Buen estilo de vida mantiene corazón sano

Tareas como escribir la cantidad de ejercicio que se hace, puede mantener a las personas cardiosaludables, según estudios estadounidenses.

14/07/2010 8:51
AA

Cientos de pruebas demuestran que mantenerse en forma y comer bien son fundamentales para una vida larga y saludable, pero el hecho de que más de 8 millones de estadounidenses tengan un historial de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular o insuficiencia cardiaca sugiere que muy pocos están tomando en serio este mensaje.

Esto de  acuerdo con un estudio de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA), en el que se examinaron 74 estudios publicados anteriormente y se desarrollaron estrategias específicas de comportamiento de salud para ayudar a las personas a mantenerse cardiosaludables.

La AHA considera que tomar medidas de sentido común, tan simples como escribir la cantidad de ejercicio que se hace cada día, puede mantener a las personas cardiosaludables.

Esta pequeña información puede ayudar a que el paciente se mantenga motivado para seguir un estilo de vida más saludable, señaló la Dra. Mary Ann McLaughlin, presidente de la Junta de Directores de la AHA de la ciudad de Nueva York.

“Se trata de una revisión sistemática de múltiples estudios que han abordado los cambios de estilo de vida y su relación con la actividad física y la dieta”, agregó el Dr. Ralph Sacco, presidente de la AHA y profesor de neurología, epidemiología y genética humana en la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami.

Factores del estilo de vida, como una dieta pobre y falta de actividad física, son los principales culpables de la doble epidemia de obesidad y enfermedad cardiaca. La enfermedad cardiaca sigue siendo la causa número uno de muerte en Estados Unidos.

De acuerdo con la información de respaldo del estudio, mejorar estos factores para erradicar la principal enfermedad cardiovascular elevaría la esperanza de vida de los estadounidenses a cerca de siete años.

Conocer bien cuál es su estado cardiovascular actual es un buen comienzo, señalan los expertos.

El programa Lifes Simple 7 es una de las formas en que las personas pueden comprender cuáles son los riesgos y comenzar a tomar el control sobre su salud, explicó Sacco. En él, la AHA pide a los estadounidenses que sigan siete directrices para una vida sana, entre las que se encuentran controlar la presión arterial y mantenerse activo.

Otros estudios han revelado que las estrategias de comportamiento cognitivo-conductual, intervenciones que ayudan a una persona a cambiar comportamientos poco saludables específicos, son la piedra angular de los esfuerzos para hacer cambios duraderos en el estilo de vida.

Fijarse metas concretas es también importante al igual que los objetivos orientados a un comportamiento (por ejemplo, la cantidad de comida que pone en su plato) en lugar de un resultado (por ejemplo, los niveles de presión arterial), según varios estudios.

Conjuntamente con esto, los que logran hacer cambios en su estilo de vida también suelen tener mejor autocontrol, no sólo para comprender cuáles son sus puntos flacos y obstáculos, sino también para monitorizar sus progresos. Aquí es útil realizar un verdadero seguimiento del programa, escribir la distancia que está caminando o cuánto está comiendo y darse crédito por los progresos que va realizando.

“Si nos fijamos en la pérdida de peso, muchos de los estudios demuestran que los que tienen éxito son los que escriben honestamente lo que comen todos los días”, dijo McLaughlin, que también es profesor asociado de medicina y cardiología del Centro Médico Mount Sinai en Nueva York. “Esta directriz particular demostró que si esto mismo se aplica a la actividad física y el médico le dice que salga y haga 30 minutos de ejercicio al día y que lo escriba, esta interacción ayuda a motivar al paciente a llevar un diario de lo que hace. Una vez que lo vean por escrito, son más propensos a continuar por esa misma línea”.

El seguimiento es importante; cuanto más se mantenga en contacto con un profesional médico o mentor, más probabilidades tendrá de conservar el peso a raya y de reducir sus riesgos cardiacos en el futuro.

Pero va a requerir más esfuerzos individuales para realizar cualquier tipo de cambio duradero, aseguraron los autores.

“La AHA tiene un comité defensor que se ha propuesto algunos objetivos estratégicos para que los legisladores lo tomen en cuenta”, apuntó Sacco.

Estos incluyen más actividad física en las escuelas y programas dirigidos específicamente para prevenir la obesidad infantil (como la iniciativa de Michelle Obama “Let´s Move”). Esta campaña tiene como objetivo el resolver el problema de la obesidad infantil en el periodo de una generación para que los niños que nazcan ahora lleguen a la edad adulta con un peso saludable

Los cambios en el etiquetado de alimentos, como los que se han llevado a cabo en Nueva York y otras áreas, ayudan a que los consumidores sea más conscientes de lo que están poniendo en sus cuerpos y por lo tanto también podrían ayudar, señaló Sacco.

“El etiquetado que específica las calorías o las cantidades es importante para los productos alimenticios y los menús”, apuntó Sacco. Además, la Ley de Cuidado de la Salud Asequible debería cubrir más servicios de prevención, finalizó.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: