¿Cómo han avanzado las cirugías de cadera?

El objetivo hoy de la operación es eliminar el dolor y devolver la función completa a la cadera, explicó experto a SUMEDICO.

28/10/2010 1:06
AA

Algunas cosas malas pueden generar cosas buenas. La gran cantidad de personas heridas y mutiladas que dejó la Segunda Guerra Mundial, concluida en 1945, provocó que el desarrollo de prótesis para el cuerpo humano tuviera un crecimiento acelerado. Como parte de esta corriente de investigación, pero quince años después, se inventó en Inglaterra la primera prótesis de cadera.

Hoy se realizan en México 20 mil cirugías para sustituir la articulación de cadera, cada año. Desde los años 70 comenzaron en este país las intervenciones para sustituir la articulación que soporta más peso en todo el cuerpo humano, que es también la segunda con mayor movilidad, sólo superada por el hombro.

Las personas requieren de una operación de cadera y de una prótesis cuando se daña o se destruye la cabeza del hueso fémur, que es el más largo del cuerpo. Esa cabeza de hueso debe embonar en la cavidad de la pelvis y tener una especie de colchón amortiguador que es de cartílago.

Por diferentes razones, tanto la cabeza del hueso fémur como la cavidad pélvica donde se acopla pueden destruirse y provocar invalidez y dolor. La destrucción puede ser causada por un accidente, una infección, un tumor cancerígeno, una enfermedad degenerativa y por el desgaste mismo de la edad, pero ya no es un padecimiento exclusivo de la llamada tercera edad; cada vez hay más jóvenes que tienen problemas graves de cadera. 

Las primeras operaciones  de esta articulación se realizaron en los años 60 en Inglaterra, época en la que hubo muchos alumbramientos médicos sobre cadera. Pero lo que ha ocurrido después del año 2000 es considerado por los especialistas como una revolución en medicina: no sólo por la llegada de nuevos materiales más amigables con el cuerpo sino porque las cirugías actuales causan menor daño a los tejidos vecinos.

Curar el dolor y devolver movimiento

En México la artroplastia de cadera se realiza en hospitales públicos y privados, como explica a su médico el doctor Juan José Gómez Amescua, especialista en Ortopedia y Traumatología del Hospital ABC Santa Fe, que fue el primer grupo hospitalario privado en realizar este tipo de cirugía, en 1970.

“La operación para sustituir la articulación de cadera es cada vez más común entre personas más jóvenes, lo que ha obligado a mejorar los materiales para que duren más años y soporten más carga”, indica el especialista, que en septiembre pasado fungió como coordinador académico del Primer Curso de Actualización en Artroplastías, impartido a 150 médicos de México y América Latina.

“De ser originalmente una cirugía únicamente dirigida a pacientes de la tercera edad, actualmente es un procedimiento que se  aplica a pacientes con padecimientos degenerativos o padecimientos traumáticos, así como padecimientos tumorales e infecciosos. Esto se ha ampliado a rangos de edad muy jóvenes, como pacientes en su segunda o tercera década de vida, que ya pueden ser candidatos a este tipo de cirugía”, indica el especialista.

Gómez Amescua informa que en Estados Unidos, se realizan aproximadamente 300 mil artroplastias totales de cadera al año y en México se realizan 20 mil cirugías de este tipo al año.

La cadera tiene varias características singulares dentro de todo el sistema ordenado que es el cuerpo humano. Consiste en la unión del hueso largo del muslo, el fémur, con la pelvis. Ambos huesos están unidos con una articulación que los expertos llaman  “bola-soquet”, o sea que la bola de la cabeza femoral se une a una cavidad que es la cueva acetabular.

“Esta articulación está recubierta, como todas las articulaciones, por cartílago. Cuando el cartílago se deteriora, por un padecimiento degenerativo, o infección o traumatismo, entre otras causas, se deteriora a tal grado que aparecen las terminaciones nerviosas, causando dolor y, por lo tanto, limitación de la función y un círculo vicioso de  menor movilidad y mayor dolor.  Todo esto hasta que la articulación, por medios naturales, intenta fusionarse, pegarse ella sola”, explica el doctor Gómez Amescua.

Antes no había la posibilidad de solucionar totalmente este problema y había soluciones parciales. A partir de la nueva generación de técnicas dirigidas a corregir este problema, lo que es factible hacer es:

“Resecar la cabeza femoral dañada, meter un implante en el fémur, que vaya adentro del hueso, y adaptarlo o unirlo a un soquet metálico con polietileno, que se va a poner en el lado de la pelvis, de tal manera que lo que tenemos es la unión de dos piezas que van a permitir hacer la función completa y natural de la cadera, ya que se respetan todas las estructuras relacionadas con la anatomía y movilidad de la cadera, tales como músculo, nervios, vasos, cápsula vesicular, todo permanece, sólo se sustituye la porción articular dañada”, explica el médico.

El objetivo de la cirugía es quitar dolor y devolver función. El procedimiento, en sí, ya elimina el dolor y devuelve la función completa de la cadera.

Antes de llegar a la necesidad de reemplazar totalmente una cadera se hace el intento de controlar, con medicamentos, los procesos inflamatorios, para quitar el dolor. Sin embargo, esta cirugía está dedicada a aquellos pacientes en los cuales el avance del padecimiento ha llegado a tal grado que no se puede controlar médicamente.

“Podemos decir que en los últimos diez años, los avances en artroplastia han sido más intensos y básicamente están relacionados con abordajes y cirugía menormente invasivas para el paciente, lo que permite una rehabilitación más rápida y con mucho menor daño de tejidos”,  explica el especialista del hospital ABC Santa Fe.

Esto es algo de lo que se presentó a los médicos que asistieron al Primer Curso de Actualización en Artroplastías, donde estuvieron presentes cirujanos de Estados Unidos y Francia.

“Por otro lado, está el avance en los materiales o biomateriales que participan en el diseño de este tipo de implantes también ha evolucionado considerablemente, por ejemplo con  la combinación de diferentes materiales biológicos que en la actualidad son fundamentales para el éxito y la permanencia a largo plazo de los implantes. Otros de los grandes avances que ya se practican en México y el mundo son la prevención de infecciones y la rehabilitación temprana, que han sido básicas para devolver a los pacientes la función rápida y total de la cadera”, concluye Gómez Amescua.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: