¿Cómo comer carnes rojas y embutidos?

Especialista recomienda incluir máximo dos veces a la semana carne roja y evitar lo más que se pueda los embutidos.

27/10/2015 4:32
AA

Ante el anuncio realizado por la Organización Mundial de La Salud (OMS), sobre cómo las carnes rojas y embutidos pueden provocar cáncer, se ha generado un debate entre sí se deben eliminar por completo de la dieta diaria o sólo consumirlos ocasionalmente.

Por una parte, expertos como el oncólogo italiano Umberto Veronesi, defensor de la dieta vegetariana, señala que no deben consumir en lo absoluto ya que representa un riesgo, mientras que otros como el experto australiano Bernard Stewart, presidente del comité de la OMS que hizo el análisis, sugiere que se debe consumir pero de forma moderada.
 
“Para quienes consumen esos alimentos de manera regular, digamos más de cinco días a la semana, quizá a diario, se sugiere que reemplacen algo de carne roja y procesada por más pollo, pescado y vegetales”, explicó a la Australian Broadcasting Corporation.
 
Con él coincide la Doctora Flavia Morales, especialista del Instituto Nacional de Cancerología, quien en entrevista con Sumédico señala que sólo es necesario moderar el consumo, porque aunque si son dañinas para el organismo, no significa que su ingesta pueda activar el cáncer.
 
La experta explica que para que el cáncer se pueda presentar, se conjugan diversos factores como los rasgos genéticos, el estilo de vida y los hábitos alimenticios.
 
Lo que daña son los conservadores
Así mismo, comenta que es importante recalcar que la carne no es dañina, sino que son sus componentes y conservadores los que aumentan el riesgo de padecer complicaciones de salud.
 
Sobre la forma de consumirlos, señala que se debe disminuir tanto la frecuencia como la porción de cada alimento, de preferencia que no excedan dos porciones.
 
Cuando evitar su consumo
En el caso de las carnes rojas, lo ideal es consumirlas una o máximo dos veces por semana, mientras que los embutidos deben evitarse en lo mayor posible. Para saber cuál es la porción adecuada, basta con medir la cantidad con la palma de la mano, ya que una palma equivale a una porción.
 
La doctora añadió que si bien, estos alimentos no provocan por si solos el cáncer, si pueden ser perjudícales para las personas que tengan predisposición de la enfermedad como es el caso de aquellos que tienen antecedentes familiares de cáncer de estómago, colon y que sean mayores de 40 años.
 
“En ese caso, lo recomendable es no consumirlos”, señaló.
 
La sugerencia realizada por la doctora Morales por disminuir el consumo de este tipo de carnes, también se debe a que estos alimentos provocan otro tipo de enfermedades como colitis, gastritis, colesterol y triglicéridos altos, lo que a su vez pueden generar problemas cardiovasculares.
 
Agregó que en caso de que al ingerir estos alimentos, se sientan molestias como dolores intensos de estómago, sangrados o colitis, se debe poner especial atención porque podrían ser un factor de alerta de desarrollar algún tipo de enfermedad.
 
Por último, recomendó que se debe llevar una alimentación que incluya frutas, verduras, pocas porciones de carne, así como tener buenos hábitos como descansar correctamente, tratar de no estresarse, no fumar, no ingerir alcohol y hacer ejercicio.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: