Cáncer cambia vida de pitcher de Medias Rojas

Tras ser diagnosticado con un linfoma, el beisbolista recuperó sus valores y conoció a quien sería su esposa y madre de su hijo.

18/07/2013 11:42
AA

Jon Lester, pitcher de las medias Rojas de Boston, reveló a CNN que el cáncer en la sangre que padeció (linfoma anaplásico de células grandes) lo convirtió “en mejor persona”.

No obstante, aclara que es algo que no le desearía a nadie, porque “sólo la palabra cáncer me recuerda las náuseas y el dolor, el miedo que sentí y la angustia que se reflejaba en el rostro de mis padres”.

Por otro lado, refiere que, en efecto, la enfermedad lo ayudó a cambiar el rumbo de su vida “de forma realmente grandiosa”.

Lester fue diagnosticado a los 22 años de edad, hace siete, justo cuando comenzaba a debutar en Grandes Ligas. Fue un dolor de espalda lo que lo envió con el médico, quien notó que los ganglios linfáticos se inflamaban, hasta que finalmente tuvieron un diagnóstico.

Para recibir su tratamiento, Lester acudió a casa de sus padres, quienes siempre estuvieron al pendiente de la enfermedad, demostrándole a su hijo que comenzó a valorar de forma distinta el amor que ellos le profesaban por la manera como estaban atendiéndolo.

Lester también relató que tras el tratamiento, su equipo lo envió Greenville, Carolina del Sur, para jugar con las Ligas Menores, recuperarse y ponerse en forma antes de comenzar a jugar la temporada, y fue ahí donde conoció a la que hoy es su esposa.

Su recuperación definitiva, ocurrida en 2007, marcó otro éxito más en la vida de Lester posterior al cáncer, ya que se convirtió en referente para su equipo y fue llamado en dos ocasiones para el juego de estrellas de la liga, y ya ganó una Serie Mundial como serpentinero estrella.

Actualmente, Lester y su esposa Farrah Johnson, dedican su tiempo y su vida a ayudar a niños que padecen cáncer, por medio de la Fundación para la Investigación del Cáncer Pediátrico, siendo portavoces de la campaña “NVRQT” (acrónimo de ‘never quit’, en inglés; que en español significa: ‘nunca te rindas’).

“Espero que las pequeñas cosas que hago marquen una diferencia para los niños que luchan hoy. Me enorgullece hacer esto y sé que debo agradecer al cáncer por haberme inspirado”, concluyó. (Con información de ABC)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: