Botox mejoró vida de Briseida

Briseida de 9 años y 10 kilogramos de peso, paciente con parálisis cerebral, ha mejorado su vida por terapia de botox.

26/08/2011 9:21
AA

Briseida Itzel Salazar Miranda tiene nueve años de edad y cuenta con tan sólo 10 kilogramos de peso, ella nació con parálisis cerebral a causa de una negligencia médica, pues según relata su madre, cuando ya era tiempo de que naciera, no le daban el acceso en el centro de salud porque no tenía contracciones y Briseida nació algunas semanas después de que estuviera lista para esta vida.

Hace seis años, Briseida empezó a ir a terapia al DIF de Tlaltizapan en Morelos, pues todo su cuerpo se encontraba totalmente contraído haciendo muy complicado su cuidado “incluso no podía ni cambiarle bien su pañal y asearla”, dijo su madre a SUMEDICO.

Cuando por fin, los médicos de esta institución lograron que se consiguieran viales para tratamientos con toxina botulínica, Briseida fue de las primeras en ser elegidas para este proceso.

“El doctor Viveros nos dijo que el botox era bueno para relajarla, que eso nos iba ayudar mucho a quitarle el dolor y a que estuviera tan dura, entonces dije que sí, en enero nos dieron las primeras aplicaciones y ahora ya vamos por la segunda”, afirmo la mamá de Briseida.

Aún no saben cuánto tiempo le estarán brindando el tratamiento, pero por lo menos la señora Miranda sabe que tiene la garantía de que durante un año su hija podrá gozar de los beneficios que el botox ofrece.

Piquete doloroso pero eficaz

La señora Miranda afirmó a SUMEDICO que la primera vez que vio la aguja con esta toxina entrar al cuerpo de su hija sintió dolor como ella, incluso en esta ronda de aplicaciones a la señora se le escaparon unas lágrimas mientras los especialistas daban el tratamiento a su hija.

Sin embargo, el dolor puede desvanecerse comparado con los beneficios que ha traído a Briseida “a los cuatro días de la primera aplicación la bolita que se le ve en su conejito se quitó por completo, cuando la movía yo, ya no me jalaba tanto sus piernas, nos ayudó mucho”.

Pero Briseida jamás se queja, ¿cómo es que su mamá se percata cuando algo le está doliendo a su pequeña hija?, la señora Miranda afirmó que cuando la niña tiene dolor “no emite sonidos, ni caras, ni nada, sólo encoge sus brazos rígidamente hacia su cuerpo”.

Finalmente la madre de Briseida invitó a todos los padres de familia que tienen hijos con estas condiciones a acercarse a sus centros de salud y pedir el tratamiento que “ayuda bastante a nuestros hijos y a nosotros para cuidarlos mejor”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: