¿Cómo vivir sin vesícula biliar?

Una persona a la que se le extirpa la vesícula tiene que cambiar los hábitos alimenticios de por vida.

26/06/2015 9:29
AA
La madrugada de este viernes, el presidente de México, Enrique Peña Nieto tuvo que ser operado de emergencia para retirarle la vesícula biliar. El mandatario salió del quirófano a las 8:25 de la mañana y se reporta su estado de salud estable. 
 
Peña Nieto sufrió una inflamación súbita de la vesícula biliar, por lo que tuvo que ser sometido a una cirugía laparoscópica para retirarle dicho órgano, misma que duró 50 minutos, su permanencia en el hospital dependerá de su evolución y podrá ser de 24 a 48 horas, señaló el vocero Eduardo Sánchez.
 
La vesícula es un órgano que sirve como almacén de la bilis, está conectado a los conductos biliares. La bilis sirve para degradar las grasas en el proceso digestivo, para esto la vesícula se contrae y saca la bilis reservada, mandándola al intestino donde ayuda a digerir la grasa.
Las patologías que llevan a remover la vesícula son dos: las piedras en la vesícula y cuando la vesícula no se mueve bien. 
 
En la primera, debido al alto contenido de calcio de la bilis al estar estancada en la vesícula da tiempo para formar piedras con centro cálcico. Estas piedras con la contractura de la bilis, si son menores de 5 milímetros, pueden salir por los conductos biliares; pero si son mayores, quedan atoradas y la vesícula no se vacía. Esto da origen  a un cólico vesicular que después se convierte en proceso inflamatorio hasta que la piedra se atora y forma un cuadro vesicular severo que lleva a la extirpación del órgano.
 
La otra patología se debe a un mal funcionamiento del movimiento de la vesícula. El órgano tiene músculo el cual se contrae para sacar la bilis, cuando la vesícula no tiene la capacidad de moverse cuando se está digiriendo la grasa la biliar no sale y se queda estancada provocando un cuadro agudo y hay que retirarla.
 
Cuando la vesícula se retira,  la bilis pasa al intestino por medio de los conductos biliares para degradar la grasa. El único problema que presenta un paciente es que no puede comer grasas en abundancia, si lo hace le provoca diarrea.
 
Una persona a la que le retiran la vesícula debe cambiar los  hábitos alimenticios de por vida, basado en una dieta alta el fibra y baja en grasa, especialmente la derivada de animales, debe tomar al menos dos litros de agua al día, practicar actividad física para garantizar que el intestino se mantenga activo.
 
También es necesario vivir en una ambiente tranquilo, porque la tensión y presión emocional provocan que el hígado y el estómago trabajen sin eficiencia, además, irritaciones y enojo constante, provocan que el hígado segregue más bilis de la normal. (Con información de Sumédico)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: