucciones por ello se hace aún más complicado saber de qué color quedarán los dientes al finalizar el tratamiento, por ello yo recomiendo que también se complemente con uno para casa que yo les doy”, afirmó Sakar.

En el consultorio se aplica el producto que se activa con la luz, dura una hora, y durante siete días más el paciente se tiene que aplicar otro durante dos horas para completar el tratamiento del blanqueamiento de forma más satisfactoria, explicó el especialista.

Además de esta disciplina, el dentista indicó que durante 15 días el paciente debe evitar que sus dientes tengan contacto con todo lo que tenga colorante, y tiene que ingeniárselas para ver como comen sin dañarse la dentadura, pues “el perejil, la zanahoria, el vino, todo tiene pigmentos y hay que evitarlos por 15 días”.

El especialista concluyó diciendo que los pacientes que son más disciplinados en cuanto al tratamiento de casa y que se alejan de los pigmentos tienen los resultados más predecibles, aunque jamás garantizados.

(*) Dr. Alfredo Sakar
Presidente del Consejo Mexicano de Rehabilitación Oral y Maxilofacial A.C.
asakar@sakardental.com.mx
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: