Body Worlds, el cuerpo humano visto como es

La exposición presenta a más de 200 cuerpos humanos reales, así como órganos y láminas para comprender mejor el funcionamiento. SUMEDICO estuvo ahí.

22/09/2010 11:43
AA

Con sede en el museo de ciencia y tecnología Universum, se presenta en México, por primera vez, la exposición original que se basa en el proceso de plastificación para la “creación” de órganos y cuerpos humanos a partir de cadáveres.

La exposición, que debe ser vista como científica y no artística, a pesar de estar conceptualizada como tal, debe servir para crear conciencia en las personas respecto al daño que podemos hacer a nuestro cuerpo. Sobre todo porque el eje direccional de esta exposición es el corazón.

Donadores en pro de la ciencia

Cuerpos completos y órganos de la exposición fueron donados por personas que dispusieron que a su muerte, sus cuerpos pudiesen ser utilizados en la exposición en pro de la ciencia y la educación, siempre y cuando no se revelaran sus identidades ni las causas de sus muertes.

Uno de los rasgos más interesantes de la exposición arranca desde el momento en que se pisa el lobby, ya que uno es recibido por un corazón real, enrojecido y de sangrado casi palpable, bien protegido por una vitrina, una sola pieza para un cuarto oscuro en donde, en el sonido ambiente, se escuchan latidos que envuelven el silencio del espectador y representan la importancia de esa pieza de plástico que nos da la bienvenida, que alguna vez fue real y que es el núcleo principal de esta exposición.

En entrevista con SUMEDICO, el director de la exposición, el arquitecto Enrique Rubira, comenta que una de las cosas que más le gusta de la exposición es precisamente que es educacional, ya que puede aprenderse cómo funciona el interior del organismo, ya que de esa manera se crea consciencia y se opta por llevar un estilo de vida saludable.

El primer esbozo de Body Worlds surgió en 1977 cuando su creador, el Dr. Gunther von Hagens, consideró que si se curaba plástico alrededor de cuerpos muertos, por qué no mejor se inyectaba ese plástico en el cuerpo para poder convertirlo en algo tangible, posible de tomar con las manos y de admirar todo su esplendor biológico.

El proceso comenzó extrayendo del cuerpo todos los fluidos y grasas corporales para evitar la descomposición, y sustituidos por razón de infiltración constreñida al vacío con resinas reactivas y plásticos, tales como la goma silicónica y resinas epoxídicas, que se endurecen mediante la acción del gas, la luz o el calor, dotando a los especímenes de rigidez y permanencia.

De este proceso se obtiene una reproducción exacta del interior de cualquier órgano del cuerpo humano. Puede parecer sencillo, sin embargo, al doctor von Hagens le tomó cerca de 13 años perfeccionar la técnica de la plastinación.

En este caso, la exposición de Gunther von Hagens’ BODY WORLDS: The Original, presenta más de 200 cuerpos humanos reales, incluyendo ejemplares plastinados de cuerpo entero, órganos individuales, disposiciones de órganos y láminas traslúcidas de cuerpos. La exposición permite igualmente a los visitantes ver y comprender mejor la derivación a largo plazo de las enfermedades, los efectos del consumo de tabaco (cáncer, cirrosis) y la mecánica de las prótesis artificiales tales como caderas y rodillas.

Unas de las piezas que más llaman la atención son los pulmones de una persona abstemia y un fumador comparados incluso con pulmones reales afectados por nódulos pulmonares. La diferencia no sólo es abismal, también señala con la crudeza de la realidad la manera como se daña al cuerpo al introducirle sustancias perjudiciales.

La idea general de la muestra, tal y como lo comenta el arquitecto Enrique Rubira, es conocernos por dentro, porque es la mejor manera de estar al tanto del daño o el beneficio que podemos hacerle a esta máquina perfecta y maravillosa.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: