Bullying, síntoma de un problema mayor

Para resolver un caso de acoso escolar es necesario que tanto la víctima como el victimario reciban terapia, señaló especialista.

29/04/2013 6:55
AA

Violencia y agresión, ligadas al bullying, son resultado de una carencia emocional, una falta de inteligencia emocional, dijo a SUMEDICO el psicólogo educativo Carlos Ávila Cota, de AMCO México.

El especialista señaló que muchas de las conductas de las nuevas generaciones son modeladas a través de medios como el cine, la televisión e internet, en donde “encontramos contextos de agresión y violencia. Si nos situamos en la escuela y en la pubertad entre los 8 y los 14 años, hallamos a un joven en proceso de desarrollo, y si no ha tenido un sano aprendizaje, va a reflejarse con violencia”.

Explicó también que la carencia de salud en la convivencia social, partiendo de la familia, que es el centro neurálgico del aprendizaje, al crecer, la convivencia se torna agresiva e irrespetuosa, porque no se ha fomentado lo contrario.

Políticas e intervención

El terapeuta señaló que existen dos formas para intervenir respecto a la incidencia del bullying:

  • Prevención.
  • Resolución de conflictos.

Respecto a la prevención, el especialista señaló que se han realizado esfuerzos interesantes por medio de campañas, talleres para alumnos y padres de familia, capacitación para maestros sobre cómo intervenir, y señaló que, en ocasiones, no hay más remedio que aplicar otras medidas de prevención como filtros escolares y revisión de mochilas.

En cuanto a la resolución de problemas, el especialista señaló que hay intervenciones legales, así como de trabajo social y psicoterapéutico tanto para la víctima como para el victimario, así como para las familias.

“Es importante abordar el bullying como un problema social que tiene un origen en los patrones educativos, hay que conocer la raíz, hay que tomar en cuenta aspectos como la educación, la convivencia familiar y la salud mental”, señaló.

También enfatizó que un problema social requiere de una responsabilidad compartida, “porque la vida de cada individuo es un tema social”.

Tratamientos

Indudablemente, los involucrados en un caso de bullying deben recibir terapia, ya que existe un impacto emocional y psicológico, la cual se centra principalmente en las víctimas, para atender el shock emocional y de autoestima, que puede afectar sus habilidades sociales.

En cuanto al victimario, es necesario comprender que su actitud es parte de una llamada de atención, “está pidiendo ayuda, y su mecanismo de defensa es la agresión, porque hay una situación de poca autoestima”

“Los padres deben entender que son responsables del sano desarrollo emocional de sus hijos, y los maestros, por su parte, deben estar informados y capacitados para educar previniendo y resolviendo las confrontaciones”, señaló.

Panorama a futuro

Las medidas para enfrentar el problema, de acuerdo con el experto, deben comenzar con una fuerte intervención de la sociedad y las instituciones, porque “en los últimos 20 años ha habido una tendencia por el descuido del desarrollo emocional de los niños, a causa del ritmo acelerado que priva en la sociedad actual. Hay que replantear las culturas, valores y estilos de vida, sólo así habrá una transformación profunda”, aseguró.

(*) Carlos Ávila Cota
Psicólogo Educativo y Gerente Académico de AMCO®
www.amco.me

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: