¿Cómo sé si mi hijo tiene hemofilia?

La presencia de moretones sin causa aparente, pueden ser una señal de que un niño tiene hemofilia, por la falta de coagulación de la sangre.

15/04/2011 10:27
AA

La posibilidad de detectar a tiempo si nuestro hijo tiene hemofilia se da desde los primeros años de vida, pues desde bebés comienzan a presentar equimosis (moretones), los cuales pueden ser muy leves pero siempre son visibles, explicó a SUMEDICO la especialista Cinthya Marlene Zamora*.

Estos moretones se observan porque la hemofilia, caracterizada por la insuficiente coagulación de la sangre, provoca hemorragias en las articulaciones, así como en piel, en las mucosas de las encías, nariz, a través de la vía auditiva y también en las vías urinarias.

El gran riesgo es que en principio los padres consideren que este tipo de sangrados, en especial si son leves, se atribuyan a una fragilidad capilar, incluso por el mismo médico y esto puede provocar que nunca se haga un diagnóstico oportuno, pero al transcurrir el tiempo las hemorragias internas pueden provocar daños tales en las articulaciones que el menor puede quedar discapacitado; es aun más peligroso cuando los hematomas o cúmulos de sangre se registran en la cavidad abdominal, torácica o intracraneal, enfatizó la especialista.

El ignorar los posibles riesgos, puntualizó, puede provocar que la persona sea diagnosticada por hemofilia hasta la etapa adulta, cuando se registre un sangrado anormal durante la extracción de un diente o cirugía donde, “incluso puede que  nunca sean diagnosticados (…) esto puede derivar en que la atención médica sea más complicada”.

En este contexto Cinthya Marlene Zamora refirió que la hemofilia tiene tres clasificaciones: 

Hemofilia grave: El dato característico más importante es el sangrado espontáneo. Suele presentarse en edad temprana; la mayoría de los pacientes graves son diagnosticados antes del primer año de vida, bien al nacimiento si ya había antecedentes familiares o en el periodo perinatal por sangrados graves.

También muchos pacientes son diagnosticados por sangrados en los lugares de punción, en el talón cuando se realizan pruebas metabólicas, vacunas o por pruebas analíticas practicadas por patología no relacionada con la coagulopatía. O bien cuando el paciente comienza a deambular.

Hay que detallar de forma precisa el tipo de sangrado: si es muco-cutáneo (epistaxis, gingivorragias, hemorragias digestivas, equimosis si la historia es en mujeres hay que analizar los sangrados ginecológicos) o bien es de localización preferentemente osteo-muscular (hemartrosis, hematomas musculares).

Hemofilia moderada: Se caracteriza por no haber sangrado espontáneo. Casi siempre hay un antecedente traumático en mayor o menor grado. Puede diagnosticarse a cualquier edad. Suele ser frecuente, cuando se realiza la historia clínica, encontrar con un sangrado anterior que no fue debidamente investigado pero que llamó la atención, tales como hematomas en glúteos tras inyecciones intramusculares.

Su frecuencia de sangrado puede ser una vez al mes, sin embargo varia de una personas a otra, una persona que tiene hemofilia moderada puede sangran espontáneamente.
 
Hemofilia leve: Se considera leve cuando una persona padece una hemofilia en la que los sangrados son con poca frecuencia, solo son importantes cuando sufren una extracción dental o cuando tienen una operación o sufren un gran accidente.

*
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: