¿Cómo hacer que mi hijo sea compartido?

Los niños nacen con un temperamento, pero es cuestión de los padres saber moldear su conducta con mucha paciencia, dijo una especialista.

21/03/2012 9:34
AA

Uno de los principales problemas de conducta en un niño, que preocupa a los padres, es que no sea compartido con sus cosas, no obstante, esta actitud puede derivar de algún trauma o bien, a causa de no haber recibido una buena educación. 

Para la psicóloga Renatta Arrazola(*), es sumamente importante, en este caso, que los padres sepan que ellos son los responsables de modelar la conducta de los hijos, ya que “si pensamos desde un principio que son envidiosos, entonces nos olvidamos de modelarles la conducta, los padres de familia tenemos que saber que podemos enseñar a nuestros hijos estos valores”, señaló a SUMEDICO.

La creencia popular sugiere que la envidia existe más entre los hijos únicos, sin embargo, para la especialista, esto es incorrecto, puesto que “hay casos en los que hay tres o más hermanos y todos ellos son envidiosos”.

Una estrategia de los padres para fomentar ser compartidos, es invitar a algunos compañeritos a la casa, quizás de uno en uno, y decirle a su hijo que deben ser compartidos con ciertos juguetes, “pero también hay que saber respetar los deseos de los hijos, y si hay un juguete que es muy caro o delicado o difícil de conseguir, lo mejor es esconderlo, pero dejar que el niño comparta otros juguetes, inclusive se puede pedir a los compañeritos que lleven un juguete, de esa manera los hijos entenderán que es bueno compartir”, reveló la especialista en psicoterapia gestalt.

¿A qué se debe la envidia?

El que un hijo no sea compartido puede tener su origen, principalmente, en alguna carencia que haya vivido, algún atropello, como por ejemplo un juguete que le hayan robado o que se haya roto, “el que los padres no pensemos en los sentimientos de nuestros hijos. Sin embargo, hay formas fáciles y divertidas de transmitir valores a nuestros hijos, y esto es por medio de los cuentos, con anécdotas, inclusive; además es mejor preguntarle a nuestro hijo qué juguete quiere compartir y cuál no, ya que alguna amenaza del pasado puede provocar la envidia del niño”, manifestó la especialista.

Sobre si existe un perfil específico del niño envidioso, la doctora indicó que “los hijos nacen con un temperamento que ya viene en sus combinaciones genéticas, algunos pueden ser muy compartidos o muy envidiosos, por eso es importante saber moldear al niño, porque si como padres decimos siempre que nuestro hijo es envidioso, entonces eso reforzará la conducta del niño, y a la inversa funciona de la misma manera”.

Finalmente, la doctora explicó que es necesario tener mucha paciencia con los hijos, al enseñarlos a tener una buena conducta en general, no sólo tratándose de ser compartidos, ya que “el aprendizaje puede lograrse, pero es una educación que toma años, los hijos van aprendiendo con el tiempo”.

(*) Psic. Renatta Arrazola Lara
Psicoterapeuta Gestalt
renatta_arrazola@hotmail.com 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: