Cómo lograr el equilibrio en estas fiestas

En esta época es necesario que organices tus finanzas, comas con disciplina y procures tener estabilidad emocional.

23/12/2013 8:19
AA

Hay más dinero con los aguinaldos, los  gastos extra de temporada por la presión de los regalos navideños, decorar y limpiar la casa para recibir gente, además de los mensajes publicitarios para consumir novedades bajo la idea de que es tiempo de dar y recibir. “Hay que pensar en qué se puede gastar más no en qué quiero gastar”. Adina Chelminsky, economista quien recomendó dividir el aguinaldo en tres partes: una para deudas, la segunda para ahorro, la tercera para los obsequios y cosas para uno.

Los gastos de fin de año son en su mayoría destinados a regalos, decoración de temporada, comida para la cena entro otros. “Hay que hacer una lista de las personas a quienes se quiere regalar, muchos obsequios se pueden sustituir con detalles como llamadas telefónicas, una plática sin celular o cartas que hacen sentir a las personas mucho más agasajadas. Si no se conoce a la persona hay que pensar por qué se quiere regalar “ comentó Chelminsky, autora de los libros “¿Cómo chingados le hago? y “Cabrona y millonaria”.

Con los niños también hay que tener un límite de obsequios porque “no somos Santa Claus”, recalcó Chelminsky. En el momento en que se tiene un exceso se disfruta de la mitad de lo que se está recibiendo además de no darle a los niños objetos para llenar sus vacíos emocionales, “hay que regalar por regalar, no por otras cuestiones”, agregó.

Usar el crédito de las tarjetas de forma razonable es otro punto que recordó Chelminsky para no sobrepasar el presupuesto destinado a pagar las mensualidades. Si se tiene más de una tarjeta de crédito se debería usar una. Hay que llevar un registro de los gastos navideños todos los días para tener una realidad y no llevarse una sorpresa en enero. “cuanto mayor control se tengan de los gastos en diciembre, se empieza mejor la cuesta de enero.

Hay que mesurarse con la comida

La psiconutrióloga Ana Arizmendi, aconsejó no interrumpir el estilo de vida por estas fiestas, Las reuniones navideñas no deben ser pretexto para olvidarse de alimentos saludables, romper horarios de comida y dejar de hacer ejercicio. Muchas personas tienen la idea de no comer para aprovecha mejor el menú navideño. No hay que saltarse las comidas porque esto le da una señal al cerebro para que el organismo acumule más grasa además de irregularidades en la glucosa y una sensación de más hambre lo cual provoca llegar a ingerir más alimento en las fiestas que causan problemas digestivos.

Se debe tener un control sobre la comida y bebida, si se toma alcohol es mejor tomar vino por sus propiedades;  tequila o whisky sólo sin refresco para no tener calorías y azúcar extra. Otro punto es que no podemos comer por complacer a los demás, en México es algo cultural, hay que quitarle la parte emocional y pensar hasta dónde es saludable. En cuanto a los recalentados hay que tener cuidado aseguró Arizmendi, no se pueden recalentar tanto los guisados. La fibra y los vegetales también son necesarios en las comidas y cenas de temporada para ayudar a la digestión.

Es normal que en fin de año hay muchos sentimientos encontrados,  hay que reflexionar porqué comemos lo que comemos ya que la comida refleja muchas veces ansiedad, depresión, tristeza, inhibición de enojo.

¿Cómo manejar las emociones?

Valeria Villa, psicoterapeuta familiar y de pareja autora de “Secretos de una psicoterapeuta de pareja” dijo que estas fiestas no son en todos los casos momentos felices en las personas ya sea por un fallecimiento o problema con algún miembro de la casa. “Los rituales familiares pueden causar mucha tensión, hay familiares que no se ven en todo el año y se reúnen en las fiestas a quienes no queremos ver, nos cae mal o nos hicieron daño”, por lo tanto se tiende a gastar y comer más.

Es común que a final del año la gente acuda a terapia con una sensación de emergencia para resolver sus conflictos emocionales del año, “se toma demasiado en serio la navidad y la celebración” hay que preguntarse si queremos celebrar, con quién queremos pasarla, a veces es mejor pensar si necesitamos poner un árbol de navidad, pasarla en una cena de 30 personas o pasarla en casa en familia viendo películas, esto no nos convierte en amargados”, aseguró Villa.

El consumo compulsivo tiene que ver con lo emocional y físico, se sufre de ese consumo paliativo “Compro para sentirme mejor”, continuó Chleminsky, es una conducta para tapar algo que no resuelve nada, sólo una deuda más en la tarjeta además de enfrentar la realidad, hay una diferencia entre el quiero y necesito el cual hay que reflexionar para no dañar las finanzas.

La conclusión de la expertas es bajar la expectativas de las fiestas, medir los gastos y demostrar el afecto con algo más que no sean obsequios costosos, tener disciplina con la comida y alcohol. La fiesta se puede llevar con mucha reflexión pensando en cómo verdaderamente te gustaría pasarla.

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: