¿Cómo combatir el reflujo gastroesofágico?

El esfínter esofágico inferior cierra el paso del estómago al esófago y permite que el contenido ácido ascienda hasta el esófago y la boca.

15/12/2014 4:03
AA

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad frecuente y supone una de cada cinco consultas al especialista del aparato digestivo. 

En esta enfermedad, el esfínter esofágico inferior que cierra el paso del estómago al esófago permite que el contenido ácido del estómago ascienda hasta el esófago y la boca, provocando síntomas como pirosis (ardores), inflamación en el esófago y dolor retroesternal. 
 
Aunque los casos más graves requieren de medicamentos, los cambios en el estilo de vida pueden ser la primera línea de defensa y esencial para evitar las complicaciones derivadas de esta afección
 
Susana Jiménez Contreras, especialista en Aparato Digestivo explicó cómo pueden ayudar los cambios en el estilo de vida a combatir el reflujo gastroesofágico
 
Perder peso: El exceso de peso y el perímetro abdominal provocan una compresión gástrica que favorece el reflujo del contenido gástrico al esófago; además tiene muchos beneficios para la salud, como la disminución del riesgo de sufrir diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.
 
Evitar alcohol y cafeína: Estos componentes promueven que disminuya la presión del esfínter y pierda fuerza. 
 
Mantener el estrés bajo control: El estrés afecta todas las funciones del organismo, entre ellas el funcionamiento del tubo digestivo;  produce la segregación de sustancias estimulantes, como la adrenalina, que pueden acelerar el vaciamiento del estómago, dificultar la digestión y aumentar la secreción de ácido del estómago. 

Evitar comidas que agravan el trastorno: Menta, ajo, cebolla, chocolate y los alimentos ricos en grasa como aceites, mantequilla, carnes grasas o quesos muy curados, ayudan a disminuir la presión del esfínter
 
Dejar de fumar: El tabaquismo ocasiona una disminución de la saliva y con ello se reseca más la boca y la garganta: la saliva contrarresta el ácido por lo que una disminución en la cantidad de saliva que llega hasta el estómago agrava el reflujo
 
Vestir prendas que no aprieten: La ropa que aprieta el abdomen como pantalones o camisas muy ajustadas, aumenta la presión intraabdominal y favorece la salida del contenido del estómago. 
 
Revisar con el médico los fármacos que se ingieren: Hay medicamentos que provocan relajación del esfínter esofágico como los utilizados para tratar el infarto de miocardio y la angina de pecho.
 
Mantenerse erguido durante y después de las comidas: Estar erguido favorece el efecto de la gravedad sobre el estómago, porque durante la digestión el estómago se está contrayendo de forma continua para conseguir que los alimentos se mezclen, si estamos encorbados, estas contracciones facilitan que el contenido del estómago alcance el esófago.
 
Cenar dos o tres horas antes de dormir: Hay que evitar acostarse en las dos o tres horas siguientes después de la cena; si se trata de la siesta, realízala en posición sentada o recostada. 
Calzar las patas delanteras de la cama: No se deben utilizar dos o tres almohadas bajo el tronco superior, pues lo que sucede es que se flexiona el tronco aumentando la presión intraabdominal y se consigue el efecto contrario al que perseguimos (Con información de 20 minutos).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: