Brasil da créditos a medicina genómica

A través de la medicina genómica se puede conocer y decidir si un fármaco puede ser efectivo o negativo para un paciente.

23/05/2012 3:06
AA

El gobierno de Brasil dedica el 10 % de sus créditos para apoyar empresas nacientes especializadas en medicina genómica e innovación. Este dinero de la banca de desarrollo se enfoca principalmente para ayudar a nuevas empresas biotecnológicas durante las primeras etapas del nacimiento de medicinas o métodos de diagnóstico. Gracias a ese apoyo gubernamental, en las siguientes etapas del desarrollo de medicamentos, se reciben financiamientos más sólidos de fondos privados.

Así lo explica un informe del Banco Mundial, con cifras comparativas de Brasil, México, China e India, presentado en esta ciudad brasileña horas antes del inicio del encuentro sobre Innovación en Salud en el que participa medio centenar de periodistas de América Latina.

En el informe no se obtuvo información sobre créditos del gobierno mexicano para empresas mexicanas que desarrollen medicamentos biotecnológicos o que se apoyen en la medicina genómica.

Las cifras del Banco Mundial, actualizadas hasta enero de 2012, subrayan que países como Brasil han entendido que no pueden seguir el mismo modelo que los países más ricos y retirar las manos del fomento a las industrias innovadoras. En Brasil el gobierno ha asumido el papel de poner dinero para las nuevas empresas biomédicas en las etapas más jóvenes, donde hay más riesgo y no quieren invertir los bancos ni los fondos de inversión.

La medicina genómica es el área del conocimiento en la que se puede conocer y decidir si un medicamento puede ser efectivo o negativo para un paciente, dependiendo de los genes que tiene. Este tipo de información es muy útil en enfermedades graves, como el cáncer, donde cualquier pérdida de tiempo o rechazo en el tratamiento del paciente puede hacerle perder la vida.

México tiene buen futuro

Las mismas cifras en las que se compara a las cuatro economías emergentes más destacadas del mundo (Brasil, Chinal India y México), señala que México tiene también varios puntos de fortaleza en el campo de la medicina genómica y la bioeconomía, por ejemplo, es el primero de los cuatro países que formó un Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmeen) y que ha destinado muchos recursos a la formación de nuevos científicos en las mejores instituciones del mundo y que tiene una institución sólida que dirige su política científica; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)

Entre los puntos débiles de México para crecer más en el campo de la innovación y la medicina genómica, están el hecho de que en 25 años casi no ha aumentado su número de patentes solicitadas por año y que está estancado el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) que dedica a la ciencia. Mientras Brasil, China e India ya invierten el 1% o más de su PIB en investigación y desarrollo, en México la inversión tiene más de 30 años rondando entre el 0.35 y 0.4% del PIB.

Estos datos no significan que los pacientes mexicanos no podrán beneficiarse de los avances de la medicina genómica, que se espera que revolucionen la medicina en los próximos diez años. El verdadero impacto negativo para México será que tendrá que pagar mucho por esas nuevas medicinas y equipos de diagnóstico y aumentará su pago de regalías por patentes y derechos de propiedad industrial las cuales han rondado los mil millones de dólares anuales en algunos años de la última década. 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: