Botox, solucionaría la vejiga hiperactiva

A la repentina urgencia de querer ir al baño se le conoce como vejiga hiperactiva, y es muy común tanto en hombres como en mujeres.

23/06/2011 10:41
AA

Son muchas las personas que al momento de meter la llave al cerrojo para entrar a su casa, o bien al escuchar caer agua de una fuente o la llave del lavabo, e incluso sin causa alguna, sienten la urgencia de ir al baño e incluso hay momentos en que no pueden contener la orina, a este tipo de afección se le conoce como vejiga hiperactiva y es sumamente común tanto en hombres como en mujeres.

Así lo explicó el doctor José Luis Campos Contreras, miembro de la Sociedad Mexicana de Urología, al referir que en México hasta el 23 por ciento de la población padece de vejiga hiperactiva, sin embargo el 50 por ciento no lo considera una enfermedad.  

Sin embargo, de no tratarse a tiempo el problema se acrecienta de manera tal que las personas registran ya incontinencia urinaria lo cual, a su vez, les representa un grave problema tanto físico como psicológico, pues el no poder contener la orina provoca que su ropa esté constantemente húmeda y con mal olor.

Pero hay consecuencias aun más graves en caso de no atenderse adecuadamente, pues la orina ascienda por los uréteres hacia los riñones provocando el mal funcionamiento de éstos lo que condiciona a sufrir de insuficiencia renal. Es por ello que la detección y diagnóstico de este trastorno en etapas iníciales es prioridad para obtener los mejores resultados y evitar las complicaciones.

Uno de los grandes problemas en el tratamiento de este padecimiento, apuntó el doctor José Luis Campos, es que los fármacos orales empleados producen efectos secundarios como somnolencia, boca seca y pérdida de memoria, entre otros, por lo que los pacientes lo abandonan y, a causa del mal olor que desprenden, tienden a auto limitar su vida familiar, social y laboral, al encerrarse en sus casas, e incluso en ocasiones en sus recámaras.

Causas de la vejiga hiperactiva

El doctor José Luis Campos explicó que existen dos tipos vejiga hiperactiva: 

  • Idiopática.- Causada por la contracción del músculo de este órgano, desconociéndose las causas de ello.
  • Neurogénica.- Resultado de algún daño en algún nivel del sistema nervioso central o médula espinal. Las causas pueden tener como origen enfermedades neurológicas, infecciones o inflamación del tracto urinario, aumento de peso y la edad; también existen factores de riesgo tales como diabetes y obesidad.

El especialista de la Escuela Médico Militar, apuntó que la norma médica establece que el Botox se utiliza en pacientes que no responden a la terapia convencional, o bien cuya enfermedad ha avanzado por abandonar el tratamiento. 

El uso de Botox, apuntó, tiene grandes bondades, pues ayuda a prevenir las contracciones involuntarias de la vejiga que provocan la pérdida de orina permitiendo que esta se vacíe cuando el paciente la comprima normalmente, además de disminuir el riesgo de reflujo de tal manera que se logre controlar la incontinencia urinaria.

Además, tiene un 88 por ciento de efectividad y su aplicación no es constante, pues los efectos de este ácido durante de 8 a 9 meses. Se han registrado casos en que con una sola aplicación, en especial tratándose de vejiga hiperactiva idiopática, que se requiere de una sola aplicación. Las posibles afectaciones colaterales corresponden a la de cualquier tipo de operación.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: