Bullying, un problema de salud pública

Se diferente al grueso de la población con quien se convive vuelve a una persona un sujeto vulnerable a ser acosado.

24/04/2013 8:31
AA

Ser muy alto, muy bajo, muy delgado, con obesidad, tener problemas ortopédicos o simplemente ser diferente al grueso de la población, provoca que alguien sea vulnerable a ser sujeto de bullying (acoso escolar).

El acoso escolar es un problema de salud pública porque afecta tanto la salud física como psicológica de los menores, según refirió en conferencia Trixia Valle, directora de la Fundación en Movimiento dedicada a reducir estas agresiones en escuelas.

De acuerdo con la activista, es falso que la mayoría de los niños acosadores vengan de hogares con violencia “nos hemos percatado que la mayoría de los niños “buly”, o agresores, fueron buleados anteriormente y ahora ellos comienzan el acoso, por miedo a ser molestados nuevamente”.

Y el otro caso más común de niños bully es “cuando vienen de familias sobre protectoras en las que el niño no tiene límites, siempre le complacen en todo, el niño nunca está equivocado, y si llega reportado de la escuela por haber golpeado a otro niño, los padres van y denuncian a la maestra en derechos humanos”.

La experta refirió que en estos casos es necesario trabajar de fondo tanto con las víctimas, como con los agresores, los cómplices, los profesores y los padres de familia, para evitar que el problema que hoy afecta a 65% de los niños mexicanos siga creciendo y poniendo en riesgo la vida de los demás niños.

Trixia comentó que muchas veces los niños no afirman que los están molestando porque les da vergüenza admitir lo que les están diciendo y “su cerebro prefiere borrarlo y por muchos años dirán a mí no me paso eso, porque cuando algo toca nuestra vergüenza no queremos aceptarlo”, mencionó la directora.

Y estos episodios incrementan aún más el problema, y lo ocultan,  “incluso pueden pasar varios años para que la persona reconozca que fue molestada, acosada y ridiculizada, generando graves daños emocionales, que causará que se vuelva muy agresiva con otros más débiles”.

Trixia, quien alguna vez en su vida fue buleada, reconoció que muchas veces las personas quieren dejar de asistir a la escuela porque los hacen sentir que no valen nada, o “ellos mismos aun cuando en la escuela no haya problema, el compararse con modelos photoshopeados, sienten que no merecen estar entre los demás porque no corresponden a esas imágenes mediáticas y puede llevar a autoagresiones graves”.

“Además ahora vemos que entre los niños, ya no son los mini malos que le dicen tonto al otro, que un cuando eso lastima, vemos cosas muy graves como acoso sexual incluso en niños de primaria, donde se ve vulnerada su intimidad y algunas veces su integridad física”.

Para reducir estos problemas, la activista recomendó a los padres procurar pasar tiempo de calidad con los hijos, aunque sean solo unos minutos día a día para generar confianza, evitar comprarles videojuegos agresivos y optar más por los educativos, y no dejar que los medios les envíen imágenes equivocadas y mensajes erróneos de lo que es bueno y aceptado.

Problemas de salud que se agravan por bullying

De acuerdo con la OMS el 25% de los niños en edad de educación primaria padecen algúna discapacidad visual, de ellos el 80% pueden corregir  su problema con el uso de gafas correctivas de la visión debido a que su discapacidad es a causa de errores de refracción como:

Sin embargo, muchos de los niños prefieren retirarse los lentes en el interior de la escuela para no ser agredidos por sus compañeros, y esto provoca que bajen considerablemente su rendimiento escolar y que al no ver lo que se anota en el pizarrón comiencen a distraerse y a desconcentrar a sus demás compañeros.

Cuando esto ocurre, el oftalmólogo pediatra, José Luis Merino, señaló que los niños pueden a ser diagnosticados e incorrectamente medicados para el control de un supuesto Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

“Pero en realidad lo que ocurre es que el niño se distrae se aburre y comienza a esparcirse por la clase, pero es porque no ve, no porque no logre mantener la atención en clase”, afirmó.

Por ello afirmó que es responsabilidad de los padres verificar primero que su hijo no tenga problemas con la calidad de su vista, y en caso de comprobarse algún tipo de discapacidad, optar por las opciones disponibles para su edad y su problema como pueden ser lentes de contacto o lentes aéreos (gafas).

Para ayudar a lograr un apego en el uso de los lentes, el experto recomendó:

  • Dejar que los niños elijan su armazón para que les guste
  • Usar la tecnología que les proteja la vista
  • Darles confianza y mencionarles los beneficios que tienen el uso de lentes
  • Optar por tecnología fotosensible como Transitions, porque eso despierta un plus, y ayuda a que los demás niños quieran también lentes oscuros durante el recreo, y se reduce un poco el bullying, aunque afirmó, no es garantía para evitar el acoso.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: