Calzado especial para correr no evita lesiones

Estudio realizado en Estados Unidos constata que los deportistas están expuestos a tener el mismo daño usando tenis básicos o especiales.

12/07/2010 11:57
AA

Para muchos elegir el calzado que se usará para hacer ejercicio es todo un arte, pero científicos acaban de realizar un estudio que concluye que los mejores tenis son los que nos hacen sentir mejor y no aquellos que están hechos según la forma del pie o la pisada.

Unos zapatos deportivos muy especializados, tampoco evitarán que se tengan lesiones, señala el doctor Bruce Jones, investigador , cabeza del estudio y responsable de un programa de prevención de lesiones del Comando de Salud Pública del Ejército de Estados Unidos en Maryland.

Algunas compañías que comercializan tenis para corredores según el movimiento de los pies y la distribución del peso al golpear el piso, esto se conoce como pronación.

Las personas con pronación excesiva giran el pie demasiado hacia adentro al andar, mientras que las personas con poca pronación no lo hacen lo suficiente.

El calzado se vende bajo la idea de que al ajustar esas diferencias, los corredores pueden mejorar la mecánica del movimiento al andar y evitar lesiones.

La pronación se mide con una huella del pie, que permite examinar cuánta superficie de la planta queda en contacto con el piso mientras el corredor está parado.

Al realizar el estudio se encontró que los reclutas del Cuerpo de Marines que usaron estos tenis especiales tuvieron tantas lesiones, como personas con pisada normal que usaron los zapatos deportivos básicos.

Joseph Knapik, epidemiólogo de Aberdeen, dirigió el estudio sobre 1.400 reclutas (hombres y mujeres), a los que se les analizó la forma del pie y, al azar, fueron asignados a uno de dos grupos.

Algunos recibieron zapatillas comercializadas para su tipo de pronación: si era excesiva, obtenían un calzado con control de movimiento, si era insuficiente, un calzado con amortiguación y si era normal, zapatillas con estabilidad, al igual que el segundo grupo, que actuó como grupo de control.

Todos los participantes usaron el calzado asignado y lo alternaron con botas de combate durante el entrenamiento de 12 semanas. El equipo de Knapik analizó las lesiones en los reclutas.

En todas las mediciones, el equipo halló poca diferencia en la frecuencia con que los dos grupos sufrieron problemas: el 42 por ciento de los hombres que habían usado zapatillas personalizadas y el 41 por ciento de los que habían usado calzado con estabilidad.

Entre las mujeres, la diferencia tampoco fue estadísticamente significativa: sufrieron lesiones el 37 por ciento de las usuarias de las zapatillas personalizadas y el 45 por ciento de las usuarias del calzado con estabilidad.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: