Cáncer linfático, cuarta causa de tumores

La enfermedad es poco conocida pues se puede confundir con infecciones respiratorias, como tos o gripe, señalan expertos.

17/09/2010 10:11
AA

Padecer una gripe, tos u otro tipo de enfermedad infecciosa de manera persistente o durante más de un mes, puede ser una clara advertencia del riesgo de padecer cáncer linfático o linfoma, el cual puede curarse si se diagnostica a tiempo.

El problema con este tipo de cáncer, señaló a SUMEDICO el doctor Juan Julio Kassack Lpiña, médico base de Hematología del Hospital General de México, es que es poco conocido pese a ocupar entre la cuarta o quinta causa de tumoraciones en la población en edad productiva, es decir entre los 20 y 40 años de edad.

Explicó que esta enfermedad deriva de la degeneración de tejido en la médula ósea y, a través de la sangre, las células dañadas se trasladan y van a poblar los ganglios linfáticos, por lo que las tumoraciones pueden registrarse en cualquier parte del cuerpo, las más frecuentes son cuello, axilas e ingle.

Precisó que el diagnóstico, desde el punto de vista clínico, puede dificultarse debido a que los síntomas son similares a los de una enfermedad infecciosa:

  • Fiebre inexplicable
  • Debilidad
  • Pérdida de peso
  • Sudoración excesiva nocturna
  • Falta de aire
  • Color amarillo en la piel

Es por lo anterior, subrayó el experto, que los doctores, en especial los de primer nivel o clínica familiar, deben considerar cualquier sospecha de cáncer linfático cuando un ganglio crece más de un centímetro y la inflamación dura más de un mes, pues entonces amerita tomar la biopsia.

“Una enfermedad infecciosa puede durar una semana o quince días, la persona se puede  volver infectar en un mes; pero si la inflamación persiste más de un mes se debe abordar el posible riesgo de cáncer”, puntualizó.

Aclaró que si bien se pueden realizar estudios de imagen o tomografías, siempre para hacer un diagnóstico se necesita hacer la biopsia. 

El doctor Juan Julio Kassack fue enfático al referir la necesidad de que los médicos atiendan cualquier riesgo de linfoma,  un tratamiento médico lo puede enmascarar pues los antibióticos y desinflamatorios pueden incidir en alteraciones en los ganglios. Esta es una de las causas por las cuales los pacientes mueren, pese a que el cáncer linfático es curable.

Demandan Seguro Popular para Linfoma

Una prueba de que el linfoma es curable, es el conductor Gerardo Alfaro, quien alcanzó una recuperación del 95 por ciento y fue a partir de ello que creó la fundación que lleva su nombre, con la finalidad de difundir qué es el linfoma con el propósito de que un número mayor de personas pueda atenderse oportunamente, y así alcanzar una cura.

Sin embargo, tiempo después de su recuperación Gerardo Alfaro falleció a causa de un derrame cerebral, por lo que su hermana Silvia Infante se hizo cargo de esta fundación.

En charla con SUMEDICO, Silvia Infante aseveró que un aspecto fundamental es la información: “La educación para aumentar el conocimiento acerca del cáncer linfático es clave para ayudar a aumentar la supervivencia de las personas con linfoma”, insistió.

Pero hay otro objetivo por alcanzar, que la atención a adultos con Linfoma se incluya en el Seguro Popular.

“Esto es muy importante, porque el cáncer linfático le da sobre todo a jóvenes, desde los 20-30 años, que  sí se pueden curar, pero necesitan apoyo para su atención, porque sí es cara, tanto las quimioterapias como las medicinas (…) Pero hablamos de jóvenes que son personas productivas, que aportan al país su trabajo y pagan impuestos”, subrayó.

De acuerdo a la Sociedad Mexicana de Oncología, el costo promedio del tratamiento del cáncer linfático para los pacientes del Instituto Nacional de Cancerología es de 40 mil pesos mensuales tan sólo en medicamentos y dura entre 6 y 8 meses.

Para los pacientes que acuden a hospitales privados, dijo, el precio sube hasta 60 mil pesos mensuales.

Es decir, son aproximadamente de  250 mil a 300 mil pesos el costo total del tratamiento.

Linfoma en el mundo

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, desde la década de los años 70, el cáncer linfático es uno de los padecimientos que han ido en crecimiento y desde entonces su incidencia ha aumentado un 80%.

A nivel mundial existen un millón de pacientes con esta enfermedad y la tasa global de mortalidad es del 50%. Sin embargo cuando se detecta a tiempo hay altas posibilidades de sobrevivencia.

*Médico Hematólogo, Adscrito al  Servicio de Hematología, Hospital General de  México, UNAM; Profesor  Curso   Universitario de Posgrado en  Hematología; Profesor  Asociado Curso Universitario de Posgrado en  Cirugía Oncológica Facultad de Medicina, UNAM; Maestro en Administración en Sistemas de  Salud. Investigador en Ciencias Médicas “A”, Servicio de Hematología, Hospital  General de México; Socio Agrupación  Mexicana para el Estudio de la Hematología, AC; Co-editor Sección de  Hematología  del Libro “Fundamentos de  Oncología”,  editado por la Universidad Nacional Autónoma de  México, UNAM  co-editado por la Facultad de  Estudios Superiores  Zaragoza y el  Consejo Mexicano de Oncología (CMO).


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: