Cámaras bronceadoras provocarían adicción

Una proporción de las personas que se broncean reúne los criterios estándares de la adicción e informan tener de ansiedad y uso de sustancias.

22/04/2010 12:38
AA

¿Puede el bronceado en interiores causar adicción?

De acuerdo con una nueva investigación, la respuesta es “sí”, ya que una proporción de las personas que se broncean de manera continua con lámparas solares reúne los criterios estándares de la adicción, al mismo tiempo que informan tener mayores niveles de ansiedad y uso de sustancias.

Y si éste es el caso, los tratamientos para la adicción podrían de hecho ayudar a prevenir el cáncer de piel.

“Si para algunas personas el bronceado es una forma de luchar con las emociones, entonces existen obviamente formas más saludables de hacerlo que ir a centros de bronceado cada semana”, dijo la coautora del estudio Catherine E. Mosher, asociada posdoctoral de investigación del departamento de psiquiatría y ciencias de la conducta del Centro de Oncología Memorial Sloan-Kettering de la ciudad de Nueva York. “La terapia podría ser una intervención lógica para las personas que visitan de forma excesiva los centros de bronceado”.

Mosher y la coautora Sharon Danoff-Burg, de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany, publicaron los hallazgos en la edición de abril de Archives of Dermatology.

El cáncer de piel es la malignidad más común ya que representa cerca de la mitad de todos los cánceres humanos, explicó Mosher, y cerca del 90 por ciento de todos los cánceres de piel se deben a la radiación ultravioleta (UV). Este tipo de cáncer puede causar deformaciones y en ocasiones puede ser mortal.

Los riesgos del bronceado en interiores son tan preocupantes que los consejeros de salud de Estados Unidos recomendaron en marzo la prohibición potencial, o al menos advertencias más enérgicas en el etiquetado, de las cámaras bronceadoras en personas menores de 18 años.

Aunque otros estudios habían informado sobre el potencial adictivo del bronceado, ninguno se había centrado específicamente en el bronceado en interiores, y este estudio lo hace.

Como parte de la investigación, los autores del estudio modificaron dos medidas estándares de adicción para que encajaran en el contexto. Luego, se les pidió a 421 estudiantes de SUNY en Albany que rellenaran cuestionados sobre sus hábitos de bronceado en interiores, uso de sustancias y cualquier tipo de ansiedad o depresión que hubieran experimentado.

Las preguntas abordaban temas como si la persona había intentado sin éxito reducir las sesiones de bronceado en interiores, si experimentaban irritación cuando alguien les decía que lo dejarán, si sentían culpa por su comportamiento y si pensaban demasiado o no en el bronceado en interiores.

Entre 30 y 40 por ciento de los estudiantes reunía uno de los dos criterios de adicción usados por el estudio.

Estos mismos participantes tenían cerca del doble de nivel de ansiedad e informaban sobre un mayor uso de alcohol, marihuana y otras sustancias ilícitas que los estudiantes que no eran adictos al bronceado.

Los que se consideraban adictos se bronceaban en cámaras bronceadoras unas 100 veces al año, explicó Mosher. Esto equivale casi al número de veces que un adicto al crack enciende una pipa, no obstante destacó que la adicción no consiste solamente en la cantidad de veces que se tiene un comportamiento.

“Más bien se trata de hasta qué punto causa daños o genera sensaciones de culpa y se asumen comportamientos a pesar de los riesgos conocidos”, señaló Mosher.

Todos los individuos del estudio que eran adictos al bronceado aseguraron que conocían los riesgos para la salud del hábito, agregó.

¿Por qué el bronceado en interiores causa adicción en algunas personas?

Una teoría es que la exposición a la radiación UV incrementa la actividad de los opiáceos naturales del organismo, que pueden reforzar el comportamiento. “Hay muchas pruebas científicas mezcladas que respaldan esta teoría”, dijo Mosher.

“También está la perspectiva del afrontamiento”, destacó. “Cada vez hay más evidencia de que las personas usan el bronceado como una forma de hacer frente a los agentes estresantes, mejorar el estado de ánimo y manejar las exigencias del entorno. En ese aspecto se parece a otros comportamientos adictivos”.

Sin embargo, a otro experto no le convenció tanto que el bronceado en interiores calificara como una adicción.

“El sello característico de [la adicción] es que las personas pierden control por usar en exceso sustancias que a su vez se manifiesta con uso superior al planeado, invierten más tiempo de lo habitual en tal hábito y descuidan el trabajo y la familia a pesar de que saben que dicho uso les hace daño”, dijo el Dr. Ihsan Salloum, director de la división de tratamiento e investigación del abuso de drogas y alcohol de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami.

“Es una idea interesante”, destacó, “pero no tengo claro de que las preguntas se modificaran hasta el grado de saber si una persona había perdido verdaderamente el control”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: