Cambiar estilo de vida para combatir obesidad

Instituto Nacional de la Salud Pública plantea los retos que debe enfrentar México en la lucha por conquistar la salud integral.

26/04/2010 2:56
AA

La sociedad mexicana enfrenta diversos retos para combatir el sobrepeso y la obesidad, consideró el doctor Simón Barquera Cervera, director de Investigación en Políticas y Programas de Nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública.

Durante el foro “Por una verdadera legislación contra la obesidad en México”, desarrollado en la Cámara de Diputados, el especialista en obesidad planteó cuáles son los retos que enfrenta México.

“El primer elemento es que se requieren campañas de educación muy intensivas en estilos de vida, se requiere crear una demanda de buen estilo de vida. En segundo lugar, urge el apoyo a infraestructura para ambientes saludables, espacios seguros, en los que la gente pueda acudir a realizar actividad física”, dijo durante su ponencia.

El tercer punto que mencionó el doctor como reto es la producción de productos saludables como frutas y verduras.

No se puede, afirmó, llamar a la población a comer alimentos saludables si no tiene acceso a ellos, por falta de mecanismos para su producción.

“Un cuarto reto es tener incentivos, incluso fiscales, para la práctica de educación física. Y finalmente, la estricta regulación de los mensajes en los medios y productos, especialmente los destinados a los menores de edad”, planteó ante legisladores y especialistas en nutrición.

Respecto al tema de regularización de publicidad y etiquetado, el doctor Barquera aseguró que existe el sello Choices International Foundation, el cual sólo se entrega a alimentos saludables, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

“Por ejemplo, se podría plantear que las escuelas no vendan productos que no tengan esta etiqueta”, sostuvo.

Urgen derecho a la alimentación

Partiendo de la base de que la obesidad es además de un problema de salud una consecuencia de la pobreza, organizaciones de la sociedad civil hicieron un llamado a los legisladores a garantizar el derecho a la alimentación en la Constitución.

“La obesidad es un problema de otro problema mucho más grave que está detrás y que es la pobreza en nuestro país. La obesidad es una crisis de salud, reflejo de una crisis de décadas en nuestro país en el que perdimos la dieta de los mexicanos, la identidad alimentaria de los mexicanos. Es un tema que nos lleva a los 20 millones de mexicanos que sufren pobreza alimentaria”, dijo Julieta Ponce Sánchez, directora del Área de Nutrición del Centro de Orientación Nutricional.

Durante el mismo foro, la especialista en nutrición retomó la iniciativa que la Cámara de Diputados tiene congelada desde el año 2005, para garantizar el derecho a la alimentación.

Según la iniciativa, que les fue enviada por el Senado hace cinco años, se trata de agregar un párrafo al Artículo 4: “El Estado tiene la obligación de garantizar eficientemente el acceso a toda persona a una alimentación suficiente, de calidad que le permita satisfacer su necesidad nutricional, pero que asegure su desarrollo físico y mental”, establece la iniciativa.

Además de que se agrega un párrafo a la fracción 20 del Artículo 27 constitucional: “Las políticas para el desarrollo rural de este País tendrán como finalidad que el Estado garantice el abasto suficiente y oportuno de los alimentos básicos que la ley establezca”.

“No podemos hablar de accesibilidad alimentaria cuando no hay una política integral que conecte al campo con los ciudadanos. No se trata de decir que coman más frutas y verduras los niños, no es suficiente. Necesitamos una política agroalimentaria que vaya desde el inicio y origen de las cadenas que permitan accesibilidad a mejores alimentos”, sostuvo Ponce Sánchez.

La especialista mencionó que un refrigerio escolar debe estar integrado por agua simple, carbohidratos de cereales integrales, verdura y fruta de temporada.

“Los alimentos más baratos son los más ricos en azúcares. Por dos pesos más te ofrecen refresco o papas dobles, no carne o verduras. Lo más barato son las grasas que generan sabor y los azúcares que generan procesos metabólicos. Necesitaríamos que las familias más pobres no recurran a esto para quitar sensación de hambre. Lamentablemente se ha privilegiado a la alimentación como una mercancía. El alimento debe ser para privilegiar la vida de los seres humanos”, sostuvo Ponce Sánchez.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: